La Vanguardia

El de­por­te de la política

- Ser­gi Pà­mies

El pre­si­den­te Pe­dro Sán­chez no ha po­di­do evi­tar su­mar­se al ex­hi­bi­cio­nis­mo del de­por­te co­mo com­ple­men­to de un per­fil de li­de­raz­go co­nec­ta­do a las in­quie­tu­des más sa­lu­da­bles de la sociedad. Aun­que Sán­chez lle­ve to­da la vida co­rrien­do, ha­cer­lo por los jar­di­nes de la Mon­cloa lo equi­pa­ra a Ra­joy, que an­da­ba de aque­lla ma­ne­ra pre­mo­ni­to­ria, y a una tra­di­ción de mon­clo­vi­tas pré­mium que al­ter­na el fu­ror ab­do­mi­nal y la bur­bu­ja del pá­del de Az­nar o el run­ning de Za­pa­te­ro. In­clu­so Fe­li­pe González tu­vo que ad­mi­tir su pa­sión por el bi­llar (de ca­ram­bo­las: aún hay cla­ses), un de­por­te pen­sa­do para fu­ma­do­res in­di­vi­dua­lis­tas y noc­tám­bu­los. Aquí, Jor­di Pu­jol alar­deó de proezas ex­cur­sio­nis­tas y ci­clis­tas mien­tras que su dis­cí­pu­lo, Ar­tur Mas, en­con­tró en la na­ta­ción y la náu­ti­ca el re­fu­gio idó­neo para prac­ti­car una in­tros­pec­ción do­ble­men­te lí­qui­da. El in­de­pen­den­tis­mo de siem­pre, en cam­bio, no es si­nó­ni­mo de de­por­te. Ni Car­les Puig­de­mont ni Quim To­rra bus­can re­tra­tar­se en pan­ta­lón cor­to populista o mai­llot mar­can­do mus­cu­la­tu­ra. Con res­pec­to a Oriol Jun­que­ras, es un fut­bo­lis­ta de pro­yec­ción li­mi­ta­da por las cir­cuns­tan­cias. La prue­ba es que in­clu­so lo han acu­sa­do de le­sio­nar a un com­pa­ñe­ro en un par­ti­do apa­ren­te­men­te amis­to­so en Es­tre­me­ra.

La ubicuidad del de­por­te co­mo ca­ta­pul­ta ejem­pla­ri­zan­te tie­ne pre­ce­den­tes: Oba­ma y el ba­lon­ces­to, Pu­tin y to­dos los deportes que le per­mi­tan lu­cir pec­to­ra­les y son­ri­sa pér­fi­da, Kim Jong Un hi­zo mo­di­fi­car los li­bros de his­to­ria para atri­buir­se vic­to­rias no cer­ti­fi­ca­das co­mo pa­trón de ya­te con­tra ri­va­les in­dig­na­men­te ca­pi­ta­lis­tas, Evo Mo­ra­les es asi­duo de pa­chan­gas bo­li­va­ria­nas y Do­nald Trump jue­ga a golf, pro­ba­ble­men­te mo­ti­va­do por un cre­do que, si lo de­fen­die­ra otro, nos ha­ría son­reír: “El ejer­ci­cio es no­ci­vo. Igual que las ba­te­rías, te­ne­mos una can­ti­dad fi­ni­ta de ener­gía. El cuer­po hu­mano no es re­car­ga­ble”. Trump es quien más cer­ca es­tá de un per­fil ti­po Chur­chill, un mo­nu­men­to al co­les­te­rol, la hi­per­ten­sión, el al­coho­lis­mo, el ta­ba­co y el so­bre­pe­so en­ten­di­dos co­mo ac­tos de coherencia hu­ma­nís­ti­ca.

¿Y las mu­je­res po­lí­ti­cas? Oja­lá se des­mar­ca­ran de es­ta ex­hi­bi­ción tes­tos­te­ró­ni­ca del ejer­ci­cio pe­ro también se apun­tan al po­der pro­pa­gan­dís­ti­co del de­por­te. The­re­sa May par­ti­ci­pa en agres­tes ru­tas de mon­ta­ña y, sin salir de Dow­ning Street, se ma­cha­ca con una mo­da­li­dad de en­tre­na­mien­to al­ta­men­te in­ten­sa: el Cross­Fit. An­ge­la Mer­kel, en cam­bio, era una es­quia­do­ra ha­bi­tual has­ta que se rom­pió la ca­de­ra. Pe­se a los es­fuer­zos de los ase­so­res por es­ta­ble­cer puen­tes de iden­ti­fi­ca­ción a tra­vés del de­por­te, al fi­nal pre­va­le­ce la ló­gi­ca de la política y sus deportes de ries­go. Una ló­gi­ca en la que la pro­pa­gan­da te pue­de ayu­dar a pro­lon­gar la ago­nía o a ga­nar po­pu­la­ri­dad du­ran­te una ola de eu­fo­ria pe­ro, al fi­nal, to­dos son cons­cien­tes de que se impone el ve­re­dic­to de las ur­nas. Y las ur­nas son ca­da vez más pro­pen­sas a po­ten­ciar la vic­to­ria con­tra al­guien que a fa­vor de un can­di­da­to, una idea o unas si­glas.

Oja­lá las mu­je­res po­lí­ti­cas se des­mar­ca­ran de la ex­hi­bi­ción tes­tos­te­ró­ni­ca del ejer­ci­cio

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain