La Vanguardia

Lec­cio­nes de un perdedor

Gui­ller­mo Pfe­ning re­tra­ta la trans­for­ma­ción moral de un emi­gran­te en ‘Na­die nos mi­ra’

- FER­NAN­DO GARCÍA

El via­je moral de un ar­gen­tino emi­gra­do a Nue­va York y las ba­ta­llas que tres he­roí­nas de lo co­ti­diano li­bran en la re­ta­guar­dia de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial son al­gu­nas de las pe­lí­cu­las más in­tere­san­tes de la car­te­le­ra re­no­va­da es­te vier­nes.

En­se­ñan­zas de un emi­gran­te. En Na­die nos mi­ra, co­pro­duc­ción ibe­roa­me­ri­ca­na di­ri­gi­da por Ju­lia Si­lo­mo­noff e im­pul­sa­da por Isa­bel Coi­xet, Ni­co (Gui­ller­mo Pfe­ning) es un ac­tor ho­mo­se­xual de Bue­nos Aires que emi­gra a Nue­va York para huir de un amor tó­xi­co y, en lo po­si­ble, la­brar­se un nue­vo fu­tu­ro en la ciu­dad de las opor­tu­ni­da­des. Las cir­cuns­tan­cias, las exi­gen­cias aje­nas y su pro­pia in­ter­pre­ta­ción erra­da de las cosas le lle­van a fin­gir lo que no es. Lejos de cum­plir el sue­ño de ha­cer­se con un buen pa­pel en una pe­lí­cu­la co­mo dios man­da, cui­da al bebé de una ami­ga, ro­ba en las tien­das y se des­ma­dra por las no­ches. Pe­ro de ma­ne­ra casi inad­ver­ti­da va cam­bian­do, aun­que no pre­ci­sa­men­te ba­jo los cá­no­nes del triun­fo re­crea­dos en Holly­wood. “Pen­sé en Ni­co co­mo un ti­po re­ves­ti­do de di­fe­ren­tes más­ca­ras que se le irán ca­yen­do”, di­ce Pfe­ning al co­men­tar con La Van­guar­dia la cons­truc­ción de su per­so­na­je. Ni­co es ade­más un hom­bre con­te­ni­do, que se hun­de sin ha­cer rui­do y se re­cu­pe­ra de igual mo­do. Tras caer a lo más pro­fun­do, se cu­ra y se salva “cuan­do descubre que el ca­mino que de­be ha­cer no se re­co­rre ha­cia afue­ra sino ha­cia sí mis­mo”. Su triun­fo, com­pren­de, no es­tá en los gran­des sets de ro­da­je sino “en el tea­tro in­de­pen­dien­te”. To­do lo cual se cuen­ta sin as­pa­vien­tos, en cla­ve de dra­ma casi do­cu­men­tal.

La gue­rra de las mu­je­res. Hor­ten­se San­drall, una ma­triar­ca de ar­mas to­mar en­car­na­da por Nat­ha­lie Ba­ye, que­da al fren­te de la gran­ja familiar cuan­do los hom­bres se van al fren­te en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. La ayu­da a du­ras pe­nas su hi­ja So­lan­ge, re­pre­sen­ta­da por la que también es su hi­ja en la reali­dad, Laura Smet, y tra­ba­ja du­ro para ella la asis­ten­te a la que con­tra­ta, Fran­ci­ne (Iris Bry). A las muer­tes de los que caen en el fren­te y las di­fi­cul­ta­des para que to­do fun­cio­ne en ple­na gue­rra se su­ma un dra­ma amo­ro­so trans­for­ma a Hor­ten­se en una mu­jer no ya du­ra sino de­ci­di­da­men­te cruel que pier­de los es­crú­pu­los con tal de sal­va­guar­dar sus pla­nes para los su­yos. Lo pri­me­ro que apre­cian las ac­tri­ces es el mo­do en que el di­rec­tor, Xa­vier Beau­vois, “cuen­ta los es­tra­gos de la gue­rra des­de el pun­to de vis­ta de las mu­je­res”, di­ce Smet. Con la sal­ve­dad de cier­tas re­ti­cen­cias de la co­que­ta y ele­gan­te So­lan­ge, que “lo que quie­re es vi­vir en la ciu­dad y no allí”, ellas se ha­cen car­go de to­do e in­clu­so re­vo­lu­cio­nan la pro­duc­ción en la gran­ja. “Su orgullo y su am­bi­ción es man­te­ner las cosas per­fec­ta­men­te para cuan­do los hom­bres re­gre­sen”, se­ña­la Ba­ye, a quien también le lla­ma la aten­ción “có­mo ellos, al ver (en sus per­mi­sos) que efec­ti­va­men­te to­do mar­cha bien, lo con­si­de­ran nor­mal y no dan ni las gra­cias”: lo de siem­pre. La fo­to­gra­fía, un diez.

Pí­ca­ros de ayer y de hoy. Los ami­gue­tes Ra­fi y Fa­li (Al­fon­so Sán­chez y Al­ber­to Ló­pez), los “compadres” se­vi­lla­nos de Ocho ape­lli­dos vas­cos y de una pri­me­ra cin­ta pro­pia pa­ga­da con mi­cro­fi­nan­cia­ción, El mun­do es nues­tro, co­rren aho­ra, en El mun­do su­yo, una aven­tu­ra de au­to­en­re­do que car­ga con­tra los prin­ci­pa­les per­so­na­jes y per­so­na­ji­llos de la España más cas­po­sa de ayer y de hoy: el co­rrup­to en sus di­fe­ren­tes ver­sio­nes, el pa­dre car­ca, la hi­jí­si­ma... To­dos, in­clui­dos ellos mis­mos en el pa­pel de ca­ra­du­ras y can­ta­ma­ña­nas su­ce­so­res de los pí­ca­ros de nues­tro me­die­vo, “lle­ga­ron en el si­glo XVI... para que­dar­se”, di­ce Ló­pez. La his­to­ria de fon­do po­dría no obs­tan­te trans­cu­rrir “en cual­quier lu­gar del mun­do” y no en vano “tie­ne su pun­tos en co­mún con

Cow­boy de me­dia­no­che o Match point”, ma­ti­za el también di­rec­tor del fil­me Al­fon­so Sán­chez. En la fu­ga de los per­so­na­jes ha­cia quién sa­be dón­de es­tá pre­sen­te también, aña­de Ló­pez, “la bús­que­da de la libertad”. Y un hu­mor re­co­no­ci­ble , es­pa­ñol has­ta las ca­chas, que se ríe de to­das nues­tras mi­se­rias.

Sus­pen­se y te­rror. La ofer­ta de ci­ne de la se­ma­na se com­ple­ta con sen­das propuestas in­tere­san­tes para los aman­tes del te­rror y el th­ri­ller: res­pec­ti­va­men­te, la es­ta­dou­ni­den­se He­re­di­tary y la his­pano ar­gen­ti­na Las grie­tas de Jara.

 ?? . ?? Gui­ller­mo Pfe­ning en un fo­to­gra­ma de Na­die nos mi­ra
. Gui­ller­mo Pfe­ning en un fo­to­gra­ma de Na­die nos mi­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain