La Vanguardia

Ma­rio­na Ca­ru­lla, úni­ca can­di­da­ta a pre­si­dir el Pa­lau de la Mú­si­ca

- MA­RI­CEL CHAVARRÍA

Es­ta vez na­die más ha pre­sen­ta­do can­di­da­tu­ra al Or­feó Català. Ma­rio­na Ca­ru­lla es, tras ocho años al fren­te de la aso­cia­ción, la úni­ca can­di­da­ta a pre­si­dir de nue­vo la en­ti­dad –y por en­de la Fundació Or­feó Ca­ta­làPa­lau de la Mú­si­ca– en las elec­cio­nes del pró­xi­mo 26 de ju­nio. Su com­pa­re­cen­cia ante el juez por el ca­so Pa­lau en tan­to que vi­ce­pre­si­den­ta de la en­ti­dad en tiem­pos del ex­po­lio de Fè­lix Mi­llet no la ha ame­dren­ta­do, aun­que ase­gu­ra que no en­tra­ba en sus pla­nes re­no­var.

“Ha si­do la in­sis­ten­cia de los co­le­gas y tra­ba­ja­do­res del Pa­lau, que no me han de­ja­do op­ción”, ex­pli­ca­ba ayer en un en­cuen­tro con la pren­sa. Ca­ru­lla con­fie­sa que hu­bo un par de per­so­nas que le co­mu­ni­ca­ron su vo­lun­tad de pre­sen­tar­se “en ca­so de que yo no lo hi­cie­ra, pe­ro mi­ran­do atrás veo que hay que pen­sar en el fu­tu­ro y con­so­li­dar la la­bor de es­tos ocho años”. “He­mos re­con­du­ci­do la es­pi­ral ne­ga­ti­va en la que po­dría ha­ber caí­do en un mo­men­to da­do el Pa­lau –pro­si­guió–, y he­mos lo­gra­do que ilu­sio­ne a la gen­te, tan­to a la que es so­cia co­mo la que no. El Pa­lau aglu­ti­na los va­lo­res de la ca­ta­la­ni­dad y de país, soy cons­cien­te”.

Flan­quea­da por 2 de los 19 miem­bros de la jun­ta –un can­tai­re del Cor Jo­ve y una ma­dre de alum­nos de la Es­co­la Co­ral que par­ti­ci­pa del pro­yec­to so­cial con es­cue­las del ba­rrio–, Ca­ru­lla anun­ció en­tre los pro­yec­tos in­me­dia­tos el poner en mar­cha la pla­tea di­gi­tal gra­tui­ta que per­mi­ta ver o re­vi­vir por un tiem­po a tra­vés de una app al­gu­nos con­cier­tos, co­mo los pro­du­ci­dos por el pro­pio Pa­lau o que no es­tén su­je­tos a de­re­chos. “Que­re­mos que es­té lis­ta en el 2019 y cree­mos que ha­cer­la gra­tui­ta no nos per­ju­di­ca­rá. La Fi­lar­mó­ni­ca de Berlín lo ha he­cho de pa­go y no ha te­ni­do el éxi­to que es­pe­ra­ban”, di­jo. Otro de los pro­yec­tos de en­ver­ga­du­ra es la ad­qui­si­ción de un es­pa­cio cer­cano al Pa­lau para ex­ten­der su ca­da vez más am­plio cen­tro de do­cu­men­ta­ción, que en­tre otros aco­ge­rá, fi­nal­men­te, el le­ga­do de Lluís Mi­llet, el fun­da­dor.

La jun­ta no di­fie­re mu­cho de la an­te­rior le­gis­la­tu­ra (Àlex Ro­bles, An­to­ni Ros-Mar­bà, Glò­ria Re­nom, Jau­me Ayats...), en la que los in­gre­sos por ta­qui­lla su­pe­raron el 60% y las vi­si­tas al­can­za­ron el 20%.

El ob­je­ti­vo es con­so­li­dar la la­bor, ex­ten­der el cen­tro de do­cu­men­ta­ción e ins­ta­lar la pla­tea di­gi­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain