La Vanguardia

Mes­si y la ci­cu­ta

- Xa­vier Al­de­koa

Mi ma­dre di­ce que el con­se­jo va­le para cual­quier tra­ba­jo: fía­te de quien sa­lu­de al con­ser­je y a la se­ño­ra de la lim­pie­za. Ayer, an­tes del par­ti­do, Leo Mes­si sa­lió del ves­tua­rio con las ce­jas de im­por­tan­cia, ar­quea­das, a me­dio ca­mino en­tre el en­fa­do, la res­pon­sa­bi­li­dad y la con­cen­tra­ción, con la mi­ra­da se­ria. Las cá­ma­ras le si­guie­ron has­ta don­de, aún den­tro del tú­nel de ves­tua­rios, for­ma­ban los equi­pos y en­ton­ces el ges­to le cam­bió. Un ni­ño le ten­dió la mano y el as­tro ar­gen­tino vol­vió en sí: son­rió y em­pe­zó a sa­lu­dar a los cha­va­les que acom­pa­ñan de la mano a los ju­ga­do­res has­ta el cés­ped. En cuan­to se sol­tó del ni­ño y pi­só la hier­ba, vol­vió la se­rie­dad: ce­rró los ojos, su­su­rró ora­cio­nes o ve­te a sa­ber qué y em­pe­zó el dra­ma. A es­tas al­tu­ras, pue­de que el mi­ne­ral más pe­sa­do de la tie­rra sea la ca­mi­se­ta de Ar­gen­ti­na en el Mun­dial, pe­ro de Mes­si siem­pre te pue­des fiar. Otra co­sa es que los mi­la­gros exis­tan.

Pro­ba­ble­men­te un equi­po que brin­da la ba­tu­ta a Mas­che­rano y en­car­ga el gol a Hi­guaín no me­rez­ca el pa­raí­so, pe­ro a mí la an­sie­dad de Ar­gen­ti­na me re­pre­sen­ta. Me re­cuer­da a mí con die­ci­ocho años su­bien­do a ha­cer el exa­men de con­du­cir sin di­ne­ro para re­no­var los pa­pe­les si sus­pen­día. Yo ha­bía pa­ti­na­do en la teó­ri­ca y si sus­pen­día la prác­ti­ca te­nía que pa­gar un be­ce­rro de oro para vol­ver a pre­sen­tar­me así que, si no ati­na­ba, iba a pa­sar el ve­rano tra­ba­jan­do y ha­cien­do au­tos­top. Me ca­tea­ron a los tres mi­nu­tos exac­tos de arran­car el mo­tor, cla­ro, por­que de los ner­vios el co­che me lle­va­ba a mí y no al re­vés y por­que el exa­mi­na­dor fre­nó en un ceda al pa­so para que

Con Ar­gen­ti­na, el crack no jue­ga para ser el me­jor el mun­do; jue­ga para no de­jar de ser­lo. Y eso no tie­ne per­dón

no nos arro­lla­rá un ca­mión. Pe­ro la ver­da­de­ra suer­te fue que mi pro­fe­sor no fue­se Sam­pao­li. Ver ayer al téc­ni­co ar­gen­tino des­bo­ca­do en la ban­da des­de el pi­ti­do ini­cial, fro­tán­do­se la ca­be­za con ansia, des­ca­mi­sa­do e his­té­ri­co has­ta casi el llan­to tras el gol de Mo­dric, in­vi­ta­ba a mez­clar el ma­te con ci­cu­ta.

Mes­si lle­va to­da la vida en el Ba­rça y sus de­rro­tas en la se­lec­ción son un po­co las de cual­quier cu­lé. Por eso, ayer a ca­da ba­lón col­ga­do al área de los ex­tre­mos ar­gen­ti­nos –te tie­nes que reír– da­ban ga­nas de sal­tar al cam­po para dar­le un abra­zo al de Ro­sa­rio y acom­pa­ñar­le al ves­tua­rio echan­do mi­ra­das se­ve­ras a sus com­pa­ñe­ros.

No lo per­ci­bí bien por­que en el bar don­de veía el par­ti­do una se­ño­ra ca­bo­ver­dia­na y fan de Cris­tiano Ro­nal­do se pu­so a gri­tar co­mo una lo­ca cuan­do Ra­ki­tic iba a mar­car el ter­ce­ro, pe­ro me pa­re­ció que, tras el re­cha­ce de Ca­ba­lle­ro en el úl­ti­mo gol, Mas­che­rano no se que­dó quie­to co­mo una es­co­ba y la mano al­za­da para pe­dir fue­ra de jue­go sino para pe­dir dis­cul­pas.

Por­que en la se­lec­ción de Ar­gen­ti­na, Mes­si no jue­ga para ser el me­jor el mun­do; jue­ga para no de­jar de ser­lo. Y eso no tie­ne per­dón.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain