La Vanguardia

Ra­ki­tic acer­ca a Leo al abis­mo

El fút­bol me­tó­di­co del cen­tro­cam­pis­ta blau­gra­na coope­ra al eclip­se del ar­gen­tino

- AN­TO­NI LÓ­PEZ TO­VAR Bar­ce­lo­na

Ha­ce dos años (el aniver­sa­rio se cum­ple el pró­xi­mo miér­co­les) Mes­si anun­ció su adiós a la se­lec­ción ar­gen­ti­na. De­cep­cio­na­do por la de­rro­ta en la fi­nal de la Co­pa Amé­ri­ca en la tan­da de pe­nal­tis con­tra Chi­le, el 10 sa­lió del ves­tua­rio y, en ca­lien­te, lan­zó el ja­rro de agua fría. Ar­gen­ti­na sin Mes­si es casi na­da. Pro­ba­ble­men­te ni es­ta­ría en Ru­sia si el crack no hu­bie­ra rec­ti­fi­ca­do al ca­bo de unos días para con­tri­buir de­ci­si­va­men­te a la cla­si­fi­ca­ción. Aun­que para es­tar de es­ta ma­ne­ra, es me­jor no es­tar. La al­bi­ce­les­te ca­mi­na sin sen­ti­do cer­ca de un abis­mo, pre­sa de la his­te­ria, as­fi­xia­da por la tes­tos­te­ro­na. El mé­to­do croa­ta, per­so­ni­fi­ca­do en Ra­ki­tic y Mo­dric al fren­te de la sa­la de má­qui­nas, aplas­tó al tro­pel cu­ya úni­ca es­pe­ran­za re­si­de en te­ner de su par­te al me­jor ju­ga­dor del mun­do.

Mes­si ha­bría si­do Mes­si ju­gan­do al la­do de Ra­ki­tic, un gran alia­do. Son dos de los fut­bo­lis­tas que han com­par­ti­do más mi­nu­tos de jue­go con el Bar­ce­lo­na en la úl­ti­ma tem­po­ra­da, pe­ro el Mun­dial los ha si­tua­do en ban­dos opues­tos. Y sin nin­gu­na du­da, el croa­ta es­tá en el la­do bueno. Su ac­tua­ción re­sul­tó sen­ci­lla­men­te fa­bu­lo­sa. Mo­vien­do en cor­to, en lar­go, apa­re­cien­do por di­fe­ren­tes de­mar­ca­cio­nes, siem­pre con cri­te­rio, Ra­ki­tic fue la an­tí­te­sis de un Mes­si eclip­sa­do y de­pri­mi­do por un en­torno hos­til. De­cía Cesc Fà­bre­gas que ju­gar al la­do de Leo es de lo más sen­ci­llo: “Cuan­do no sa­bes qué ha­cer con el ba­lón, se lo das a él”. Ayer, en la pri­me­ra par­te, el ar­gen­tino só­lo to­có 20 esféricos y no re­ci­bió más de dos pa­ses de un mis­mo com­pa­ñe­ro. Un anun­ció de la de­ba­cle del se­gun­do ac­to.

El crack no pu­do aso­ciar­se ni echar­se al equi­po a la es­pal­da. Un equi­po de me­dia­nías, más in­tere­sa­do en mar­car te­rri­to­rio a la an­ti­gua usan­za, a ba­se de ta­cos y co­li­sio­nes, que en pro­cu­rar una op­ti­mi­za­ción de sus re­cur­sos. Ar­gen­ti­na es la his­te­ria de Sam­pao­li en el área téc­ni­ca y el sui­ci­dio de Ca­ba­lle­ro en el pri­mer gol. Y, con to­do, Mes­si la tu­vo para em­pa­tar a uno. Fue Ra­ki­tic, om­ni­pre­sen­te, quien blo­queó el dis­pa­ro del ar­gen­tino en bo­ca de gol –su úni­ca ten­ta­ti­va– des­pués de una pe­ne­tra­ción de Me­za por la lí­nea de fon­do que se fue com­pli­can­do. Po­co des­pués, el ar­gen­tino reac­cio­na­ba con ca­jas des­tem­pla­das tras re­ci­bir una fal­ta de Stri­nic. En ese mo­men­to en­tra­ba de­fi­ni­ti­va­men­te en los ba­rrios ba­jos y ya no iba a re­gre­sar.

En cam­bio Ra­ki­tic avan­za­ba ha­cia la luz. Una en­tra­da de Ota­men­di le de­jó fue­ra de com­ba­te mo­men­tá­nea­men­te; más tar­de el cen­tral lo pa­teó mi­se­ra­ble­men­te cuan­do se en­con­tra­ba en el sue­lo, pe­ro na­da con­si­guió in­te­rrum­pir la bri­llan­te ac­tua­ción del croa­ta. Pu­do mar­car el ter­ce­ro con un li­bre di­rec­to que se es­tre­lló en el lar­gue­ro, muy cer­ca de la es­cua­dra. Lo hi­zo al ca­bo de cinco mi­nu­tos, con­du­cien­do y cul­mi­nan­do un con­tra­gol­pe para poner un gol en una ac­tua­ción com­pe­ten­te. Si lle­ga a sa­ber lo que le es­pe­ra­ba, tal vez Mes­si ha­ce dos años no hu­bie­ra rec­ti­fi­ca­do. Hay que te­ner valor para ju­gar­se el pres­ti­gio con la Ar­gen­ti­na de Sam­pao­li.

 ?? CLI­VE BRUNSKILL / GETTY ?? Ra­ki­tic, amo del cen­tro del cam­po con Mo­dric, ce­le­bra a lo gran­de su gol
CLI­VE BRUNSKILL / GETTY Ra­ki­tic, amo del cen­tro del cam­po con Mo­dric, ce­le­bra a lo gran­de su gol
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain