La Vanguardia

El ex­clu­si­vo Busquets

Una gas­tro­en­te­ri­tis le hi­zo per­der pe­so, pe­ro el bar­ce­lo­nis­ta ha re­cu­pe­ra­do el tono gra­cias a su mo­ti­va­ción

- JUAN BAU­TIS­TA MAR­TÍ­NEZ Nizh­ni Nóv­go­rod. En­via­do es­pe­cial EL PRO­TA­GO­NIS­TA

Ser­gio Busquets apa­re­ce con el ros­tro afi­la­do, co­mo de­ben es­tar los com­pe­ti­do­res en el mo­men­to ál­gi­do de su tem­po­ra­da, co­mo se ve por ejem­plo a mu­chos ci­clis­tas tras su­bir un puer­to de ca­te­go­ría es­pe­cial. Si se sien­te can­sa­do por el pe­so de otra cam­pa­ña ma­ra­tón, él pre­fie­re di­si­mu­lar­lo para no dar ven­ta­ja a los ri­va­les. En la dis­tan­cia cor­ta se le ob­ser­va bas­tan­te li­ge­ro, a él que más bien es gran­de y fuer­te de com­ple­xión. La gas­tro­en­te­ri­tis que pa­de­ció al ini­cio de la con­cen­tra­ción es­pa­ño­la le pa­só fac­tu­ra y tu­vo que vol­ver a po­ner­se a pun­to. “No sé cuán­tos ki­los per­dí pe­ro se­gu­ro que al­guno. No me so­bra na­da de pe­so, no es­toy para dar ni re­ga­lar. In­ten­tan­do re­cu­pe­rar lo má­xi­mo po­si­ble. Me en­cuen­tro per­fec­to ya”, ex­pli­ca con­ven­ci­do el bar­ce­lo­nis­ta.

Tan­to en su club co­mo en la se­lec­ción se ha con­ver­ti­do en una pie­za ex­clu­si­va. Ni en el Ba­rça ni en la con­vo­ca­to­ria para el Mun­dial exis­te un re­cam­bio na­tu­ral para Busquets, que in­ten­ta com­pen­sar su ki­lo­me­tra­je con po­si­cio­na­mien­to y men­ta­li­dad. “Cuan­do se es­tá en un Mun­dial el can­san­cio y los mi­nu­tos que has ju­ga­do du­ran­te la tem­po­ra­da que­dan un po­qui­to al mar­gen. Al fi­nal me en­cuen­tro co­mo to­do el equi­po. Cuan­do el equi­po es­tá me­ti­do en el cam­po con­tra­rio me en­cuen­tro muy bien y cuan­do nos ha­cen tran­si­cio­nes y per­de­mos un po­co el ba­lón pues su­fri­mos. Nos me­re­ci­mos más en el pri­mer par­ti­do y ante Irán, sin bri­llar, ga­na­mos”, ex­po­ne a La Van­guar­dia. Si los ira­níes co­rrie­ron más allá de sus fuer­zas por su enor­me mo­ti­va­ción Busquets afir­ma que no les va a la za­ga. “Cuan­do rue­da el ba­lón las ga­nas de ga­nar y la ilu­sión lo cam­bian to­do. Al fi­nal también hay que sa­ber su­frir para ir pro­gre­san­do en un tor­neo así en el que na­die es sen­ci­llo de ba­tir”.

Si­tua­do en el eje de la me­du­lar, Bu­si ejer­ce de pe­ris­co­pio. Es el que mi­ra ha­cia de­lan­te y el que tie­ne un re­tro­vi­sor ha­cia atrás. Por eso sa­be co­mo na­die qué ti­po de jue­go le con­vie­nen a él y a la roja. Les in­tere­sa ir más a un rit­mo acom­pa­sa­do y coor­de­na­do que a la ca­rre­ra. Cuan­do to­ca mo­ver­se al ga­lo­pe se le ven las costuras al equi­po, aun­que él pre­fie­re ha­blar de in­te­li­gen­cia tác­ti­ca. “Ca­da par­ti­do es di­fe­ren­te y re­quie­re unas cosas dis­tin­tas que me­jo­rar pe­ro al fi­nal te­ne­mos que te­ner la ma­du­rez ne­ce­sa­ria para sa­ber qué es lo que ne­ce­si­tan los en­cuen­tros. En lí­neas ge­ne­ra­les hay que es­tar sa­tis­fe­cho con los dos par­ti­dos”, va­lo­ra el azul­gra­na.

Busquets ha ju­ga­do los 180 mi­nu­tos del cam­peo­na­to y ha con­tri­bui­do a que España fue­ra ya, a fal­ta de los par­ti­dos de ayer, el equi­po que más pa­ses ha da­do en el cam­peo­na­to. Pe­ro con la se­lec­ción desa­rro­lla un pa­pel más ofen­si­vo. Se atre­ve a re­ma­tar des­de fue­ra del área, bus­ca más los des­pla­za­mien­tos en lar­go, en es­pe­cial ha­cia Die­go Cos­ta, y es im­por­tan­te en los cór­ners y fal­tas la­te­ra­les, co­mo se vio en el se­gun­do tan­to con­tra Portugal y en va­rias ju­ga­das ante Irán, al pro­lon­gar de ca­be­za al pri­mer pa­lo con pe­li­gro.

Ser­gio ad­mi­te que a la se­lec­ción en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos le es­tá fal­tan­do pi­lo­ta­je en los en­cuen­tros. “Es­tá cla­ro que lo que te­ne­mos que re­vi­sar es la me­jo­ra del con­trol del par­ti­do en al­gu­nas si­tua­cio­nes. Son de­ta­lles que cues­tan por­que los ri­va­les aprie­tan mu­cho. Ante Portugal no pe­ro con­tra Irán, cuan­do en­con­tra­mos es­pa­cios y ya ga­nan­do, nos fal­tó también ge­ne­rar más opor­tu­ni­da­des, no só­lo te­ner el ba­lón”, des­cri­be.

La se­lec­ción se va adap­tan­do al cam­bio trau­má­ti­co del se­lec­cio­na­dor y Busquets des­ve­la qué les pi­dió Hie­rro al des­can­so el miér­co­les para tra­tar de des­ar­bo­lar a Irán. “Nos di­jo que si­guié­ra­mos ata­can­do con pa­cien­cia pe­ro que le dié­ra­mos más ve­lo­ci­dad al ba­lón y que abrié­ra­mos más el jue­go por las ban­das, que apro­ve­chá­ra­mos los tres con­tra dos por los cos­ta­dos. Creo que se vio una me­jo­ra y dio re­sul­ta­dos”, sub­ra­ya el pi­vo­te.

Aun­que España tie­ne gran par­te del tra­ba­jo he­cho para plan­tar­se en oc­ta­vos, Busquets se des­pi­de con una ad­ver­ten­cia. Di­ce que na­die se de­be fiar de Marruecos, pró­xi­mo ri­val de la roja, aun­que ya es­té eli­mi­na­do. “Para mí es el que me­jor ha ju­ga­do del gru­po. Ya es­tá en ca­sa por­que no ha do­mi­na­do las áreas”. Busquets, con la se­lec­ción, también las pi­sa y tie­ne una vi­sión pri­vi­le­gia­da del jue­go des­de su po­si­ción. No se le es­ca­pa un detalle.

Cuan­do se es­tá en un Mun­dial el can­san­cio y los mi­nu­tos que has ju­ga­do en la tem­po­ra­da que­dan al mar­gen” No sé cuán­tos ki­los per­dí, pe­ro al­guno ca­yó. No me so­bra na­da de pe­so, no es­toy para dar ni re­ga­lar” PA­RE­CI­DO Y DI­FE­REN­TE Al igual que en el Ba­rça, Ser­gio, más ofen­si­vo en el Mun­dial, no tie­ne un re­cam­bio en la se­lec­ción

 ?? JORGE SIL­VA / REUTERS ?? Ser­gio Busquets, en un lan­ce del jue­go del Irán-España
JORGE SIL­VA / REUTERS Ser­gio Busquets, en un lan­ce del jue­go del Irán-España

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain