La Vanguardia

La ce­ni­cien­ta Aus­tra­lia fre­na el avan­ce de Di­na­mar­ca

- GON­ZA­LO ARA­GO­NÉS Moscú. Correspons­al

Co­mo en su pri­mer par­ti­do del Mun­dial, que per­dió con­tra Fran­cia, la se­lec­ción aus­tra­lia­na de­mos­tró mu­cho pun­do­nor ayer en el Sa­ma­ra Are­na. Los da­ne­ses no pu­die­ron de­mos­trar su teó­ri­ca su­pe­rio­ri­dad, ni sobre el te­rreno de jue­go ni, más im­por­tan­te to­da­vía si ca­be, en el mar­ca­dor. Y aho­ra que­dan obli­ga­dos a sa­car al me­nos un em­pa­te en su pró­xi­mo en­cuen­tro, con Fran­cia, para no de­pen­der de una gran sor­pre­sa de Aus­tra­lia con­tra el equi­po de Pe­rú.

El co­mien­zo fue una es­pe­cie de re­su­men de casi to­do el par­ti­do. Los aus­sies lle­ga­ban al área ri­val, pe­ro ni los re­ma­tes de Mat­hew Lec­ki (de­lan­te­ro del Hert­ha ale­mán) ni los dis­pa­ros de Tom Ro­gic (del Cel­tic es­co­cés) ha­cían es­ti­rar­se a Kas­per Sch­mei­chel (Lei­ces­ter). Los vi­kin­gos ro­jos lle­ga­ban me­nos pe­ro con más mor­dien­te. Tras una de las más tem­pra­nas ac­cio­nes, la de­lan­te­ra da­ne­sa robó un ba­lón a la des­coor­di­na­da de­fen­sa aus­tra­lia­na, que des­de la fron­tal del área re­ma­tó con­tun­den­te­men­te a la red Cristian Erik­sen, el cen­tro­cam­pis­ta del Tot­ten­ham y es­tre­lla da­ne­sa.

Pe­ro a la ho­ra de la sies­ta nin­gu­na se­lec­ción se de­ci­día a dar ve­lo­ci­dad al par­ti­do. Los con­tra­ata­ques de los aus­tra­lia­nos se que­da­ban en me­ros in­ten­tos por­que per­dían la pe­lo­ta an­tes de lle­gar al área, y cuan­do lle­ga­ban ni si­quie­ra se pro­du­cía el re­ma­te. En una de esas ac­cio­nes, Yu­suuf Paul­sen gol­peó el ba­lón con la mano de for­ma in­vo­lun­ta­ria. Los res­pon­sa­bles del VAR lla­ma­ron la aten­ción del ár­bi­tro es­pa­ñol Ma­teu Lahoz, quien por in­di­ca­ción de la tecnología de­cre­tó el pun­to de pe­nal­ti. Fue un dé­jà vu, por­que Aus­tra­lia ya mar­có de la mis­ma for­ma con­tra Fran­cia. El “ca­pi­tán pe­nal­tis­ta”, co­mo lla­ma­ban ayer los co­men­ta­ris­tas ru­sos a Mi­le Je­di­nak (cen­tro­cam­pis­ta del As­ton Vi­lla, en la se­gun­da di­vi­sión in­gle­sa), hi­zo así su se­gun­do gol y me­tió pre­sión a Di­na­mar­ca.

Pa­re­cía que los de Age Ha­rei­de se­rían ca­pa­ces de qui­tár­se­la de en­ci­ma, pe­ro en la se­gun­da par­te la de­lan­te­ra de los soc­ce­roos, con su ce­re­bro Aa­ron Mooy (Hud­ders­field) a la ca­be­za, co­men­zó a en­se­ñar las ga­rras y a pro­bar lan­za­mien­tos des­de lejos. A los da­ne­ses, un­dé­ci­mos en el rán­king de la FIFA (Aus­tra­lia es la 40), les fal­ta­ba al­go, tal vez a Wi­lliam Kvist, el cen­tro­cam­pis­ta del FC Co­pen­ha­gue que se frac­tu­ró dos cos­ti­llas en el par­ti­do con­tra Pe­rú.

Los pa­pe­les ha­bían cam­bia­do y llegó a dar la sen­sa­ción de que Aus­tra­lia, la ce­ni­cien­ta del gru­po C, po­día dar una sor­pre­sa en un par­ti­do con emo­ción por el re­sul­ta­do, pe­ro fal­to de ten­sión y acier­to.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain