La Vanguardia

De la fei­joa­da al ro­dí­zio

Ti­te ma­ne­ja con acier­to la sor­pren­den­te ro­ta­ción en la ca­pi­ta­nía de la ‘ca­na­rin­ha’

- RAMÓN ÁL­VA­REZ Bar­ce­lo­na

De la fei­joa­da de go­les de Ale­ma­nia en Be­lo Ho­ri­zon­te ha­ce cua­tro años al “ro­dí­zio de Ti­te”. Así ha bau­ti­za­do la pren­sa bra­si­le­ña la ro­ta­ción de ca­pi­ta­nes que ha im­plan­ta­do el se­lec­cio­na­dor bra­si­le­ño, en re­fe­ren­cia al com­bi­na­do de car­nes en­sar­ta­das en es­pa­das de la gas­tro­no­mía lo­cal. Thia­go Sil­va se con­ver­ti­rá hoy en el 16.º ca­pi­tán de una tan­da en la que só­lo hay al­gu­nos re­pe­ti­do­res.

Lo es el ve­te­rano cen­tral del PSG, que afron­ta el re­to co­mo una opor­tu­ni­dad de re­van­cha per­so­nal des­pués de que Dun­ga le arre­ba­ta­se la ca­pi­ta­nía en 2014 tras ver­le llo­rar en la tan­da de pe­nal­tis del Mun­dial ante Chi­le. El ac­tual se­lec­cio­na­dor se la de­vol­vió en el amis­to­so que su se­lec­ción per­dió ante Ar­gen­ti­na ha­ce ya un año. La úl­ti­ma de­rro­ta de la seleçao. A la ter­ce­ra, Thia­go Sil­va con­fía en li­de­rar a Bra­sil a su pri­me­ra vic­to­ria en Ru­sia 2018.

Ese es, pre­ci­sa­men­te, el sen­ti­do de es­te pe­cu­liar mo­de­lo que ha im­plan­ta­do el téc­ni­co bra­si­le­ño, in­só­li­to en un Mun­dial. Que to­do el mun­do ten­ga su cuo­ta de pro­ta­go­nis­mo, res­pon­sa­bi­li­dad y, sobre to­do, li­de­raz­go. Es así có­mo han ca­pi­ta­nea­do Bra­sil ju­ga­do­res a los que por edad, pe­so o ve­te­ra­nía no les ha­bría co­rres­pon­di­do, co­mo el jo­ven Gabriel Je­sus. La lis­ta se com­ple­ta con Mi­ran­da, Mar­quin­hos, Da­ni Al­ves, Mar­ce­lo, Fer­nan­din­ho, Cou­tin­ho, Ney­mar, Wi­llian, Fi­li­pe Luís, Re­na­to Au­gus­to, Pau­lin­ho, Ro­bin­ho, Ca­se­mi­ro y Alis­son.

“He que­ri­do dar pro­ta­go­nis­mo y res­pon­sa­bi­li­dad a los ju­ga­do­res des­de que en­tre­né al Gua­rany de Ga­ri­bal­di”, ex­pli­có Ti­te el por­qué de un mo­de­lo que también im­plan­tó en el Co­rint­hians des­pués de leer un li­bro del le­gen­da­rio ex­ju­ga­dor y en­tre­na­dor de la NBA Phil Jackson. “Ga­na uno, ga­na­mos to­dos”, sue­le re­pe­tir el téc­ni­co que la­bró su éxi­to en los ban­qui­llos del Internacio­nal de Por­to Ale­gre y el Co­rint­hians pa­ra­fra­sean­do también al coach de Chica­go y Los An­ge­les La­kers.

Lo que no sue­le ex­pli­car Ti­te es que la de­ci­sión de apli­car el ro­dí­zio en la ver­de-ama­re­la fue, en bue­na me­di­da, for­za­da. Con Ney­mar, có­mo no, de pro­ta­go­nis­ta. A su lle­ga­da a la se­lec­ción, el téc­ni­co se en­con­tró con que el de­lan­te­ro se ne­gó a se­guir por­tan­do el bra­za­le­te por las crí­ti­cas re­ci­bi­das en los Jue­gos Olím­pi­cos de Río. Ney­mar in­clu­so hi­zo pú­bli­ca su de­ci­sión y ase­gu­ró que era irre­vo­ca­ble, por más que du­ran­te la fa­se de ca­li­fi­ca­ción no du­dó en re­pe­tir.

El téc­ni­co re­cu­rrió en pri­me­ra ins­tan­cia al ve­te­rano Mi­ran­da. Y a par­tir de ahí em­pe­zó la ro­ta­ción. Al­gu­nos han te­ni­do más suer­te y han re­pe­ti­do. Co­mo el pro­pio Mi­ran­da (en tres oca­sio­nes), Al­ves (cua­tro), Mar­ce­lo (dos) y aho­ra Thia­go Sil­va. La fór­mu­la du­ra ya 21 par­ti­dos y no ha ge­ne­ra­do ten­sio­nes. Aun­que, en el com­bi­na­do, na­die du­da que ha­brá tor­tas por el bra­za­le­te si Bra­sil lle­ga a la fi­nal. Ney­mar, de nue­vo, apa­re­ce co­mo el prin­ci­pal as­pi­ran­te. An­tes de eso, los de Ti­te ten­drán que ga­nar es­te me­dio­día a Cos­ta Ri­ca.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain