La Vanguardia

Ita­lia nom­bra dos eu­ro­es­cép­ti­cos en el Par­la­men­to y des­es­ta­bi­li­za el mer­ca­do

- P. M. SANDRI Foreign Exchange Market · Currencies · Finance · European Politics · Politics · Financial Markets · Business · Italy · Chamber of Deputies of Italy · Lega Nord · Matteo Salvini · The Phantom of the Opera · Giovanni Tria

El fan­tas­ma de la ópe­ra ita­lia­na vuel­ve a so­bre­va­lo­rar los mer­ca­dos. La rentabilid­ad de los bo­nos del Tesoro de Ita­lia se dis­pa­ró ayer des­pués de que dos eu­ro­es­cép­ti­cos de­cla­ra­dos con­si­guie­ron la pre­si­den­cia de las dos co­mi­sio­nes eco­nó­mi­cas en el Se­na­do y en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, vol­vien­do a en­cen­der las alar­mas sobre el fu­tu­ro de la mo­ne­da úni­ca y las fi­nan­zas de la ter­ce­ra economía de la zo­na eu­ro. Pe­se a que el mi­nis­tro del Tesoro, Gio­van­ni Tria, hi­cie­ra pú­bli­co su com­pro­mi­so con el eu­ro ha­ce tan só­lo unos días, la Li­ga Nor­te del de­re­chis­ta Mat­teo Sal­vi­ni dio mues­tras ayer de su fuer­za par­la­men­ta­ria. El Se­na­do eli­gió co­mo pre­si­den­te del co­mi­té de Fi­nan­zas a Al­ber­to Bag­nai, au­tor de dos li­bros en los que ex­pli­ca có­mo des­man­te­lar la Unión Mo­ne­ta­ria. Al mis­mo tiem­po, la Cá­ma­ra de los Dipu­tados es­co­gió a Clau­dio Borg­hi, un ase­sor eco­nó­mi­co vin­cu­la­do con las Li­ga Nor­te, co­mo pre­si­den­te de la co­mi­sión de Pre­su­pues­to. “El mer­ca­do en­tien­de que es­ta for­ma­ción política in­ten­ta se­guir ade­lan­te con sus ideas an­ti eu­ro”, di­jo a Bloomberg An­toi­ne Bou­vet, de Mi­zuho In­ter­na­tio­nal.

El bono a dos años se apre­ció 19 pun­tos ba­se has­ta el 0,78%, el ni­vel más al­to en dos se­ma­nas, mien­tras que el bono a diez años ofre­cía unos re­tor­nos del 2,69%, tras ex­pe­ri­men­tar el ma­yor in­cre­men­to en quin­ce días. El di­fe­ren­cial con el bund ale­mán se si­tuó en 234 pun­tos, el má­xi­mo del mes.

Para Bag­nai, “es­te re­pun­te de­mues­tra que los mer­ca­dos no son tan efi­cien­tes co­mo pre­ten­den ser. No es­tán en con­di­cio­nes de ob­te­ner in­for­ma­cio­nes co­rrec­tas. Y es­to es muy gra­ve por­que quie­re de­cir que los aho­rra­do­res con­fían su di­ne­ro a per­so­nas que no sa­ben ha­cer su tra­ba­jo”.

No obs­tan­te, la he­me­ro­te­ca ofre­ce va­rios ele­men­tos que re­fuer­zan el es­cep­ti­cis­mo de los in­ver­so­res. A Bag­nai se le atri­bu­yen, por ejem­plo, fra­ses del ti­po: “un des­aco­pla­mien­to de Ita­lia de la mo­ne­da úni­ca ten­dría el efec­to co­la­te­ral po­si­ti­vo de ali­viar la car­ga de la deu­da, por­que si el italiano vol­vie­ra a te­ner su mo­ne­da los mer­ca­dos ten­drían me­nos mie­do”; “era cla­ro que la mo­ne­da úni­ca ha­bría pro­vo­ca­do ten­sio­nes so­cia­les que pon­drían en pe­li­gro to­do el pro­yec­to eu­ro­peo [...]. Es­te eu­ro se aca­ba­rá y también aca­ba­rá mal, por­que los po­lí­ti­cos no quie­ren to­mar nota de la si­tua­ción”. Por su par­te, según Clau­dio Borg­hi, “hay que es­tar pre­pa­ra­dos, por­que ju­bi­lar el eu­ro no es una op­ción: es­te sis­te­ma inevi­ta­ble­men­te es­tá des­ti­na­do a ter­mi­nar. La úni­ca du­da es cuán­do”. A par­tir de aho­ra, am­bos es­ta­rán al man­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain