La Vanguardia

Ciu­dad de Mé­xi­co, el gus­to por la pa­tria

- Food · Street Food · Arts · Restaurants · Dining Out · Recreation · Mexico City · Mexico · Frida Kahlo · Diego Rivera · Rome · William S. Burroughs · Myanmar · Turkey · Jack Kerouac · Allen Ginsberg · Bruges

Cues­ta acos­tum­brar­se al he­cho de que es­ta ciu­dad ya no se lla­me “el DF” .El nom­bre ofi­cial de es­ta me­ga­ur­be ame­ri­ca­na es aho­ra CDMX (ellos lo pro­nun­cian “ce-de-me-equis”). Un cam­bio ad­mi­nis­tra­ti­vo que mues­tra también el ca­rác­ter cam­bian­te de es­ta ciu­dad in­abar­ca­ble. Ya sea des­de el pun­to de vis­ta ar­tís­ti­co, gas­tro­nó­mi­co o ar­qui­tec­tó­ni­co,

Ciu­dad de Mé­xi­co se mue­ve y evo­lu­cio­na cons­tan­te­men­te, re­tan­do a los vi­si­tan­tes con di­se­ños co­lo­ris­tas, pla­tos ba­rro­cos y ar­tis­tas y li­bre­ros que po­nen en cues­tión el sta­tu quo. Para des­cu­brir­lo, os pro­po­ne­mos

una ruta por los ba­rrios y los es­ta­ble­ci­mien­tos más in­no­va­do­res, hips­ter y sub­ver­si­vos de la ciu­dad.

RIN­CÓN DE AR­TIS­TAS

Des­de fue­ra pue­de pa­re­cer una sim­ple ca­lle de la Co­lo­nia Juá­rez. Pe­ro Fu­sión Ca­sa de Di­se­ña­do­res (www.ca­sa­fu­sion.com.mx) es un sor­pren­den­te ba­zar de di­se­ña­do­res me­xi­ca­nos y es­ta­ble­ci­mien­tos hips­ter ubi­ca­do en una ca­sa de prin­ci­pios del si­glo XX. Ellos se de­fi­nen co­mo el “pri­mer ba­zar de ar­te y diseño al­ter­na­ti­vo de CDMX” y po­nen a la ven­ta ob­je­tos de to­do ti­po. Des­ta­can propuestas co­mo la de

Ka­ra­ni Art, que res­ca­ta sím­bo­los de fol­klo­re na­cio­nal me­xi­cano, el cal­za­do ar­te­sa­nal de Ma­nuel Sek­kel, que co­la­bo­ra con co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, el pa­pel pi­ca­do y los crá­neos de la pa­ra­da Día de Muer­tos o la eco­cos­mé­ti­ca ve­ga­na de Fi­tos, en­tre mu­chas otras propuestas. En la en­tra­da del ba­zar po­de­mos ha­cer un des­can­so en la ca­fe­te­ría Bo­ro­la, que ofre­ce ca­fé de es­pe­cia­li­dad me­xi­cano, pro­bar el mez­cal ar­te­sa­nal de Pi­que­te Zi­ña o, en la se­gun­da plan­ta, sen­tar­nos en la en­can­ta­do­ra te­rra­za de la te­te­ría Ant­hea.

Los aman­tes del diseño tie­nen otra pa­ra­da obli­ga­da en el cen­tro de la ciu­dad, en el pa­la­cio de la

Con­de­sa de Mi­ra­va­lle. Se tra­ta de una ca­so­na del si­glo XVII que al­ber­ga res­tau­ran­tes, jo­ye­rías, cho­co­la­te­rías y tien­das de to­do ti­po, ade­más de un ho­tel. Aquí es­tá más pre­sen­te que nun­ca la fi­gu­ra de Fri­da Kahlo, que, iró­ni­ca­men­te –en vida, Die­go Ri­ve­ra siem­pre tu­vo el pro­ta­go­nis­mo ar­tís­ti­co de la pareja–, se es­tá con­vir­tien­do en el ros­tro por ex­ce­len­cia de los sou­ve­nirs de la ciu­dad (www.down­town­me­xi­co.com).

Aun­que es mu­cho más tu­rís­ti­co, el mer­ca­do de ar­te­sa­nías La Ciu­da­de­la (la­ciu­da­de­la.com.mx) también cuen­ta con al­gu­na pa­ra­da de di­se­ña­do­res me­xi­ca­nos in­tere­san­tes, sobre to­do las re­la­cio­na­das con la lu­cha li­bre me­xi­ca­na, co­mo Ar­te­sa­nías

Citlalli. Es in­tere­san­te se­ña­lar que es­te mer­ca­do fue inau­gu­ra­do du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de 1968 para que los tu­ris­tas en­con­tra­ran sou­ve­nirs de to­do el país.

BA­RRIOS CON EN­CAN­TO

Cen­tro de es­cri­to­res e in­te­lec­tua­les por ex­ce­len­cia (sobre to­do de la Ge­ne­ra­ción Beat), la Co­lo­nia

Ro­ma ha si­do la ins­pi­ra­ción y la ca­sa de per­so­na­li­da­des co­mo Jack Ke­rouac, Allen Gins­berg o Wi­lliam Bu­rroughs. Hoy en día mantiene un

ai­re in­te­lec­tual y reúne nu­me­ro­sos ca­fés de es­ti­lo eu­ro­peo, li­bre­rías es­pe­cia­li­za­das y ga­le­rías de ar­te.

Es también un ba­rrio que pro­mue­ve ideas y propuestas de espíritu com­ba­ti­vo, co­mo de­mues­tra la ini­cia­ti­va Huerto Ro­ma Ver­de (huer­to­ro­ma­ver­de.org). Se tra­ta de un pro­yec­to de per­ma­cul­tu­ra ur­ba­na que pro­po­ne un mo­de­lo cí­vi­co de bio­cons­truc­ción. Se ubi­ca en un te­rreno de 7.000 me­tros cua­dra­dos, don­de an­te­rior­men­te ha­bía unos

edi­fi­cios que se des­tru­ye­ron du­ran­te el te­rre­mo­to de 1985, y ac­tual­men­te aco­ge a más de cien­to vein­te or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. En­tre otras mu­chas propuestas, co­mo ta­lle­res de di­ver­sas te­má­ti­cas, aquí en­con­tra­réis un te­maz­cal, que es un ba­ño de va­por de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal me­xi­ca­na cu­yo nom­bre, en náhuatl, sig­ni­fi­ca “la ca­sa don­de se su­da”.

En el mis­mo ba­rrio, re­ple­to de gra­fi­tis por las ca­lles, se pue­den vi­si­tar al­gu­nas tien­das in­tere­san­tes, co­mo la librería Ca­sa Bos­ques (ca­sa­bos­ques.net), que fun­cio­na co­mo un es­ca­pa­ra­te de la es­ce­na in­de­pen­dien­te me­xi­ca­na e internacio­nal y nos pro­po­ne des­cu­brir nue­vos li­bros en ca­da vi­si­ta. También en­con­tra­mos edi­fi­cios sin­gu­la­res, en­tre ellos La Ca­sa de las Bru­jas, don­de se su­po­ne que vi­vió la cha­ma­na La Pa­chi­ta y cu­yo edi­fi­cio tie­ne for­ma de una bru­ja con som­bre­ro.

SA­BO­RES ME­XI­CA­NOS

Ol­vi­dad to­do lo que creéis sa­ber de

la co­mi­da me­xi­ca­na. Ol­vi­dad los na­chos con gua­ca­mo­le y la cre­ma agria de la cocina tex-mex, así co­mo los ta­cos po­co pi­can­tes y los to­to­pos de for­mas per­fec­tas. Y pre­pa­raos para abrir el pa­la­dar a in­gre­dien­tes ex­tra­ñí­si­mos y pi­can­tí­si­mos. Por­que in­clu­so en los res­tau­ran­tes de más ni­vel de la ciu­dad en­con­tra­réis cha­pu­li­nes (sal­ta­mon­tes) y es­ca­mo­les (hue­vos de hormiga), ta­cos de maíz azu­les y ne­gros, no­pa­les (cac­tus) pre­sen­ta­dos co­mo si fue­ran car­ne y

con­tun­den­tes mo­les que ti­ñen de ne­gro to­do el pla­to. Por­que lo que se ha­ce aquí es ba­rro­quis­mo cu­li­na­rio, un atre­vi­mien­to que apues­ta por el má­xi­mo sa­bor en ca­da pla­to. Por­que la me­xi­ca­na es, al fin y al ca­bo, una gas­tro­no­mía que vi­ve li­bre de las

im­pos­tu­ras yan­quis y que re­ta a los pa­la­da­res aven­tu­re­ros.

En­tre los res­tau­ran­tes re­co­men­da­dos en Ciu­dad de Mé­xi­co, no os per­dáis una vi­si­ta a Azul His­tó­ri­co (azul.rest), ubi­ca­do en el patio del pa­la­cio de la Con­de­sa de Mi­ra­va­lle al que nos re­fe­ría­mos an­tes. Ro­dea­do de ár­bo­les im­po­nen­tes, ofre­ce una cocina fres­ca, con pla­tos tí­pi­cos de ca­da re­gión me­xi­ca­na ser­vi­dos en

LA CO­LO­NIA RO­MA REÚNE NU­ME­RO­SOS CA­FÉS DE ES­TI­LO EU­RO­PEO, LI­BRE­RÍAS ES­PE­CIA­LI­ZA­DAS Y GA­LE­RÍAS DE LO MÁS REIVIN­DI­CA­TI­VAS

va­ji­llas ar­tís­ti­cas. Nos re­co­mien­dan em­pe­zar con un mez­cal (sin du­da, la be­bi­da de mo­da en la ciu­dad), ser­vi­do en jí­ca­ras y acom­pa­ña­do de da­dos de na­ran­ja con sal de gu­sano. De la ex­ten­sa car­ta, des­ta­can ela­bo­ra­cio­nes co­mo la co­chi­ni­ta pi­bil

de Yu­ca­tán, con maíz de tres co­lo­res, y la sopa de tor­ti­lla, co­no­ci­da co­mo “la rei­na de las so­pas me­xi­ca­nas”, que es un cal­do de po­llo con ji­to­ma­te ros­ti­za­do, que­so pa­ne­la, agua­ca­te y tor­ti­lla de maíz.

CE­NAS ÍN­TI­MAS

Para la ce­na, una bue­na op­ción es el res­tau­ran­te So­no­ra Grill ,en Re­for­ma (so­no­ra­grill.com.mx), que com­bi­na cocina a la bra­sa con DJ en di­rec­to. Es­te steak­hou­se me­xi­cano con­tem­po­rá­neo ofre­ce de­li­cio­sos ta­cos de rib eye (una tendencia en au­ge), en­sa­la­das de man­da­ri­na, cor­tes al car­bón de ca­li­dad ster­ling sil­ver y tar­tas ar­te­sa­na­les. Una pro­pues­ta so­fis­ti­ca­da y internacio­nal que no se olvida de la gas­tro­no­mía lo­cal.

En el gla­mu­ro­so ba­rrio de Po­lan­co también des­ta­ca el res­tau­ran­te

Sil­ves­tre (syl­ves­tre.mx), un ele­gan­te asa­dor me­xi­cano don­de se pue­den pro­bar ta­cos de len­gua, chi­le re­lleno de chi­cha­rrón pren­sa­do, ca­ma­ro­nes en sal­sa de ta­ma­rin­do o ró­ba­lo en man­te­qui­lla de ha­ba­ne­ro.

Por úl­ti­mo, los aman­tes de los mer­ca­dos tie­nen una pa­ra­da obli­ga­da

en el mer­ca­do Ro­ma, el pri­me­ro de co­mi­da or­gá­ni­ca y gour­met de to­da la ciu­dad.

DES­PE­DI­DA AÉ­REA

Pe­ro no to­do es co­mer en es­ta vida, y por eso os pro­po­ne­mos un plan para des­pe­dir­nos a lo gran­de de es­te país: so­bre­vo­lar el com­ple­jo ar­queo­ló­gi­co de Teo­tihua­cán en glo­bo. Es­ta ex­pe­rien­cia inigua­la­ble tie­ne un pre­cio bas­tan­te ajus­ta­do, unos 115 eu­ros por per­so­na, que es in­fe­rior a otros des­ti­nos que también cuen­tan con sa­li­das en glo­bo, co­mo Ba­gan en Myan­mar o Ca­pa­do­cia en Tur­quía.

Co­no­ci­do por los aztecas co­mo “la ciu­dad don­de el hom­bre se con­vier­te en Dios” (ellos nun­ca su­pie­ron del cier­to quién lo ha­bía cons­trui­do), es­te im­pre­sio­nan­te com­ple­jo es­tá li­ga­do a una cul­tu­ra que ac­tual­men­te tie­ne muy en cuen­ta su

pa­sa­do y sus tra­di­cio­nes (sin ir más lejos, la ban­de­ra me­xi­ca­na con­tie­ne sím­bo­los aztecas). Y es, se­gu­ra­men­te, la me­jor ma­ne­ra de des­pe­dir un lu­gar tan vi­bran­te y pa­sio­nal co­mo es CDMX.

 ??  ?? So­no­ra Grill es un steak­hou­se me­xi­cano con­tem­po­rá­neo en el pa­seo de la Re­for­ma.
So­no­ra Grill es un steak­hou­se me­xi­cano con­tem­po­rá­neo en el pa­seo de la Re­for­ma.
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? A la iz­quier­da, el in­te­rior del ba­zar Fu­sión Ca­sa de Di­se­ña­do­res, en la co­lo­nia Juá­rez. Arri­ba, la co­chi­ni­ta pi­bil de Yu­ca­tán y la sopa de tor­ti­lla del res­tau­ran­te Azul His­tó­ri­co.
A la iz­quier­da, el in­te­rior del ba­zar Fu­sión Ca­sa de Di­se­ña­do­res, en la co­lo­nia Juá­rez. Arri­ba, la co­chi­ni­ta pi­bil de Yu­ca­tán y la sopa de tor­ti­lla del res­tau­ran­te Azul His­tó­ri­co.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain