La Vanguardia

Lí­dia Font

RES­TAU­RA­DO­RA DE PE­DRAL­BES

- SANTIAGO TARÍN Arts · Italy · Pope Francis · Spain · France · United Kingdom · Giotto di Bondone

Tras cinco años de tra­ba­jos, a par­tir de hoy se pue­de vi­si­tar la ca­pi­lla de Sant Mi­quel, en el mo­nas­te­rio de Pe­dral­bes. Más de 70 es­pe­cia­lis­tas han par­ti­ci­pa­do en los tra­ba­jos, que en gran par­te se han su­fra­ga­do con la ta­sa tu­rís­ti­ca.

Si­glo XIV: la aba­de­sa del mo­nas­te­rio de Pe­dral­bes en­tra en la ca­pi­lla de Sant Mi­quel para orar. El pe­que­ño re­cin­to es­tá ilu­mi­na­do úni­ca­men­te con ve­las, que ofre­cen una luz es­pe­cial al re­fle­jar­se en la de­co­ra­ción de lá­mi­nas me­tá­li­cas, pri­mo­ro­sa. Año 2018: tras cinco años de mi­nu­cio­sos tra­ba­jos el lu­gar es­tá ple­na­men­te res­tau­ra­do, y los ciu­da­da­nos pue­den con­tem­plar des­de hoy es­ta obra úni­ca en el gó­ti­co ca­ta­lán, rea­li­za­da con una téc­ni­ca y unos ma­te­ria­les sin­gu­la­res.

La ca­pi­lla es la ruta que une el gó­ti­co con el Re­na­ci­mien­to en Ca­ta­lun­ya. Son cien me­tros cua­dra­dos de pin­tu­ras mu­ra­les y en los te­chos. Es­tá ubi­ca­da en el ala más an­ti­gua del re­cin­to y es una au­tén­ti­ca jo­ya. Se han con­ser­va­do los con­tra­tos fir­ma­dos por la aba­de­sa Fran­ces­ca ça Por­te­lla al ar­tis­ta Fe­rrer Bas­sa; el pri­me­ro de 1343 y su re­no­va­ción en 1346. Es­te era uno de los ar­tis­tas más re­nom­bra­dos de la épo­ca, y se sa­be que via­jó a Ita­lia. Pre­ci­sa­men­te, los eru­di­tos des­ta­can las in­fluen­cias ita­lia­nas que se per­ci­ben en la de­co­ra­ción del re­cin­to, aun­que no se sa­be a cien­cia cier­ta si la obra es su­ya o de al­gu­na otra per­so­na de su ta­ller. En la ca­pi­lla se si­gue la es­te­la de Giot­to con per­so­na­jes ex­pre­si­vos y es­ce­nas tri­di­men­sio­na­les.

Los mo­ti­vos se cen­tran en los go­zos de la Vir­gen y en la Pa­sión. Hay en ellos de­ta­lles úni­cos, co­mo el uso de un tono de azul no­ve­do­so en el mo­men­to, y con­se­gui­do con la ba­se de una pie­dra pre­cio­sa, la azurita. Tras la res­tau­ra­ción es­to es ple­na­men­te per­cep­ti­ble, co­mo también la fi­gu­ra de una ove­ja que da som­bra, al­go también nue­vo en la téc­ni­ca del gó­ti­co.

La ca­pi­lla sir­vió co­mo ora­to­rio has­ta el si­glo XV, cuan­do se trans­for­mó en ar­chi­vo y más ade­lan­te también en es­cri­ba­nía. Del mo­men­to en que se de­jó de em­plear para el re­zo que­da un cu­rio­so gra­fi­ti en­tre las fi­gu­ras de san Francisco y san­ta Cla­ra, que di­ce en ca­ta­lán an­ti­guo: “Di­le a Joan que no me ol­vi­de”, da­ta­do en 1415. En el si­glo XIX la aba­de­sa ya se dio cuen­ta del valor del con­jun­to, que se aso­ma­ba tras las es­tan­te­rías que al­ma­ce­na­ban ro­pa. En el 2005 se to­mó con­cien­cia de la im­por­tan­cia del lu­gar y se em­pren­dió un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción para res­tau­rar­lo, ta­rea que se ini­ció en el 2013. La fa­se fi­nal se lle­vó a ca­bo el año pa­sa­do y aho­ra, una vez con­clui­dos los tra­ba­jos, la ca­pi­lla de Sant Mi­quel pue­de vi­si­tar­se. Ade­más, una ex­po­si­ción en el mo­nas­te­rio mues­tra la im­por­tan­cia de es­tas pin­tu­ras y la la­bor lle­va­da a ca­bo.

Los tra­ba­jos fue­ron pre­sen­ta­dos ayer y han si­do mi­nu­cio­sos. Han par­ti­ci­pa­do 70 per­so­nas y se ha con­ta­do con la co­la­bo­ra­ción de de­par­ta­men­tos uni­ver­si­ta­rios y de es­pe­cia­lis­tas de España, Ita­lia, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña. Las la­bo­res han per­mi­ti­do aflo­rar par­tes des­co­no­ci­das, co­mo las de­co­ra­cio­nes de los már­mo­les de la par­te in­fe­rior. De­bi­do al pa­so del tiem­po y al cam­bio de usos del

Los tra­ba­jos se ini­cia­ron en el año 2013 y han par­ti­ci­pa­do 70 es­pe­cia­lis­tas de va­rios paí­ses

re­cin­to, para lo cual se abrie­ron ven­ta­nas, la pin­tu­ra te­nía pa­to­lo­gías com­ple­jas, co­mo que se es­ta­ban se­pa­ran­do de la pa­red, para lo cual se tu­vo que in­yec­tar ma­te­rial en el mu­ro para fi­jar­las de nue­vo. También se ha­bían apli­ca­do sus­tan­cias sobre los di­bu­jos que se tu­vie­ron que eli­mi­nar.

La ca­pi­lla de Sant Mi­quel es un lu­gar úni­co, que se de­co­ró con téc­ni­cas des­co­no­ci­das en el si­glo XIV que mar­ca­ban el trán­si­to del gó­ti­co al Re­na­ci­mien­to. Co­mo por ejem­plo la de­co­ra­ción con lá­mi­nas me­tá­li­cas, que da­ban una ilu­mi­na­ción es­pe­cial para las ora­cio­nes de la aba­de­sa.

 ??  ??
 ?? CÉSAR RAN­GEL ?? La ca­pi­lla ha si­do mi­nu­cio­sa­men­te res­tau­ra­da y aho­ra mues­tra gran par­te de su co­lo­ri­do ori­gi­nal
CÉSAR RAN­GEL La ca­pi­lla ha si­do mi­nu­cio­sa­men­te res­tau­ra­da y aho­ra mues­tra gran par­te de su co­lo­ri­do ori­gi­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain