La Vanguardia

Ma­drid con un pa­la­dar uni­ver­sal

-

Es po­si­ble via­jar a tra­vés de la gas­tro­no­mía. Nues­tro pa­la­dar se abre a nue­vos y sor­pren­den­tes sa­bo­res y desea co­no­cer la tie­rra a la que per­te­ne­cen. Es­te pun­to de par­ti­da pue­de ser Ma­drid, don­de, en el cen­tro de la ciu­dad, se es­con­den rin­co­nes gas­tro­nó­mi­cos imprescind­ibles para los pa­la­da­res exi­gen­tes (que tam­po­co quie­ren que su bol­si­llo su­fra). Aquí te­néis una se­lec­ción.

ES­TA­DOS UNI­DOS

La ca­lle San­do­val es un pe­que­ño pa­raí­so para los si­ba­ri­tas, es­con­di­da a un pa­so de la fre­né­ti­ca Fuen­ca­rral. El res­tau­ran­te Ferry (San­do­val, 12) es, sin du­da, la apues­ta ga­na­do­ra en­tre una com­pe­ten­cia al­ta, gra­cias a su com­bi­na­ción de pro­duc­to de pri­me­ra ca­li­dad en la car­ta, una se­lec­ción de cóc­te­les (¡el mar­ga­ri­ta azul es su­bli­me!) y mú­si­ca en di­rec­to (con­sul­tad su Fa­ce­book para es­tar al día de la agen­da). To­do ello en un au­ra que nos trans­por­ta al Man­hat­tan más so­fis­ti­ca­do, re­fle­ja­do en se­ries co­mo Mad Men. Se pue­den pe­dir ra­cio­nes o me­dias ra­cio­nes para com­par­tir, y es re­co­men­da­ble pro­bar el han­ger steak, que es una de­li­cia, el hum­mus o los ca­la­ma­res con el re­bo­za­do más fino que he pro­ba­do en la ciu­dad.

ITA­LIA

Quie­nes ha­yan vi­vi­do la eclo­sión gas­tro­nó­mi­ca del pa­seo Sant Joan, en Bar­ce­lo­na, po­drán ima­gi­nar­se con fa­ci­li­dad lo que le ha ocu­rri­do a la re­si­den­cial ca­lle Va­lleher­mo­so, en Ma­drid, da­do que, en un pe­río­do de tiem­po bas­tan­te bre­ve, se ha con­so­li­da­do co­mo un icono gas­tro­nó­mi­co a la par hips­ter yde ca­li­dad. Aquí se ubi­ca el res­tau­ran­te italiano Noi Due (Va­lleher­mo­so, 59), que, pe­se a abrir sus puer­tas re­cien­te­men­te, ya cuen­ta con pa­rro­quia­nos, en­tre los que me in­clu­yo. La bu­rra­ta es de una ca­li­dad ex­ce­len­te, con una

stra­cia­te­lla en su in­te­rior fres­quí­si­ma. En su ofer­ta de pas­ta des­ta­can los lu­net­te a la tru­fa.

CO­REA

La sen­ci­llez y el sa­bor so­fis­ti­ca­do son dos atri­bu­tos de la apa­sio­nan­te gas­tro­no­mía co­rea­na. En Ma­drid en­con­tra­mos, cer­ca de la es­ta­ción de Ato­cha, un res­tau­ran­te que permite sa­bo­rear una au­tén­ti­ca bar­ba­coa co­rea­na, gra­cias a la plan­cha in­clui­da en el cen­tro de la me­sa. Se tra­ta del Han Gang (Ato­cha, 54), y aquí es re­co­men­da­ble pe­dir la ter­ne­ra, que tie­ne un sa­bor muy es­pe­cial y se com­ple­men­ta con es­pe­cias pi­can­tes. Tam­po­co po­de­mos des­cui­dar­nos un kim­chi que desafía a los pa­la­da­res afi­cio­na­dos al pi­can­te y los con­vier­te en pro­fe­sio­na­les.

EN EL CEN­TRO D E MA­DRID SE ES­CON­DEN GAS TRON OMÍAS D E TO­DO EL MUN­DO

mo­so, 59), que, pe­se a abrir sus puer­tas re­cien­te­men­te, ya cuen­ta con pa­rro­quia­nos, en­tre los que me in­clu­yo. La bu­rra­ta es de una ca­li­dad ex­ce­len­te, con una stra­cia­te­lla en su in­te­rior fres­quí­si­ma. En su ofer­ta de pas­ta des­ta­can los lu­net­te a la tru­fa.

CO­REA

La sen­ci­llez y el sa­bor so­fis­ti­ca­do son dos atri­bu­tos de la apa­sio­nan­te gas­tro­no­mía co­rea­na. En Ma­drid en­con­tra­mos, cer­ca de la es­ta­ción de Ato­cha, un res­tau­ran­te que permite sa­bo­rear una au­tén­ti­ca bar­ba­coa co­rea­na, gra­cias a la plan­cha in­clui­da en el cen­tro de la me­sa. Se tra­ta del Han Gang (Ato­cha, 54), y aquí es re­co­men­da­ble pe­dir la ter­ne­ra, que tie­ne un sa­bor muy es­pe­cial y se com­ple­men­ta con es­pe­cias pi­can­tes. Tam­po­co po­de­mos des­cui­dar­nos un kim­chi que desafía a los pa­la­da­res afi­cio­na­dos al pi­can­te y los con­vier­te en pro­fe­sio­na­les.

PE­RÚ

La gas­tro­no­mía pe­rua­na es si­nó­ni­mo de so­fis­ti­ca­ción en es­ta ciu­dad, pe­ro, en oca­sio­nes, los precios son prohi­bi­ti­vos. En­con­trar Chincha

Internacio­nal (Me­lén­dez Val­dés, 7) fue, por lo tan­to, un gran des­cu­bri­mien­to, ya que permite dis­fru­tar de un buen ce­vi­che (y ge­ne­ro­so, lo que no es fre­cuen­te), ya sea mix­to (de pes­ca­do y ma­ris­co) o de cor­vi­na. El ají de ga­lli­na es un se­gun­do per­fec­to, más suave tras la in­ten­si­dad del ce­vi­che. Y, có­mo no, es im­pres­cin­di­ble sa­bo­rear las cer­ve­zas pe­rua­nas de im­por­ta­ción o un buen pis­co sour de la ca­sa.

MARRUECOS

En es­te rin­cón de la ca­lle Pia­mon­te, 12, en­tre Chue­ca y Re­co­le­tos, es po­si­ble trans­por­tar­se al de­sier­to sin pa­sar ni una piz­ca de sed. En el res­tau­ran­te Ara­bia se re­crea un au­ra ro­mán­ti­ca (se ce­na en una es­pe­cie de jai­ma), don­de es po­si­ble dis­fru­tar de la me­jor gas­tro­no­mía ára­be (des­ta­ca­mos el cus­cús de po­llo y el fa­la­fel )y sen­tir que la ex­pe­rien­cia no es tan so­lo gas­tro­nó­mi­ca, sino también cultural. Ade­más, si sois aman­tes del hum­mus y lo te­néis que pro­bar sí o sí allí don­de va­yáis, es­te lu­gar no os de­cep­cio­na­rá.

JA­PÓN

Na­ni­wa Ra­men Sus­hi (Andrés Mellado, 18) es una de las se­des imprescind­ibles en la ciu­dad para los aman­tes del ra­men. Una ser­vi­do­ra pre­fie­re la va­rie­dad con ter­ne­ra pi­can­te, pe­ro la car­ta permite ele­gir los in­gre­dien­tes que más os gus­ten. Si bien el rey de la car­ta de es­te es­ta­ble­ci­mien­to es el ra­men, también hay otros com­ple­men­tos, co­mo uni­da­des pe­que­ñas para com­par­tir de

ni­gui­ris o sas­hi­mi, co­mo el de pez man­te­qui­lla, to­da una de­li­cia. Para be­ber, la cer­ve­za Asahi, con bas­tan­te cuer­po, es ideal. Quie­nes echen de me­nos el dulce, pue­den pe­dir do­ra­ya­ki, también co­no­ci­do co­mo el dulce de Do­rae­mon.

MÉ­XI­CO

La To­ma­ta (Al­bur­quer­que, 13) se ubi­ca en la es­qui­na de la ca­lle Al­bur­quer­que con Car­de­nal Cis­ne­ros, una bu­lli­cio­sa ave­ni­da de lo­ca­les don­de se pue­den de­gus­tar gas­tro­no­mías de to­das par­tes. Aquí se en­cuen­tra, con se­gu­ri­dad, uno de los me­jo­res me­xi­ca­nos de Ma­drid: sus na­chos con gua­ca­mo­le no pue­den ser más sa­bro­sos. También son muy bue­nos los ta­cos al pas­tor de ibé­ri­co y sal­sa La To­ma­ta de tres chi­les, una ex­plo­sión de sa­bor. Es­te hot spot también merece un al­to para ha­cer un

af­ter­work, ya que sus cóc­te­les, es­pe­cial­men­te los mar­ga­ri­tas, son es­pec­ta­cu­la­res. Eso sí, se de­be ha­cer re­ser­va, sino es im­po­si­ble en­con­trar me­sa.

VAN­GUAR­DIA MA­DRI­LE­ÑA

Ba­jo la pre­mi­sa “cocina a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra”, el res­tau­ran­te 80º (Ma­nue­la Ma­la­sa­ña, 10) con­ser­va muy bien las pro­pie­da­des y el sa­bor de los ali­men­tos. La pro­pues­ta del lo­cal, que tie­ne una de sus se­des en Ma­la­sa­ña, es pre­sen­tar­nos pla­tos de siem­pre rein­ven­ta­dos en pe­que­ño for­ma­to. Co­mo, por ejem­plo, las bra­vas “a su

ma­ne­ra” (irre­sis­ti­bles) o el sal­mo­re­jo con he­la­do de par­me­sano. También des­ta­ca “la piz­za más fi­na del mun­do” o el “dis­tin­to de ve­rano”, un tin­to de ve­rano muy so­fis­ti­ca­do con es­pu­ma de li­món. El me­nú de me­dio­día es una apues­ta ga­na­do­ra, ya que permite sa­bo­rear las propuestas de la car­ta a un pre­cio ase­qui­ble (me­nos de quin­ce eu­ros).

LO­CAL

La his­to­ria del res­tau­ran­te Ca­sa

Pau­lino (Alon­so Cano, 34) se re­mon­ta a los años 50, cuan­do los padres de Pau­lino fun­da­ron una ca­sa de co­mi­das. Hoy es un re­fe­ren­te de cocina tra­di­cio­nal ela­bo­ra­da, que hu­ye de las fri­tu­ras y los pla­tos pe­sa­dos pro­pios de Cas­ti­lla para ofre­cer­nos re­ce­tas

ela­bo­ra­das y fres­cas. Te­ne­mos dos se­des: la Ca­sa Pau­lino de Alon­so Cano, don­de so­le­mos ver a Pau­lino en ac­ción, y el res­tau­ran­te Pau­lino de Que­ve­do (Jor­dán, 7), más am­plio y apto para ce­le­bra­cio­nes. Es com­pli­ca­do ele­gir en­tre car­ne y pes­ca­do en la car­ta, pe­ro, sin du­da, la mer­lu­za ha­rá ver con otros ojos es­te man­jar has­ta a los car­ní­vo­ros más con­ven­ci­dos.

¿Y DE POS­TRE?

Ma­drid cuen­ta con nu­me­ro­sas he­la­de­rías es­pec­ta­cu­la­res, pro­ba­ble­men­te por­que los ve­ra­nos son bas­tan­te du­ros aquí. En­tre to­das ellas des­ta­ca La Ro­ma­na (San Ber­nar­do, 96), una he­la­de­ría ita­lia­na gour­met que ofre­ce mu­cho más que helados: sus tar­tas he­la­das, sus pa­net­to­nes y sus pan­do­ros son im­ba­ti­bles cuan­do te­ne­mos que ce­le­brar un cum­plea­ños o cual­quier otra oca­sión es­pe­cial. En­tre las es­pe­cia­li­da­des del lo­cal, también en­con­tra­mos múl­ti­ples

va­rie­da­des de cho­co­la­te que, se­gu­ra­men­te, nos ha­rán pe­car. Y el ba­ti­do de plá­tano, sin du­da, es el más re­fres­can­te.

LA EX­PE­RIEN­CIA N O ES TAN SO­LO GAS­TRO­NÓ­MI­CA, SIN O TAMBIÉN

CULTURAL

 ??  ?? La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca de la ca­pi­tal ma­dri­le­ña nos pe­mi­te via­jar por to­do el mun­do sin salir de la ciu­dad.Tex­to: Mar Ar­men­gol
La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca de la ca­pi­tal ma­dri­le­ña nos pe­mi­te via­jar por to­do el mun­do sin salir de la ciu­dad.Tex­to: Mar Ar­men­gol
 ??  ?? Des­de el Me­di­te­rrá­neo has­ta los paí­ses asiá­ti­cos, hay un res­tau­ran­te en Ma­drid que se adap­ta a ca­da oca­sión.
Des­de el Me­di­te­rrá­neo has­ta los paí­ses asiá­ti­cos, hay un res­tau­ran­te en Ma­drid que se adap­ta a ca­da oca­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain