La Vanguardia

Ten­nes­see, me­ca mu­si­cal

- MÁS IN­FOR­MA­CIÓN www.tn.gov/tou­rism.html

Nash­vi­lle y Memphis son los nom­bres de­fi­ni­ti­vos que con­vier­ten el es­ta­do nor­te­ame­ri­cano de Ten­nes­see en un par­ti­cu­lar des­tino al sur del país, don­de el vi­si­tan­te no al­can­za a di­fe­ren­ciar en­tre tie­rra y cie­lo gra­cias al en­ga­ño de la nie­bla de las Great Smoky Moun­tains.

Por el río Mi­si­si­pi, a tra­vés de Memphis, flu­yen en ve­na los rit­mos del blues ,el rock y también el soul co­mo si ani­ma­ran la ban­da so­no­ra de Es­ta­dos Uni­dos, y es­ta es­tu­vie­ra ame­ni­za­da con un va­so de whisky on the rocks en­ve­je­ci­do en ba­rri­ca de ro­ble ame­ri­cano.

Es­ta lí­nea rec­ta in­te­gra­da por las prin­ci­pa­les ciu­da­des del es­ta­do,

Memphis, Nash­vi­lle y Knox­vi­lle, se des­ve­la co­mo una me­ca de la mú­si­ca para ver­da­de­ros fa­ná­ti­cos en la que, ade­más, es­te año se con­me­mo­ra el 50 aniver­sa­rio del ase­si­na­to en Memphis del so­ña­dor ac­ti­vis­ta Mar­tin Lut­her King con nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des.

CA­PI­TAL DEL 'COUNTRY'

En es­ta te­si­tu­ra, en­to­nar el to­pó­ni­mo de Nash­vi­lle es lo mis­mo que ape­lar a la mú­si­ca en ma­yús­cu­las. Sus ca­lles vi­bran ba­jo las no­tas del pen­ta­gra­ma los 365 días al año en un am­bien­te sal­pi­ca­do de crea­ti­vi­dad, ga­le­rías de ar­te y gas­tro­no­mía. Nash­vi­lle es la ca­pi­tal del country nor­te­ame­ri­cano. Sus co­no­ci­dos ba­res mu­si­ca­les que rinden ho­me­na­je a es­te gé­ne­ro, los honky

tonks, lle­nan las ca­lles de me­lo­días yan­quis jun­to a nu­me­ro­sos se­llos dis­co­grá­fi­cos que ca­ta­pul­ta­ron a la fa­ma a can­tan­tes de la ta­lla de

El­vis Pres­ley y Geor­ge Jo­nes. De he­cho, Nash­vi­lle ofre­ce una re­lec­tu­ra de su pa­sa­do en el Mu­seo

del Country y en el ala­ba­do tem­plo de la mú­si­ca country Grand

Ole Opry, que aco­ge pre­sen­ta­cio­nes en vi­vo a dia­rio.

De es­ta ma­ne­ra, Nash­vi­lle es al

country lo que Memphis es al blues, el soul y el rock 'n' roll. La em­ble­má­ti­ca Bea­le Street, jun­to al Mi­si­si­pi, se reivin­di­ca co­mo cu­na en la que na­cie­ron los ma­yo­res ada­li­des del gé­ne­ro, co­mo el pa­dre del

blues, W. C. Handy, y el pio­ne­ro del rock, Jerry Lee Le­wis. Pe­ro el tu­ris­ta no ha visto Memphis has­ta que no al­can­za el bu­le­var El­vis

Pres­ley y se aden­tra en Gra­ce­land, la re­si­den­cia del mí­ti­co can­tan­te, que con­gre­ga a mi­les de vi­si­tan­tes ca­da año.

MÁS ALLÁ DE LAS ME­LO­DÍAS

Ame­ni­za­da con to­da es­ta mú­si­ca, la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca de la ciu­dad se ha so­fis­ti­ca­do con to­ques con­tem­po­rá­neos y una nue­va mi­ra­da

más gour­met sobre la tra­di­cio­nal res­tau­ra­ción su­re­ña. La ar­qui­tec­tu­ra es otro in­gre­dien­te de Nash­vi­lle, ciu­dad que cus­to­dia una re­crea­ción del Par­te­nón de Ate­nas, el Part­he­non, una re­pro­duc­cón del tem­plo grie­go pro­yec­ta­da por el cen­te­na­rio de la ciu­dad en 1897, que al­ber­ga un mu­seo con obra nor­te­ame­ri­ca­na rea­li­za­da en los si­glos XIX y XX.

Por su par­te, la ciu­dad de Memphis también es si­nó­ni­mo de

de­re­chos ci­vi­les ra­cia­les. Es­ta mo­der­na ur­be aco­ge el Na­tio­nal Ci­vil Rights Mu­seum, don­de Mar­tin Lut­her King pa­só sus úl­ti­mas horas de vida. Aquí hay más de dos­cien­tas cin­cuen­ta pie­zas que re­fle­xio­nan sobre el du­ro ca­mino ha­cia la igua­lad ra­cial en Nor­tea­mé­ri­ca.

También merece la pe­na, en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal del es­ta­do y a una ho­ra y me­dia de Nash­vi­lle, el Fort Do­nel­son Na­tio­nal Battle­field, que pro­po­ne un re­cuer­do sobre la Gue­rra Ci­vil ame­ri­ca­na y los te­rre­nos don­de se dis­pu­tó una de las ba­ta­llas cla­ve de la con­tien­da. Otra pro­pues­ta in­tere­san­te es la que plan­tea, dos horas al sur de Nash­vi­lle, el Ten­nes­see Va­lley Rail­road Mu­seum, con un via­je en tren a tra­vés de puen­tes, tú­ne­les y ríos pre­vios al es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil.

EN LAS AFUE­RAS

En el ex­tre­mo orien­tal de es­te es­ta­do, Knox­vi­lle reivin­di­ca su pa­pel co­mo pun­to de aco­gi­da de las di­fe­ren­tes fac­cio­nes de la Gue­rra Ci­vil, pe­ro su gran apues­ta ac­tual es una vida cultural aus­pi­cia­da por tea­tros, mu­seos y un zoo­ló­gi­co.

Y, aun­que pue­da ser pa­ra­dó­ji­co, una de las ba­zas más fuertes de Ten­nes­see no es la ci­vi­li­za­ción hu­ma­na, sino sus ac­ci­den­tes na­tu­ra­les: las

Great Smoky Moun­tains de­jan en­tre­ver su belleza tras va­lles ver­des atra­ve­sa­dos por sen­de­ros que in­vi­tan al re­lax. Sus diez mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al año ava­lan la belleza del lu­gar, pe­se a su cons­tan­te cu­bier­ta de ne­bli­na gris. Co­mo en otros par­ques na­cio­na­les de Es­ta­dos Uni­dos, es po­si­ble avis­tar ani­ma­les tí­pi­cos del con­ti­nen­te, co­mo ve­na­dos, al­ces y osos ne­gros, ade­más de nu­me­ro­sas es­pe­cies de flo­res sil­ves­tres que ador­nan in­fi­ni­dad de ca­mi­nos que se aden­tran en cas­ca­das y bos­ques cul­mi­na­dos por la­gos.

NASH­VI­LLE, MEMPH IS Y LAS GREAT SMOKY MOUN­TAINS RETAN AL VI­SI­TAN­TE A UN VIA­JE CON BAN­DA SON ORA A BA­SE D E 'COUNTRY' Y 'ROCK'

 ?? Tex­to: Na­ta­lia Cos­ta ?? La ciu­dad su­re­ña es­tá re­ple­ta de ba­res y mu­seos de­di­ca­dos a la mú­si­ca country.
Tex­to: Na­ta­lia Cos­ta La ciu­dad su­re­ña es­tá re­ple­ta de ba­res y mu­seos de­di­ca­dos a la mú­si­ca country.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain