El Jar­dín del Ba­rran­co

La Vanguardia - - POLÍTICA - En­ric Ju­lia­na

To­da Es­pa­ña se ha en­te­ra­do de que en los jar­di­nes del pa­la­cio de la Mon­cloa hay una fuen­te que ins­pi­ró ver­sos de amor al poe­ta

An­to­nio Ma­cha­do. El gran pú­bli­co ha te­ni­do no­ti­cia de que el poe­ta Ma­cha­do tu­vo un amor pla­tó­ni­co en Ma­drid. Ocu­rrió po­co an­tes de la lle­ga­da de la Re­pú­bli­ca. Ella se lla­ma­ba Pi­lar Val­de­rra­ma y es­ta­ba ca­sa­da. Hi­ja de la bur­gue­sía ma­dri­le­ña, era una mu­jer cul­ta, acos­tum­bra­da al tra­to con los ar­tis­tas. Co­no­ció al poe­ta en Se­go­via, ciu­dad a la que Pi­lar se ha­bía re­ti­ra­do unos me­ses tras te­ner co­no­ci­mien­to que su ma­ri­do le ha­bía si­do in­fiel. Ma­cha­do que­dó pren­da­do y ella le re­cor­dó que se­guía sien­do una mu­jer ca­sa­da. En aque­lla épo­ca, los con­tra­tos eran in­de­fi­ni­dos. Un amor pla­tó­ni­co. Ma­cha­do em­pe­zó a es­cri­bir poe­mas de­di­ca­dos a una idea­li­za­da Guio­mar. (Guio­mar era el nom­bre de la es­po­sa del poe­ta me­die­val Jor­ge

Man­ri­que). Se veían, ha­bla­ban y se es­cri­bían car­tas, has­ta que el ma­ri­do de ella de­ci­dió que la fa­mi­lia se tras­la­da­se a la lo­ca­li­dad por­tu­gue­sa de Es­to­ril. Dé­ca­das más tar­de, acon­se­ja­da por la es­cri­to­ra Con­cha Es­pi­na, Pi­lar Val­de­rra­ma de­ci­dió ha­cer pú­bli­ca su re­la­ción con Ma­cha­do con un li­bro de me­mo­rias ti­tu­la­do, Sí, soy Guio­mar, que se pu­bli­ca­ría en 1981, dos años des­pués de su muer­te. Es­ta es la his­to­ria de la ro­mán­ti­ca fuen­te del pa­la­cio gu­ber­na­men­tal, marco in­com­pa­ra­ble –co­mo de­cían los do­cu­men­ta­les de an­ta­ño– de la muy co­men­ta­da reunión en­tre Pe­dro

Sán­chez y Joa­quim To­rra.

La Fuen­te del Des­hie­lo. En­tre el en­tu­sias­mo de quie­nes en Ma­drid ya creen es­tar an­te el eclip­se de­fi­ni­ti­vo del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, y la hos­ti­li­dad de quie­nes en Bar­ce­lo­na te­men que ese eclip­se se lle­gue a pro­du­cir, es­tá flo­re­cien­do una li­te­ra­tu­ra un po­co naíf so­bre el diá­lo­go.

Em­pie­zan a sur­gir diag­nós­ti­cos apre­su­ra­dos so­bre un pre­sun­to fi­nal del pro­cés. Ma­drid es muy pen­du­lar. Al­gu­nos ob­ser­va­do­res pue­den pa­sar del des­pre­cio a la ad­mi­ra­ción a la ve­lo­ci­dad del ra­yo. Ha­ce dos me­ses, Pe­dro Sán­chez era in­jus­ta­men­te me­nos­pre­cia­do an­te el irre­sis­ti­ble as­cen­so de Al­bert Rivera, que ya se veía pre­si­den­te del Go­bierno. Las tor­nas han cam­bia­do y aho­ra Sán­chez po­dría lle­gar a ser re­tra­ta­do co­mo el gran es­tra­te­ga de la fuen­te de Guio­mar por la bri­llan­te pues­ta en es­ce­na del lu­nes. Un es­plén­di­do tra­ba­jo de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca que con­tras­ta con la pe­re­za del an­te­rior equi­po gu­ber­na­men­tal en ese cam­po.

Na­da es só­li­do hoy en Es­pa­ña. Na­da es­tá re­suel­to. Na­da se ha aca­ba­do en Ca­ta­lun­ya. El ca­len­da­rio po­lí­ti­co y ju­di­cial de las pró­xi­mas se­ma­nas y me­ses va a di­fi­cul­tar enor­me­men­te la dis­ten­sión. El sen­de­ro es muy es­tre­cho y los ad­ver­sa­rios del en­ten­di­mien­to son nu­me­ro­sos, así en Ma­drid co­mo en Bar­ce­lo­na. Ape­nas hay tiem­po.

Fal­ta me­nos de un año pa­ra la ce­le­bra­ción de unas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas ex­tre­ma­da­men­te com­pe­ti­das que van a so­me­ter a to­dos los par­ti­dos –los vie­jos, los nue­vos y los que aso­man la ca­be­za– a una ex­te­nuan­te prue­ba.

Es pro­ba­ble que ha­ya elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas en An­da­lu­cía en oto­ño, con la con­si­guien­te aler­ta pa­ra el dis­cur­so pú­bli­co del Go­bierno, pues­to que Sán­chez ne­ce­si­ta un buen re­sul­ta­do del PSOE an­da­luz, por muy ma­las que sean sus re­la­cio­nes con Su­sa­na Díaz.

La po­lí­ti­ca de des­hie­lo pro­vo­ca­rá res­que­mo­res un tan­to ines­pe­ra­dos, co­mo el de Xi­mo Puig y

Mó­ni­ca Ol­tra, que ayer ad­ver­tían que los ges­tos del Go­bierno con Ca­ta­lun­ya pue­den aca­bar per­ju­di­can­do a los va­len­cia­nos. In­quie­tan­te se­ñal de in­se­gu­ri­dad de dos lí­de­res po­lí­ti­cos que has­ta aho­ra ha­bían en­fo­ca­do la cues­tión de Ca­ta­lun­ya con lu­ces lar­gas. La in­me­dia­ta de­ci­sión de Sán­chez de con­ge­lar las ne­go­cia­cio­nes so­bre el nue­vo mo­de­lo de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, por mie­do a me­ter­se den­tro de un pe­li­gro­so avis­pe­ro do­ce me­ses an­tes de un pro­ce­so elec­to­ral, ha de­ja­do des­co­lo­ca­do al au­to­no­mis­mo va­len­ciano de cen­troiz­quier­da, que lo fia­ba to­do a la re­cla­ma­ción eco­nó­mi­ca an­te el Go­bierno Ra­joy. A Xi­mo Puig, cu­yas re­la­cio­nes con Sán­chez nun­ca han si­do bue­nas, le aca­ba de ex­plo­tar en las ma­nos la Dipu­tación de Va­len­cia. Mó­ni­ca Ol­tra, voz can­tan­te de la coa­li­ción Com­pro­mís, que in­tu­yó Po­de­mos an­tes de que na­cie­ra Po­de­mos, sien­te una cre­cien­te atrac­ción por el re­gio­na­lis­mo, una vez en­fria­da su bue­na sin­to­nía ini­cial con Pa­blo Iglesias. El ner­vio­sis­mo va­len­ciano es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo. Hay que pres­tar mu­cha aten­ción a la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, pie­za cla­ve de cual­quier cam­bio sus­tan­ti­vo en el ma­pa po­lí­ti­co de Es­pa­ña.

El ca­mino es muy es­tre­cho y la cues­tión de Ca­ta­lun­ya no tie­ne so­lu­ción má­gi­ca. Só­lo des­de una ra­di­cal acep­ta­ción de que no tie­ne so­lu­ción, al­gu­na co­sa pue­de em­pe­zar arre­glar­se. Só­lo des­de la os­cu­ri­dad pue­de en­cen­der­se la luz. Los ad­ver­sa­rios de la dis­ten­sión no se van a es­tar quie­tos, ni en Ma­drid, ni en Bar­ce­lo­na, pe­ro hay una ma­yo­ría so­cial a fa­vor del diá­lo­go. Ese es el da­to cla­ve. Hay ma­yo­ría so­cial en fa­vor de la dis­ten­sión.

El Go­bierno tie­ne pri­sa. Sán­chez no dis­po­ne de to­do el tiem­po del mun­do y sa­be que el oto­ño se­rá muy com­pli­ca­do. Tie­ne que in­ten­tar apro­bar los pre­su­pues­tos del 2019 con el vo­to de Po­de­mos y la anuen­cia de Bru­se­las. Mi­sión ca­si im­po­si­ble. En­tre oc­tu­bre y no­viem­bre pue­de co­men­zar el jui­cio a los di­ri­gen­tes so­be­ra­nis­tas procesados que se ha­llan en Es­pa­ña, en pri­sión o en li­ber­tad pro­vi­sio­nal. La nue­va fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do po­dría in­ten­tar ma­ti­zar el en­fo­que de la acu­sa­ción pú­bli­ca, pe­ro tam­bién po­dría en­con­trar­se con una se­ve­ra re­sis­ten­cia de los fis­ca­les en­car­ga­dos del ca­so. La au­to­no­mía de los apa­ra­tos del Es­ta­do se acen­túa siem­pre en mo­men­tos de in­cier­ta mu­ta­ción po­lí­ti­ca.

El nue­vo Go­bierno tie­ne pri­sa,

El Go­bierno tie­ne pri­sa pa­ra fi­jar el men­sa­je de que Es­pa­ña pue­de ser go­ber­na­da de otra ma­ne­ra

Pa­blo Ca­sa­do pi­de la ile­ga­li­za­ción de los in­de­pen­den­tis­tas pa­ra ga­nar la ba­ta­lla a Sáenz de San­ta­ma­ría en el PP

por­que dis­po­ne de muy po­co tiem­po pa­ra ci­men­tar un nue­vo en­fo­que de la cues­tión de Ca­ta­lun­ya, que re­lan­ce al PSOE co­mo par­ti­do me­dia­dor.

Par­ti­do me­dia­dor, par­ti­do de las mu­je­res, par­ti­do de la li­ber­tad de cos­tum­bres, par­ti­do eu­ro­peís­ta, par­ti­do co­mu­ni­ca­dor... La es­tra­te­gia es­tá cla­ra y el spot de la fuen­te de Guio­mar, con Joa­quim To­rras, sin­ce­ra­men­te sa­tis­fe­cho por el buen re­ci­bi­mien­to, iba más allá de Ca­ta­lun­ya. Sán­chez ha co­mu­ni­ca­do a to­do el país que Es­pa­ña se pue­de go­ber­nar de otra ma­ne­ra, mien­tras la jo­ven pro­me­sa del Par­ti­do Po­pu­lar, Pa­blo

Ca­sa­do, pi­de la ile­ga­li­za­ción de los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas

Es ro­mán­ti­ca la fuen­te de Guio­mar. En el si­glo pa­sa­do, cuan­do Ma­cha­do y la se­ño­ra Val­de­rra­ma se ci­ta­ban en aquel pa­ra­je de la Mon­cloa, el lu­gar era co­no­ci­do co­mo el Jar­dín del Ba­rran­co.

FER­NAN­DO CAL­VO / EFE

Pe­dro Sán­chez mues­tra la fuen­te de Guio­mar al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Joa­quim To­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.