Ve­ci­nos y eco­lo­gis­tas ta­chan de “ile­gal” la ur­ba­ni­za­ción de Ai­gua­fre­da

La pla­ta­for­ma, que no des­car­ta ir a los tri­bu­na­les, pi­de al Ayun­ta­mien­to que des­cla­si­fi­que el sue­lo ur­ba­ni­za­ble

La Vanguardia - - VIVIR - SÍLVIA OLLER

Fren­te co­mún de ve­ci­nos de Be­gur y en­ti­da­des eco­lo­gis­tas pa­ra im­pe­dir la cons­truc­ción de nuevos cha­lets en la ca­la Ai­gua­fre­da, ac­tual­men­te edi­fi­ca­da en un 20% de su su­per­fi­cie. La pla­ta­for­ma que los aglu­ti­na, Sal­vem la Ca­la d’Ai­gua­fre­da, ca­li­fi­ca de “ile­gal” el plan de reur­ba­ni­za­ción del Ayun­ta­mien­to que abri­ría la puer­ta a la cons­truc­ción en 70 hec­tá­reas de 264 nue­vas vi­vien­das, se­gún los eco­lo­gis­tas, (180 só­lo se­gún el Con­sis­to­rio) en es­ta ur­ba­ni­za­ción de la Cos­ta Bra­va, pro­yec­ta­da en 1975 y desa­rro­lla­da prin­ci­pal­men­te en la dé­ca­da de los 90. El abo­ga­do de la pla­ta­for­ma, Eduard de Ribot, se­ña­ló ayer una quin­ce­na de irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das por el Con­sis­to­rio a quien pi­dió que “des­cla­si­fi­que” los te­rre­nos ob­je­to de nue­vas edi­fi­ca­cio­nes, ya que de no ha­cer­lo in­cu­rri­ría en “un nue­vo aten­ta­do pai­sa­jís­ti­co en la Cos­ta Bra­va”.

La en­ti­dad pre­sen­tó ale­ga­cio­nes a la mo­di­fi­ca­ción del Plan de Or­de­na­ción Ur­ba­nís­ti­ca Mu­ni­ci­pal (POUM) que pre­vé com­ple­tar los ser­vi­cios bá­sicos (luz, agua, al­can­ta­ri­lla­do, pa­vi­men­ta­ción...), pa­so pre­vio a la fu­tu­ra cons­truc­ción de vi­vien­das. Iban acom­pa­ña­das de un mi­llar de fir­mas de opo­si­ción al pro­yec­to, que es­tá in­ves­ti­gan­do el Sín­dic de Greu­ges .

De Ribot ase­gu­ró que el Ayun­ta­mien­to no ha rea­li­za­do nin­gún es­tu­dio de im­pac­to am­bien­tal, de in­te­gra­ción pai­sa­jís­ti­ca y de mo­vi­li­dad en un ám­bi­to, que de apro­bar­se la mo­di­fi­ca­ción del POUM, po­dría su­po­ner una po­bla­ción ex­tra de cer­ca de mil ha­bi­tan­tes. La ve­ci­na y miem­bro de Eco­lo­gis­tes en Ac­ció Ly­dia Cha­pa­rro des­ta­có los “gra­ves pro­ble­mas” de mo­vi­li­dad que exis­ten en ve­rano en la zo­na. El al­cal­de, Joan Lou­rei­ro, ase­gu­ró ha­ce unos días que no tie­ne obli­ga­ción de rea­li­zar un es­tu­dio de im­pac­to am­bien­tal, aun­que anun­ció que lo en­car­ga­rá pa­ra de­ter­mi­nar si los ser­vi­cios pro­yec­ta­dos se­rán su­fi­cien­tes pa­ra aguan­tar la pre­sión de nuevos cha­lets en al zo­na.

El abo­ga­do de la pla­ta­for­ma ase­gu­ra que el plan mu­ni­ci­pal es ile­gal por­que in­frin­ge el de­ber de cla­si­fi­car co­mo sue­lo no ur­ba­ni­za­ble los te­rre­nos que son bos­ques y ma­sas fo­res­ta­les y por­que per­mi­te edi­fi­car en zo­nas con pen­dien­tes su­pe­rio­res al 20%, al­go, ase­gu­ra, prohi­bi­do por la ley de Ur­ba­nis­mo. Tam­bién sos­tie­ne que la po­si­ble cons­truc­ción de 264 nue­vas vi­vien­das, tres ho­te­les y 145.000 me­tros cua­dra­dos de techo en Ai­gua­fre­da vul­ne­ra “el prin­ci­pio de desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co sos­te­ni­ble” y ge­ne­ra­ría un gran im­pac­to am­bien­tal, pai­sa­jís­ti­co y vi­sual.

Ade­más afir­ma que el plan no res­pe­ta los co­nec­to­res na­tu­ra­les e in­clu­ye co­mo sue­lo ur­bano la rie­ra de Ai­gua­fre­da y to­rren­tes pró­xi­mos, ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos que jun­to con la zo­nas de bos­que y con pen­dien­tes su­pe­rio­res al 20% de­ben ex­cluir­se del plan, se­gún Ribot.

Por esas ra­zo­nes, la Pla­ta­for­ma Sal­vem la Ca­la d’Ai­gua­fre­da re­cla­ma al Ayun­ta­mien­to que dé mar­cha atrás y des­cla­si­fi­que to­do el ám­bi­to. El al­cal­de siem­pre ha man­te­ni­do, que de ha­cer­lo, de­be­ría pa­gar con in­dem­ni­za­cio­nes mi­llo­na­rias a los due­ños de los te­rre­nos. Sin em­bar­go, de Ribot po­ne en du­da de que se de­ba in­dem­ni­zar a unos pro­mo­to­res que en 45 años no han ur­ba­ni­za­do el sec­tor ni han ex­ten­di­do los ser­vi­cios bá­sicos (alum­bra­do, pavimento, sa­nea­mien­to), ac­tua­ción que quie­re im­pul­sar aho­ra el Ayun­ta­mien­to. La en­ti­dad cuen­ta con el res­pal­do de va­rias en­ti­da­des eco­lo­gis­tas co­mo los Na­tu­ra­lis­tes de Gi­ro­na. Su por­ta­voz, Ser­gi Nuss, di­ce que el plan que afec­ta­ría la ca­la “es ob­so­le­to” y un ejem­plo de que una vez su­pe­ra­da la cri­sis “el la­dri­llo vuel­ve a ser el pro­ta­go­nis­ta”.

Des­de la Pla­ta­for­ma Sal­vem la Ca­la d’Ai­gua­fre­da han ini­cia­do una cam­pa­ña de me­ce­naz­go pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra los gas­tos del pro­ce­so, que no des­car­tan que pue­da lle­gar a los tri­bu­na­les.

El Ayun­ta­mien­to no quie­re des­cla­si­fi­car el te­rreno por­que ase­gu­ra que no po­dría afron­tar las in­dem­ni­za­cio­nes

XA­VIER PI / ACN

Una mano se­ña­la so­bre un ma­pa la par­te de la ca­la Ai­gua­fre­da afec­ta­da por el plan ur­ba­nís­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.