Nue­vo es­ti­lo po­pu­lis­ta

La Vanguardia - - OPINIÓN - PUN­TO DE VIS­TA Mi­quel Ro­ca Jun­yent

Trump, real­men­te, es un fe­nó­meno. En po­co tiem­po ha con­se­gui­do te­ner a tan­ta gen­te en con­tra que se ha­ce di­fí­cil ave­ri­guar quié­nes son los que es­tán a fa­vor. Y, de he­cho, de­be ha­ber; pe­ro, aho­ra, su pre­si­den­te ya las di­ce tan gor­das que sus fans se es­con­den o ca­llan. Que no quie­re de­cir que es­tén en con­tra. ¡Qué desas­tre! ¡Se dis­tan­cia de Eu­ro­pa, se pe­lea con Chi­na, se abra­za con Pu­tin un día y lo acu­sa al día si­guien­te, et­cé­te­ra! ¡Real­men­te, sor­pren­den­te! ¡El lí­der del mun­do oc­ci­den­tal no lo quie­re ser! O, en to­do ca­so, no sa­be qué quie­re de­cir ejer­cer es­ta fun­ción.

Los lí­de­res po­pu­lis­tas tie­nen unos có­di­gos de con­duc­ta muy di­fe­ren­tes de los que has­ta aho­ra se res­pe­ta­ban en el mun­do po­lí­ti­co. El po­pu­lis­mo, por de­fi­ni­ción, es de­ma­go­go. Si Trump se ha equi­vo­ca­do es por­que du­ran­te unos días no ha te­ni­do en cuen­ta los sen­ti­mien­tos más vis­ce­ra­les de sus vo­tan­tes. Pe­ro se recuperará pron­to; se­gui­rá yen­do con­tra va­lo­res muy fun­da­men­ta­les, pe­ro sa­brá to­car las fi­bras sen­si­bles de los elec­to­res más sim­ples car­gán­do­se to­do aque­llo que es­tos de­tes­tan. Es el mo­men­to del po­pu­lis­mo an­ti­par­ti­dos, an­ti­ins­ti­tu­cio­nes, an­ti­to­le­ran­cia.

El po­pu­lis­mo de Trump irri­ta al mun­do, no a sus vo­tan­tes. Aho­ra, por un mo­men­to, los ha des­con­cer­ta­do; pe­ro recuperará su es­ti­ma. Lo tie­ne fá­cil.

El mun­do apues­ta a fa­vor de los li­de­raz­gos po­pu­lis­tas. El mun­do, Amé­ri­ca, Eu­ro­pa, Ru­sia, Chi­na. En to­das par­tes se im­po­nen lí­de­res de dis­cur­sos sim­ples, pri­ma­rios, ego­cén­tri­cos. Ca­da vez te­ne­mos una so­cie­dad más com­ple­ja y una po­lí­ti­ca más sim­ple. Blan­co o ne­gro, to­do o na­da, bue­nos y ma­los; la ver­dad es­tá en po­se­sión ex­clu­si­va del lí­der, que se con­so­li­da más y más re­nun­cian­do a la com­pren­sión de la di­ver­si­dad pa­ra im­po­ner la uni­dad de su dog­ma. Nun­ca ha­bía­mos co­no­ci­do tan­ta vo­lun­tad to­ta­li­ta­ria, con­sen­ti­da y acep­ta­da con tan­ta fi­de­li­dad su­mi­sa.

Nos en­can­ta ha­blar de Trump, pe­ro re­nun­cia­mos a ver los Trumps más cer­ca­nos. Y te­ne­mos mu­chos. En Eu­ro­pa; muy cer­ca. Pri­me­ro se crea al ad­ver­sa­rio; des­pués se le con­vier­te en enemi­go; se­gui­da­men­te, hay que per­se­guir­lo y con­se­cuen­te­men­te de­fi­nir co­mo trai­do­res a los que no lo ha­cen. Fi­nal­men­te, se im­po­ne la uni­dad con la ex­cu­sa pa­trió­ti­ca co­mo tras­fon­do. Es­te es el pro­ce­so, y muy a me­nu­do, po­pu­lis­mos de signo con­tra­rio se en­fren­tan pa­ra ver quién ga­na la par­ti­da. Bien en­ten­di­do que la vic­to­ria se con­ci­be co­mo la de­rro­ta to­tal y sin misericord­ia del ad­ver­sa­rio.

Eu­ro­pa aho­ra ya vi­ve es­to. Mu­chos paí­ses lo es­tán pa­de­cien­do. Y Trump tie­ne la sen­sa­ción de que su es­ti­lo es­tá ha­cien­do me­lla. En EE.UU. ge­ne­ra des­con­cier­to, pe­ro mu­chos de los que se opo­nen se ins­ta­lan en las mis­mas prác­ti­cas que de­nun­cian. El po­pu­lis­mo es co­mo un ve­neno que pro­gre­sa len­ta­men­te pe­ro que siem­pre aca­ba ha­cien­do da­ño. Al lí­der po­pu­lis­ta no le preo­cu­pa; no le in­tere­san el país ni la so­cie­dad. Sólo le in­tere­san el po­der y su pro­pio li­de­raz­go. No mi­ra al fu­tu­ro; tie­ne bas­tan­te con mi­rar­se él mis­mo an­te el es­pe­jo. Pa­ra po­der­se sa­tis­fa­cer, ju­ga­rá con los sen­ti­mien­tos de la gen­te, se apro­ve­cha­rá de su can­di­dez, sa­tis­fa­rá sus más ba­jas pa­sio­nes. No quie­re el bie­nes­tar de la gen­te, sólo bus­ca sa­tis­fa­cer aque­llo que pue­da pre­sen­tar co­mo ven­gan­za.

Lo más pe­li­gro­so de Trump es que nos es­con­de la can­ti­dad de Trumps que nos ro­dean. Un nue­vo es­ti­lo se es­tá im­po­nien­do.

Pri­me­ro se crea al ad­ver­sa­rio; des­pués se le con­vier­te en enemi­go; hay que per­se­guir­lo y de­fi­nir co­mo trai­do­res a los que no lo ha­cen; fi­nal­men­te, se im­po­ne la uni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.