Un pi­lar de la cien­cia

JO­SEP CAS­TELLS GUAR­DIO­LA (1925-2018) Ca­te­drá­ti­co de Quí­mi­ca Or­gá­ni­ca

La Vanguardia - - TENDENCIAS - JO­SEP FONT CIERCO

Re­cuer­do que a fi­na­les de los años cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do en las cla­ses de Quí­mi­ca Or­gá­ni­ca el pro­fe­sor Jo­sep Pas­cual Vi­la nos de­cía que “se ha­bla de que exis­ten unos elec­tro­nes sig­ma y otros pi...”. Se re­fe­ría, sin de­ma­sia­da con­vic­ción, al cam­bio de pa­ra­dig­ma que se es­ta­ba pro­du­cien­do en la con­cep­ción de las ra­yi­tas que re­pre­sen­ta­ban las va­len­cias co­va­len­tes que unían los áto­mos de las mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas. En los os­cu­ros la­bo­ra­to­rios de la plan­ta ba­ja de la fa­cul­tad de Cien­cias de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na (UB), cuan­do só­lo ha­bía una es­truc­tu­ra de ca­te­drá­ti­co y be­del, el in­sig­ne pro­fe­sor Pas­cual (1895-1979) man­te­nía vin­cu­la­do al CSIC a un tri­den­te de in­ves­ti­ga­do­res (for­ma­dos to­dos ellos en uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras –co­mo él mis­mo se ha­bía for­ma­do mu­chos años an­tes en Ale­ma­nia– des­pués de ob­te­ner un doc­to­ra­do ba­jo su di­rec­ción). Los tres in­ves­ti­ga­do­res eran Manuel Ba­lles­ter Boix, Jo­sep Cas­tells Guar­dio­la y Fé­lix Se­rra­to­sa Pa­let. El pa­sa­do 30 de ju­lio fa­lle­ció, a los 93 años, el úl­ti­mo que que­da­ba del tri­den­te, el doctor Cas­tells. Es­te con­jun­to de cua­tro per­so­na­jes, que han enal­te­ci­do la cien­cia ca­ta­la­na y de re­bo­te la es­pa­ño­la, han si­do los pi­la­res de la lla­ma­da Es­cue­la de Quí­mi­ca Or­gá­ni­ca de Bar­ce­lo­na.

El doctor Cas­tells era de los tres el más de­ci­di­do a si­mul­ta­near la in­ves­ti­ga­ción con la do­cen­cia. Se­guía el le­ma que no se pue­de en­se­ñar bien si no se ha­ce in­ves­ti­ga­ción y a la vez no se pue­de ha­cer bue­na in­ves­ti­ga­ción si no tie­nes la opor­tu­ni­dad de en­se­ñar­la y trans­mi­tir­la. Y eso, creía, só­lo se pue­de ha­cer en la uni­ver­si­dad, ins­ti­tu­ción que él que­ría re­for­mar des­de den­tro. Li­cen­cia­do en Cien­cias Quí­mi­cas por la UB en 1945, de­fen­dió en el año 1950 una te­sis doc­to­ral di­ri­gi­da por el Dr. Pas­cual en la Uni­ver­si­dad de Ma­drid (úni­co lu­gar don­de se po­dían pre­sen­tar trabajos de te­sis) so­bre la asignación es­te­reo­quí­mi­ca de unos es­te­reoi­só­me­ros cis-trans cuan­do no exis­tían to­da­vía los me­dios es­pec­tros­có­pi­cos pa­ra ha­cer­lo. Pos­te­rior­men­te ob­tu­vo un tí­tu­lo de PhD en la Uni­ver­si­dad de Man­ches­ter con una in­ves­ti­ga­ción so­bre la quí­mi­ca de es­te­roi­des di­ri­gi­da por el pro­fe­sor E.R.H Jo­nes. De vuel­ta a Bar­ce­lo­na, in­gre­só en 1956 en el Ins­ti­tu­to Alon­so Bar­ba del CSIC rea­li­zan­do im­por­tan­tes in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los áci­dos fe­nil­pro­par­gi­li­den car­bo­xí­li­cos, los al­coho­les ter­pé­ni­cos mo­no­cí­cli­cos y otras in­ves­ti­ga­cio­nes re­la­cio­na­das con la quí­mi­ca del car­bono. Des­pués co­mo pro­fe­sor de in­ves­ti­ga­ción del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo fue pio­ne­ro, in­ter­na­cio­nal­men­te re­co­no­ci­do, en la apli­ca­ción de la quí­mi­ca en fa­se só­li­da, desa­rro­llan­do po­lí­me­ros fun­cio­na­li­za­dos con an­cla­jes di­ver­sos a par­tir de los cua­les se po­dían ha­cer sín­te­sis quí­mi­cas pre­ci­sas o ca­ta­li­za­do­res in­so­lu­bles.

Pe­ro del enor­me tra­ba­jo rea­li­za­do por el doctor Cas­tells des­ta­ca so­bre to­do su ta­rea do­cen­te. A tra­vés de un pe­ri­plo de con­cur­so­so­po­si­cio­nes, im­po­si­ble de re­fle­jar en es­tas cor­tas lí­neas, pu­do dar el sal­to del CSIC a pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio. Pri­me­ro (1969) co­mo pro­fe­sor agregado de la re­cién crea­da Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na (vía Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za), des­pués Ca­te­drá­ti­co de la UAB y fi­nal­men­te (1975) ca­te­drá­ti­co de Quí­mi­ca Or­gá­ni­ca en la UB. Aten­to y abier­to a to­das las in­no­va­cio­nes cien­tí­fi­cas que tu­vie­ron lu­gar a par­tir de 1950, dos te­mas so­bre­sa­len: a) la in­ter­pre­ta­ción con or­bi­ta­les mo­le­cu­la­res del en­la­ce co­va­len­te (bá­si­co de los com­pues­tos or­gá­ni­cos) con la de­ri­va­da de un co­no­ci­mien­to más pre­ci­so de los me­ca­nis­mos de las reacciones quí­mi­cas, de ahí los elec­tro­nes sig­ma y pi de los que nos ha­bla­ba el Dr. Pas­cual, y b) la de­ter­mi­na­ción es­truc­tu­ral de los com­pues­tos or­gá­ni­cos ha­cien­do uso de téc­ni­cas es­pec­tros­có­pi­cas: el in­fra­rro­jo (IR), la re­so­nan­cia nu­clear mag­né­ti­ca (RMN) de hi­dró­geno y de car­bono-13, la es­pec­tro­me­tría de ma­sas (EM) fue­ron téc­ni­cas pe­di­das a la ad­mi­nis­tra­ción has­ta la ex­te­nua­ción y ad­qui­ri­das fi­nal­men­te en­tre 1961 y 1965 –la EM bien en­tra­do el año 1969.

La hue­lla do­cen­te del Dr. Cas­tells ha que­da­do per­ma­nen­te­men­te li­ga­da a la in­tro­duc­ción de es­tas téc­ni­cas en Ca­ta­lun­ya (y en Es­pa­ña y Chi­le). Pe­ro fue­ron sus cla­ses de in­ter­pre­ta­ción de los es­pec­tros, acom­pa­ña­das siem­pre por unos apuntes ge­ne­ra­dos a gol­pe de ci­clos­til, las que re­vo­lu­cio­na­ron en nues­tro en­torno el aná­li­sis quí­mi­co or­gá­ni­co que has­ta en­ton­ces se ha­cía len­ta­men­te vía aná­li­sis por com­bus­tión, de­ter­mi­na­ción de la fór­mu­la em­pí­ri­ca y ge­ne­ra­ción de de­ri­va­dos cris­ta­li­nos. Por to­da su ta­rea fue ga­lar­do­na­do por la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya con la Me­da­lla Nar­cís Mon­tu­riol y con la Me­da­lla de Oro al Mé­ri­to Cien­tí­fi­co. Tam­bién fue pre­mio Sol­vay, miem­bro del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis Ca­ta­lans, y Aca­dé­mi­co de la Real Aca­de­mia de Cien­cias y Ar­tes de Bar­ce­lo­na.

No obs­tan­te Cas­tells es­tu­vo abier­to a to­das las in­no­va­cio­nes de la cien­cia y su ma­gis­te­rio di­vul­ga­ti­vo fue ex­cep­cio­nal: uso del hi­dró­geno co­mo vec­tor ener­gé­ti­co, nue­vos ma­te­ria­les or­gá­ni­cos co­mo el fu­le­reno y el gra­feno, con­cep­tos ter­mo­di­ná­mi­cos pues­tos al al­can­ce de los alum­nos de pri­me­ro, nu­cleo­sín­te­sis es­te­lar, cos­mo­go­nía evo­lu­ti­va es­pe­cial­men­te de la quí­mi­ca del car­bono co­mo ele­men­to cen­tral y sin­gu­lar de la ta­bla pe­rió­di­ca que bot­tom-up en­tron­ca ne­ce­sa­ria­men­te con la bio­lo­gía mo­le­cu­lar y por lo tan­to con la vi­da. Y allí por don­de pa­só siem­pre cui­dó de las bi­blio­te­cas y de su mo­der­ni­za­ción.

Co­mo nos de­cía su es­po­sa, Ma­ria Do­lors, fue un hom­bre sa­bio, pe­ro so­bre to­do un hom­bre bueno. Je­fe, des­can­sa en paz, to­dos tus alum­nos, que so­mos mu­chos, te re­cor­da­re­mos siem­pre.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.