Ca­si 40 de­te­ni­dos en una so­la no­che en la Bar­ce­lo­ne­ta

Guar­dia Ur­ba­na y Mos­sos ac­ti­van un ope­ra­ti­vo con­tra el in­ci­vis­mo y la in­se­gu­ri­dad

La Vanguardia - - PORTADA - SAN­TIA­GO TARÍN Bar­ce­lo­na

Una re­da­da po­li­cial el sá­ba­do por la no­che en el fren­te ma­rí­ti­mo de la ciu­dad de Bar­ce­lo­na se sal­dó con 38 de­te­ni­dos por hur­tos, ro­bos y de­li­tos con­tra la sa­lud pú­bli­ca. El ope­ra­ti­vo po­li­cial, se­gún el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, bus­ca­ba re­ba­jar la pre­sión en la zo­na don­de se con­cen­tran más ac­tos de in­ci­vis­mo e in­se­gu­ri­dad.

Des­em­bar­co po­li­cial en el fren­te ma­rí­ti­mo de Bar­ce­lo­na: los Mos­sos d’Es­qua­dra y la Guar­dia Ur­ba­na desa­rro­lla­ron un ope­ra­ti­vo du­ran­te la no­che del sá­ba­do al do­min­go y de­tu­vie­ron a 38 per­so­nas por ro­bos y trá­fi­co de dro­gas, ade­más de de­nun­ciar a otras diez por hur­tos. La re­da­da se cen­tró en la zo­na del Port Olím­pic, aun­que tam­bién se ex­ten­dió a los ac­ce­sos y las pla­yas.

Más allá de las ci­fras del dis­po­si­ti­vo, la ope­ra­ción tie­ne un cla­ro men­sa­je po­lí­ti­co: hay que po­ner freno a los des­ma­nes que se es­tán pro­du­cien­do en to­da la zo­na. Una es­pe­cie de ya es­tá bien y no po­de­mos se­guir así, se­gún ex­pli­ca­ron ayer fuen­tes mu­ni­ci­pa­les. Es­ta es un área que con­cen­tra una fuer­te pro­ble­má­ti­ca y que­jas de los ve­ci­nos, y de­bi­do a la de­gra­da­ción que se es­tá pro­du­cien­do Mos­sos y Guar­dia Ur­ba­na de­ci­die­ron pa­sar a la ac­ción.

La re­da­da con­jun­ta de los dos cuer­pos se desa­rro­lló con agen­tes de pai­sano y uni­for­ma­dos, du­ran­te la no­che del sá­ba­do al do­min­go, en­tre las do­ce y me­dia y las ocho de la ma­ña­na. El cen­tro fue el Port Olím­pic, los ba­res, res­tau­ran­tes y dis­co­te­cas que con­cen­tran gran can­ti­dad de pú­bli­co que es el ob­je­ti­vo de los de­lin­cuen­tes; pe­ro tam­bién al­can­zó zo­nas li­mí­tro­fes, co­mo las pla­yas, par­te de la Bar­ce­lo­ne­ta o los ac­ce­sos a es­ta área, co­mo las es­ta­cio­nes o bo­cas de me­tro, don­de tam­bién son ha­bi­tua­les los ro­bos.

En to­tal, 48 per­so­nas fue­ron ob­je­to de aten­ción de la po­li­cía. Diez de ellos por de­li­tos le­ves de hur­to; es de­cir, por si­sar ob­je­tos cu­yo va­lor no ex­ce­de los 400 eu­ros, y que se­gún la ley no pue­den ser arres­ta­dos, sino de­nun­cia­dos. En cam­bio, otros 38 sí que fue­ron de­te­ni­dos. Se­gún la no­ta in­for­ma­ti­va de Mos­sos y la Ur­ba­na, 23 fue­ron sor­pren­di­dos en hur­tos, o sea, sus­trac­cio­nes sin vio­len­cia pe­ro que el im­por­te su­pera los 400 eu­ros. Por ejem­plo, mó­vi­les o car­te­ras con di­ne­ro. Otros diez co­me­tie­ron ro­bos con vio­len­cia, co­mo ti­ro­nes de bol­so o em­pu­jo­nes pa­ra ha­cer­se con su bo­tín. Cua­tro no pu­die­ron con­cluir sus ven­tas de es­tu­pe­fa­cien­tes, mien­tras que uno, al ser iden­ti­fi­ca­do, re­sul­tó que te­nía pen­dien­te un re­que­ri­mien­to ju­di­cial y fue a pa­rar a co­mi­sa­ría. Los 38 se­rán pues­tos a dis­po­si­ción ju­di­cial.

La Bar­ce­lo­ne­ta se ha con­ver­ti­do es­te ve­rano en el ter­mó­me­tro del in­ci­vis­mo en la ciu­dad y en el ba­rrio que con­cen­tra una gran y di­ver­sa pro­ble­má­ti­ca, con el tu­ris­mo de bo­rra­che­ra. Los ve­ci­nos la­men­tan la pro­li­fe­ra­ción de pi­sos tu­rís­ti­cos, que de­gra­dan la con­vi­ven­cia. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les se han ce­rra­do 15 en lo que va de año, y se­gún las cuen­tas ve­ci­na­les que­dan unos 700 ile­ga­les, a los que acu­de un tu­ris­mo de per­fil ba­jo que gas­ta po­co pe­ro con­tri­bu­ye a di­fi­cul­tar la vi­da co­ti­dia­na por el con­su­mo de al­cohol en la ca­lle y la su­cie­dad.

Por otro la­do es­tán los nar­co­pi­sos, don­de se ven­den dro­gas, cu­yo con­su­mo es pa­ten­te en va­rios pun­tos e in­clu­so se pue­de ver en las ace­ras je­rin­gui­llas; un pai­sa­je

La Bar­ce­lo­ne­ta se ha con­ver­ti­do es­te ve­rano en el ter­mó­me­tro del in­ci­vis­mo en la ciu­dad

que nos de­vuel­ve a los años ochen­ta del pa­sa­do si­glo. Apa­re­ja­do a ello es­tá la in­se­gu­ri­dad, con ro­bos y asal­tos que pro­li­fe­ran en la zo­na.

Y lue­go la cues­tión del in­ci­vis­mo, don­de se es­tán pro­du­cien­do si­tua­cio­nes im­pen­sa­bles ha­ce un tiem­po, co­mo la exis­ten­cia de tu­ris­tas que acam­pan al ai­re li­bre en el par­que de La Ca­ta­la­na, con sus mo­chi­las y toa­llas co­mo col­chón, y que ha­cen sus ne­ce­si­da­des en el lu­gar. Se­gún los ve­ci­nos, es fre­cuen­te tam­bién que se em­bo­rra­chen o se dro­guen.

Es­te com­pen­dio de di­fi­cul­ta­des, se­gún re­la­tan los mo­ra­do­res del ba­rrio, ha­ce que ve­ci­nos de to­da la vi­da pre­fie­ran mar­char­se a vi­vir a otro lu­gar, mien­tras que otros no re­sis­ten la ten­ta­ción de al­qui­lar sus ho­ga­res co­mo pi­sos tu­rís­ti­cos, lo que a su vez cau­sa un au­men­to de los alquileres.

Fuen­tes mu­ni­ci­pa­les ex­pli­ca­ron ayer que exis­te preo­cu­pa­ción por es­tos fe­nó­me­nos y que de he­cho ca­da ve­rano se re­fuer­zan los dis­po­si­ti­vos po­li­cia­les en la zo­na, aun­que no son siem­pre per­cep­ti­bles por la ciu­da­da­nía. Se in­cre­men­ta la vi­gi­lan­cia en to­do el fron­te ma­rí­ti­mo y en las pla­yas, pe­ro ayer qui­sie­ron dar un men­sa­je que vi­sua­li­za­ra el de­seo de po­ner coto a los pro­ble­mas y no con­sen­tir que el lu­gar sea un cam­po de ope­ra­cio­nes sin obs­tácu­los pa­ra los de­lin­cuen­tes.

XA­VIER CER­VE­RA

Una ima­gen del par­que de La Ca­ta­la­na, don­de gru­pos de tu­ris­tas acam­pan al ai­re li­bre con sus mo­chi­las e in­clu­so tien­das de cam­pa­ña

XA­VIER CER­VE­RA

Una pa­tru­lla de la Guar­dia Ur­ba­na en el mer­ca­do de la Bar­ce­lo­ne­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.