El Ba­rça arran­ca con tí­tu­lo.

El Ba­rça se co­ro­na en Tán­ger con un gran la­ti­ga­zo de Dem­bé­lé y con un pe­nal­ti pa­ra­do por Ter Ste­gen so­bre la bo­ci­na

La Vanguardia - - PORTADA - CAR­LES RUIPÉREZ Tán­ger En­via­do es­pe­cial

El FC Bar­ce­lo­na estrenó ayer ofi­cial­men­te la tem­po­ra­da ga­nan­do la Su­per­co­pa con una ajus­ta­da vic­to­ria (2-1) con­tra el Se­vi­lla, un tí­tu­lo que se dis­pu­tó en Tán­ger (Ma­rrue­cos).

Los equi­pos an­te­rior­men­te se ali­nea­ban del uno al on­ce, co­rre­la­ti­va­men­te y se re­ci­ta­ban de me­mo­ria. El Bar­ce­lo­na su­per­cam­peón que do­mi­na las com­pe­ti­cio­nes es­pa­ño­las tam­bién es así. Val­ver­de ha ga­na­do en pro­fun­di­dad de ban­qui­llo con cua­tro fi­cha­jes pa­ra au­men­tar su com­pe­ti­ti­vi­dad pe­ro su Ba­rça tam­bién em­pie­za con el 1 y aca­ba con el 11. O me­jor di­cho, Dem­bé­lé, el ex­tre­mo, mar­có el gol de la vic­to­ria en la Su­per­co­pa en Tán­ger y Ter Ste­gen, el por­te­ro, pa­ró un pe­nal­ti en el úl­ti­mo mi­nu­to pa­ra aca­bar con las es­pe­ran­zas del Se­vi­lla. Mes­si le­van­tó su pri­mer tí­tu­lo co­mo ca­pi­tán, el 33.º que lo con­vier­te en úni­co.

Apun­ten el 12 de agos­to del 2018 co­mo el día en que el vi­deoar­bi­tra­je lle­gó al fút­bol es­pa­ñol. El VAR de­bu­tó y lo hi­zo pa­ra dar un gol que ha­bía si­do anu­la­do por el asis­ten­te al Se­vi­lla. Del Ce­rro Gran­de se fio de la vis­ta pe­ro des­de la sa­la de imá­ge­nes le co­rri­gie­ron y le chi­va­ron que Sa­ra­bia no es­ta­ba en fue­ra de jue­go. No tu­vo ni si­quie­ra la ne­ce­si­dad de ver él mis­mo la re­pe­ti­ción. Se au­to­co­rri­gió. Y así fue co­mo el fút­bol es­pa­ñol se hi­zo más jus­to y los ju­ga­do­res del Se­vi­lla pu­die­ron ce­le­brar que se ha­bían ade­lan­ta­do.

De he­cho, el club se­vi­llano ya ha­bía gol­pea­do an­tes in­clu­so de em­pe­zar a ro­dar el ba­lón ya que su ame­na­za de im­pug­nar el par­ti­do por ali­nea­ción in­de­bi­da en el ca­so de que el Ba­rça pu­sie­ra a to­dos sus bra­si­le­ños y a Ar­tu­ro Vidal hi­zo efec­to. Val­ver­de no qui­so ju­gár­se­la. Así que dio mar­cha atrás y de­jó fue­ra de la con­vo­ca­to­ria a Mal­com, por si aca­so. Muy tí­pi­co del en­tre­na­dor del Ba­rça.

Lo que ya no era tan ha­bi­tual es que por cuar­to día se­gui­do, y es una cla­ra di­fe­ren­cia so­bre la tem­po­ra­da pa­sa­da cuan­do se hi­zo fuer­te con un 4-4-2, el téc­ni­co de in­sis­tió en el 4-3-3 de ini­cio. Sin em­bar­go, el equi­po blau­gra­na car­gó ca­si to­do el jue­go por la ban­da iz­quier­da con el dúo Dem­bé­lé y Al­ba. In­flu­ye que Mes­si se cen­tra pa­ra re­par­tir asis­ten­cias y que la ban­da de­re­cha que­da­ba pa­ra Ra­fin­ha y Se­me­do, que no es lo mis­mo.

El de­lan­te­ro fran­cés co­mo si aún per­ma­ne­cie­ra en la nu­be por ga­nar el Mun­dial es­tu­vo muy ac­ti­vo. Con re­cor­tes, ace­le­ra­cio­nes, des­mar­ques y bus­can­do a Mes­si y a Al­ba, aun­que no siem­pre le sa­lie­se. El mosquito que­ría picar y sa­có rá­pi­do un cór­ner que per­mi­tió a Mes­si pro­bar por pri­me­ra vez a Va­clík.

El por­te­ro che­co co­no­ció ayer lo que es ju­gar en las mis­mas com­pe­ti­cio­nes que el diez del Ba­rça, que le hi­zo la vi­da im­po­si­ble. Pri­me­ro de­jó só­lo a Suá­rez, que se pre­ci­pi­tó en el re­ma­te. Des­pués sa­có una fal­ta a la ca­be­za de Len­glet que no en­con­tró por­te­ría. Y por úl­ti­mo le en­se­ñó lo que es una fal­ta di­rec­ta mar­ca de la ca­sa. Qui­zás Va­clík no lo cre­ye­se po­si­ble, pe­ro Mes­si se sa­có de la chis­te­ra un dis­pa­ro con una cur­va ra­rí­si­ma que aca­bó im­pac­tan­do en la ba­se del pos­te que su­peró al me­ta del Se­vi­lla. El re­cha­ce lo em­pu­jó a gol Pi­qué pa­ra ce­le­brar su dé­ca­da en el pri­mer equi­po que se cum­ple hoy.

Los blau­gra­na ha­bían ace­le­ra­do y lo­gra­ron igua­lar an­tes del des­can­so co­mo que­rían, con seis de los diez ju­ga­do­res de cam­po que no fue­ron a Es­ta­dos Uni­dos.

Pe­ro es­te Ba­rça tie­ne una mar­cha más. O dos. Y las me­tió en la reanu­da­ción con la en­tra­da de Ra­ki­tic pri­me­ro y Cou­tin­ho des­pués (por un Art­hur más os­cu­ro). Eso sí, Val­ver­de man­tu­vo dos ex­tre­mos. Y mien­tras el Se­vi­lla só­lo crea­ba pe­li­gro a ba­lón pa­ra­do, co­mo cuan­do Váz­quez ca­be­ceó al lar­gue­ro, el campeón del do­ble­te se­guía apre­tan­do y me­ro­dean­do el gol. Pe­ro ya se sa­be que en ve­rano Luis Suá­rez es me­nos Luis Suá­rez.

En cam­bio, Dem­bé­lé vue­la. Mes­si le me­tió un pa­se en pro­fun­di­dad y el fran­cés se plan­tó an­te Va­clík pe­ro no acer­tó y le sa­lió un dis­pa­ro de­ma­sia­do cen­tra­do, al cuer­po del por­te­ro. Na­da que ver con lo que pa­só a con­ti­nua­ción cuan­do el ex­tre­mo co­gió un ba­lón en el vér­ti­ce del área de­re­cha y car­gó la pier­na y lan­zó un la­ti­ga­zo po­de- ro­sí­si­mo que to­có el lar­gue­ro an­tes de co­lar­se co­mo un obús en la por­te­ría del Se­vi­lla. Un go­la­zo que po­ne en ór­bi­ta el nue­vo año de Ous­ma­ne y que de­bía dar el tí­tu­lo al Bar­ce­lo­na.

Eso es lo que pen­sa­ba –y que­ría– to­do el estadio de Tán­ger. Y más cuan­do Ar­tu­ro Vidal en­tró pa­ra aguan­tar el re­sul­ta­do. Pe­ro la Su­per­co­pa siem­pre en­cie­rra sor­pre­sas. Y cuan­do fal­ta­ban 40 se­gun­dos pa­ra el no­ven­ta Ter Ste­gen co­me­tió pe­nal­ti so­bre Aleix Vidal. Los se­vi­llis­tas lo ce­le­bra­ron co­mo lo que era un pa­sa­por­te a 30 mi­nu­tos más que les fa­vo­re­cían por es­tar más ro­da­dos. Pe­ro hay que trans­for­mar­lo y el por­te­ro ale­mán se lan­zó a su iz­quier­da y ata­jó el lan­za­mien­to de Ben Yed­der. El 1 apa­re­ció en el mi­nu­to 90 pa­ra de­jar las co­sas co­mo es­ta­ban.

SUBIÓ AL MAR­CA­DOR

El VAR de­bu­tó pa­ra dar un gol al Se­vi­lla que el asis­ten­te anu­ló por fue­ra de jue­go

NUE­VO CA­PI­TÁN CLÁ­SI­CO

Mes­si le­van­tó su pri­mer tí­tu­lo co­mo ca­pi­tán, el 33.º que le con­vier­te en úni­co

FADEL SENNA / AFP

El co­le­gia­do se­ña­ló pe­nal­ti en es­ta ac­ción en­tre Aleix Vidal y Ter Ste­gen; el por­te­ro ale­mán pa­ra­ría lue­go la pe­na má­xi­ma

JON NAZCA / REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.