La uto­pía in­ter­mi­na­ble

La Vanguardia - - SUMARIO - Mi­quel Se­gu­ró M. SE­GU­RÓ, pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía UOC e in­ves­ti­ga­dor Cá­te­dra Et­hos-URL; au­tor de ‘La vi­da tam­bién se pien­sa’

El pro­fe­sor Mi­quel Se­gu­ró de­fien­de la ne­ce­si­dad de in­sis­tir en la ma­te­ria­li­za­ción de las uto­pías, aun­que el em­pe­ño re­sul­te frus­tran­te por la im­po­si­bi­li­dad de al­can­zar ple­na­men­te el ob­je­ti­vo fi­nal: “El mun­do que en­tre to­dos va­mos cons­tru­yen­do no es el me­jor de los po­si­bles, y las se­ña­les de las que dis­po­ne­mos dan a en­ten­der que, tris­te­men­te, eso va a se­guir sien­do así”.

En el 2018 con­me­mo­ra­mos tres efe­mé­ri­des: los 200 años del na­ci­mien­to de Marx, los 50 años del ma­yo pa­ri­sino del 68, y los tam­bién 50 años del es­treno en Es­pa­ña de la pe­lí­cu­la 2001, una odi­sea en el es­pa­cio. Tres mo­men­tos es­te­la­res, apa­ren­te­men­te he­te­ro­gé­neos en­tre sí, pe­ro que guar­dan re­la­ción en­tre sí. Marx oteó el ho­ri­zon­te de la re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta, el Ma­yo del 68 an­sió po­ner en ja­que la so­cie­dad de con­su­mo, y la pe­lí­cu­la de Ku­brick plan­teó la po­si­bi­li­dad de ha­llar el ori­gen de la con­cien­cia hu­ma­na fue­ra de nues­tro pla­ne­ta. Tres ex­pre­sio­nes de un mis­mo an­he­lo: la con­quis­ta del pro­pio des­tino.

Eins­tein di­jo que Dios no ju­ga­ba a los da­dos, pe­ro los hu­ma­nos nos re­sis­ti­mos a acep­tar que to­do es­té es­cri­to. Con to­do, el mun­do que en­tre to­dos va­mos cons­tru­yen­do no es el me­jor de los po­si­bles, y las se­ña­les de las que dis­po­ne­mos dan a en­ten­der que, tris­te­men­te, eso va a se­guir sien­do así. Me­nos le­jano pa­re­ce po­der cons­ta­tar­se que sí hay vi­da fue­ra de la Tie­rra, y a lo me­jor has­ta más in­te­li­gen­te que la nues­tra. Se­ría to­da una re­vo­lu­ción, com­pa­ra­ble a la he­lio­cén­tri­ca o la in­dus­trial. Aun­que co­mo en­ton­ces los gran­des mis­te­rios de la exis­ten­cia que­da­rían en pie. Y pue­de que nos apo­de­rá­se­mos de más y me­jo­res co­no­ci­mien­tos, lo que po­dría au­men­tar­nos la ca­li­dad de vi­da, pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad de qué ha­cer con ellos se­gui­ría re­no­ván­do­se ca­da día.

En la cin­ta de Ku­brick un as­tro­nau­ta lle­ga a los con­fi­nes del uni­ver­so co­no­ci­do. To­do un hi­to. Sin em­bar­go, la pe­lí­cu­la se cie­rra com­bi­nan­do la ima­gen de un fe­to y la pie­za mu­si­cal Así ha­bló Za­ra­tus­tra, de Strauss, ins­pi­ra­da en el libro del mis­mo tí­tu­lo de F. Nietzs­che, el fi­ló­so­fo del eterno re­torno. La me­tá­fo­ra es re­don­da: la odi­sea de la con­cien­cia, co­mo la vi­da mis­ma, no ce­ja. Es un ci­clo abier­to que se ge­ne­ra una y otra vez.

Las uto­pías for­man par­te de nues­tra ex­pe­rien­cia, pe­ro im­pli­can una do­ble con­di­ción: as­pi­ran a lo me­jor, pe­ro al con­me­mo­rar­las cons­ta­ta­mos que no lo­gran su pro­pó­si­to. No vie­nen so­las, y el es­fuer­zo por ha­cer­las reali­dad pa­re­ce no te­ner fin. ¿Ha­bría que desechar­las, en­ton­ces? Al re­vés, con­vie­ne ser cons­cien­tes de su pa­ra­do­ja, por­que es el me­jor ca­mino pa­ra com­pro­me­ter­nos ac­ti­va­men­te, co­mo hu­ma­ni­dad, en la su­pera­ción de los su­fri­mien­tos en la Tie­rra. Aquí y aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.