La pro­tes­ta de Bu­ca­rest ba­ja de in­ten­si­dad

La Vanguardia - - INTERNACIONAL -

La pro­tes­ta con­tra el Go­bierno ru­mano pa­re­cía per­der fue­lle ano­che en su ter­ce­ra jor­na­da en la pla­za Vic­to­ria de Bu­ca­rest. Va­rios mi­les de per­so­nas, en un am­bien­te a la vez reivin­di­ca­ti­vo y fes­ti­vo, se con­cen­tra­ron des­de úl­ti­ma ho­ra de la tar­de fren­te a la se­de gu­ber­na­men­tal exi­gien­do di­mi­sio­nes, en­tre ellas la de la pri­me­ra mi­nis­tra, Vio­ri­ca Dan­ci­la, muy cues­tio­na­da por su tor­pe­za po­lí­ti­ca. “No que­re­mos una na­ción de la­dro­nes”, re­za­ba una de las pan­car­tas en es­ta nue­va mo­vi­li­za­ción con­tra la co­rrup­ción po­lí­ti­ca. La pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción, el vier­nes, que aca­bó con 455 he­ri­dos, reunió unas 110.000 per­so­nas en Bu­ca­rest. La se­gun­da, el sá­ba­do, con­gre­gó a unas 50.000, sin que se pro­du­je­ran in­ci­den­tes. La mo­vi­li­za­ción en una do­ce­na de ciu­da­des fue mu­cho me­nos nu­me­ro­sa y os­ci­ló en­tre unos cien­tos y unos po­cos mi­les de per­so­nas.

La reac­ción a las pro­tes­tas han si­do muy du­ras por par­te de al­gu­nos miem­bros del Go­bierno y del par­ti­do en el po­der. Cris­tian Bir­dac, un ase­sor con ran­go de se­cre­ta­rio de Es­ta­do, lle­gó a de­cir hoy en un men­sa­je en Fa­ce­book que los ma­ni­fes­tan­tes “de­be­rían ha­ber si­do ame­tra­lla­dos”. Y el dipu­tado del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta Ca­ta­lin Ra­du­les­cu ad­vir­tió de que el Go­bierno pue­de re­unir a un mi­llón de sim­pa­ti­zan­tes pa­ra “aplas­tar” a los que pro­tes­tan. “Que­réis cam­biar el or­den cons­ti­tu­cio­nal me­dian­te san­gre, fue­go y vio­len­cia”, di­jo Ra­du­les­cu.

En­tre los he­ri­dos del vier­nes se cuen­tan dos gen­dar­mes, un hom­bre y una mu­jer, que fue­ron bru­tal­men­te gol­pea­dos por una tur­ba, re­sul­tan­do ella con le­sio­nes gra­ves. Dos de los agre­so­res fue­ron de­te­ni­dos y la po­li­cía bus­ca a un ter­ce­ro, del que se han di­fun­di­do imá­ge­nes.

De otro la­do, me­dios de pren­sa han re­ve­la­do que du­ran­te la ma­ni­fes­ta­ción del vier­nes fue des­ple­ga­da una uni­dad an­ti­te­rro­ris­ta de la gen­dar­me­ría. Un fo­tó­gra­fo cap­tó la pre­sen­cia del co­ro­nel Ca­ta­lin-Rav­zan Pa­ras­chiv ves­ti­do de pai­sano, con un trans­mi­sor de ra­dio en la cin­tu­ra ba­jo su ca­mi­sa y dan­do ór­de­nes a an­ti­dis­tur­bios iden­ti­fi­ca­dos co­mo la Bri­ga­da Es­pe­cial de In­ter­ven­ción “Vlad Te­pes”, que re­ci­be el nom­bre de Vlad el Em­pa­la­dor, asi­mis­mo co­no­ci­do co­mo Vlad Dra­cu­lea, el prín­ci­pe de Va­la­quia que dio nom­bre al vam­pi­ro de la li­te­ra­tu­ra. Anéc­do­tas apar­te, ha lla­ma­do la aten­ción que se mo­vi­li­za­ra a una uni­dad de­di­ca­da a ga­ran­ti­zar el or­den en “ac­tos pú­bli­cos de al­to ries­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.