La ma­la sa­lud de hie­rro del EI

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - Eduar­do Mar­tín de Po­zue­lo

El pa­sa­do mes de ma­yo in­for­má­ba­mos en es­ta mis­ma sec­ción de que el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta se man­te­nía fuer­te pe­se a que la aten­ción me­diá­ti­ca que des­per­ta­ba era ca­da vez me­nor en fun­ción a la di­vul­ga­da de­rro­ta del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) en Si­ria e Irak. Cier­ta­men­te, pa­sa­dos los me­ses, el re­plie­gue e in­clu­so el des­ca­la­bro del EI en aquel te­rri­to­rio es un he­cho, co­mo tam­bién lo es que su ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta si­gue sien­do muy ac­ti­va.

Los au­to­de­no­mi­na­dos sol­da­dos del ca­li­fa­to con­ti­núan ma­tan­do en Si­ria e Irak, aso­cian­do su vio­len­cia a las va­rian­tes de la gue­rra glo­bal en la que es­ta­mos in­mer­sos y que en el ca­so sirio se ha con­ve­ni­do de­no­mi­nar “gue­rra ci­vil Si­ria”, co­mo si fue­ra po­si­ble frag­men­tar qui­rúr­gi­ca­men­te lo que su­ce­de y des­li­gar­lo del com­ple­jo es­ce­na­rio mun­dial di­bu­ja­do por el fa­na­tis­mo yiha­dis­ta.

La ofen­si­va ca­li­fal uni­ver­sal que aban­de­ra el EI so­bre­vue­la to­dos los con­flic­tos lo­ca­les sus­ten­ta­da en pre­mi­sas fa­ná­ti­co-re­li­gio­sas só­li­das, bien ela­bo­ra­das y muy es­ta­bles que son la guía de los de­ce­nas de mi­les de mu­yahi­di­nes del ca­li­fa­to que de­rra­man su san­gre y la de los de­más por es­ce­na­rios de to­do el mun­do. Es­te pa­sa­do ju­lio, pa­ra re­fe­rir­nos a su­ce­sos re­cien­tes, los sol­da­dos del EI han ma­ta­do, ade­más de en Ca­na­dá; en Irak, Si­ria, Pa­kis­tán, In­do­ne­sia, Af­ga­nis­tán, Ara­bia Sau­dí, Ni­ge­ria, Ma­lí, Ru­sia, Chad y Li­bia; mien­tras sus gru­pos sa­té­li­tes han ase­si­na­do en Fi­li­pi­nas, Ca­me­rún y tam­bién en Ni­ge­ria, don­de Bo­ko Ha­ram y Es­ta­do Is­lá­mi­co se con­fun­de, pues el pri­me­ro rin­de plei­te­sía ideo­ló­gi­ca al se­gun­do de tal suer­te que la ma­tan­za cau­sa­da por unos es el éxi­to del otro. En to­tal,

En ju­lio hu­bo más de 130 aten­ta­dos mor­tí­fe­ros de un yihadismo en apa­rien­cia dis­per­so, pe­ro muy uni­do por el fer­vor

más de 130 aten­ta­dos ma­si­va­men­te mor­ta­les, obra de un yihadismo apa­ren­te­men­te dis­per­so y sin em­bar­go muy uni­do por un es­tre­cho la­zo de fer­vor ul­tra re­li­gio­so.

Si se ob­ser­va la san­grien­ta obra del EI en con­jun­to, es fácil con­cluir que su de­rro­ta real es­tá le­jos. Gra­cias al des­plie­gue del an­ti­te­rro­ris­mo en to­das sus fa­ce­tas es cier­to que la ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta del EI en Eu­ro­pa se ve mer­ma­da y que evi­den­te­men­te le cues­ta más que ha­ce unos años ope­rar en cier­tos paí­ses de la UE. Pe­ro la reali­dad es to­zu­da y las apa­ren­tes cal­mas te­rro­ris­tas no es­con­den que los se­gui­do­res de Al Bag­da­di si­guen al ace­cho.

Hay mu­chos da­tos que ava­lan una ma­la sa­lud de hie­rro del EI. Sos­te­ner un ti­ro­teo en Ara­bia Sau­dí, co­mo su­ce­dió el 8 de ju­lio, es un sín­to­ma a va­lo­rar pues, ade­más de evi­den­ciar un re­to al reino de La Me­ca, con to­do lo que ese desafío con­lle­va, sub­ra­ya el en­fren­ta­mien­to ideo­ló­gi­co en­tre los pos­tu­la­dos yiha­dis­tas del EI y los del país epi­cen­tro de la fe mu­sul­ma­na y las fa­mi­lias rei­nan­tes que lo go­bier­nan. Lo mis­mo su­ce­de en Af­ga­nis­tán, don­de los mu­yahi­di­nes del EI ma­tan a las fuer­zas de se­gu­ri­dad af­ga­nas y tam­bién a los ta­li­ba­nes (asi­mis­mo fa­ná­ti­cos, pe­ro na­cio­na­lis­tas y por lo tan­to lo­ca­lis­tas y no uni­ver­sa­les) mien­tras que los ta­li­ba­nes ma­tan a las fuer­zas de se­gu­ri­dad af­ga­nas y se pro­te­gen o pac­tan con los del EI.

Pa­ra Af­ga­nis­tán el re­sul­ta­do de tan­to ex­tre­mis­mo es que no pa­sa ni un so­lo día sin san­gre, ni una se­ma­na sin aten­ta­do sui­ci­da, sin se­cues­tros, sin de­güe­llos y sin que se co­me­tan to­do ti­po de atro­ci­da­des. Si Af­ga­nis­tán no es­tu­vie­ra tan le­jos en to­dos los sen­ti­dos los me­dios de Oc­ci­den­te ha­bla­ría­mos a dia­rio de lo que allí su­ce­de.

En Pa­kis­tán, tam­bién pa­de­cen a los se­gui­do­res de la doc­tri­na de Al Bag­da­di. Por ejem­plo, el 14 de ju­lio unos sol­da­dos del ca­li­fa­to se vo­la­ron a sí mis­mos y con sus bom­bas ma­ta­ron a 150 per­so­nas, en­tre ellas al can­di­da­to del na­cio­na­lis­ta Par­ti­do Awa­mi de Be­lu­chis­tán.

Ese po­de­río in­ter­na­cio­nal de­mos­tra­do por el EI po­dría con­du­cir a un error de apre­cia­ción: que Al Qaeda se ha des­va­ne­ci­do. En ab­so­lu­to. La or­ga­ni­za­ción crea­da por Bin La­den si­gue ac­ti­va si­guien­do su pro­pia ini­cia­ti­va que úl­ti­ma­men­te se cen­tra al­go más en su rama ma­gre­bí, o sea en Al Qaeda en el Ma­greb Is­lá­mi­co (AQMI). Su ob­je­ti­vo y te­rreno de ope­ra­cio­nes es el Sahel con el fo­co pues­to en Ma­li y la muy es­tra­té­gi­ca e importante Tú­nez, na­ción a la que aco­san pa­ra des­es­ta­bi­li­zar­la con ata­ques a sus guar­ni­cio­nes cer­ca­nas a Ar­ge­lia.

Gran par­te de la fuer­za que mues­tra el EI re­si­de en que no es­tá so­lo. Muy cer­ca de su doc­tri­na en­con­tra­mos a otras do­ce or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas que no de­jan de ser va­ria­cio­nes lo­ca­les de una mis­ma idea acer­ca de un mo­de­lo de vi­da ex­clu­yen­te. Es el ca­so de los gru­pos ex­tre­mos is­lá­mi­cos que ope­ran en Fi­li­pi­nas, So­ma­lia, Mo­zam­bi­que, In­do­ne­sia e in­clu­so en el Cáu­ca­so. Gru­pos que si­guen los pos­tu­la­dos del EI y que ade­más tie­nen en co­mún su fe­roz an­ti­se­mi­tis­mo.

Sin em­bar­go, ese in­ten­so ne­xo ideo­ló­gi­co ba­sa­do en el odio no evi­ta que el ex­tre­mis­mo que pro­pug­na el EI con­si­de­re enemi­go a des­truir a cual­quier or­ga­ni­za­ción mu­sul­ma­na yiha­dis­ta que se de­cla­re na­cio­na­lis­ta y por lo tan­to un freno pa­ra el ca­li­fa­to uni­ver­sal. An­te tal es­ce­na­rio, Eu­ro­pa, o me­jor di­cho, la OTAN, es­tá aten­ta mien­tras es­tos días se fil­tran da­tos so­bre una gran ac­ti­vi­dad ira­ní en fa­vor de Ha­mas ten­den­te a ra­di­ca­li­zar Orien­te Me­dio has­ta la ca­tás­tro­fe aún a cos­ta de pro­pi­ciar con ello en la re­gión la ex­pan­sión he­ge­mó­ni­ca del dis­cur­so que ali­men­ta el EI.

ARI JALAL / REUTERS

Mo­sul. Una ni­ña ira­quí pa­sa an­te un mu­ral del EI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.