En­tre fe­li­nos

Pe­dro Sán­chez en­se­ña a la canciller ale­ma­na un cen­tro de re­cu­pe­ra­ción del lin­ce ibé­ri­co

La Vanguardia - - POLÍTICA - ADOL­FO S. RUIZ Se­vi­lla

La vi­si­ta in­for­mal que la canciller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, ha lle­va­do a ca­bo es­te fin de se­ma­na en Do­ña­na te­nía ayer co­mo ac­ti­vi­dad más lla­ma­ti­va acu­dir al cen­tro de re­cu­pe­ra­ción del lin­ce ibé­ri­co en cau­ti­vi­dad de El Ace­bu­che (Huel­va), la jo­ya de la co­ro­na que sin­te­ti­za el es­fuer­zo, el tra­ba­jo y la de­di­ca­ción de cien­tos de bió­lo­gos, in­ves­ti­ga­do­res y pro­fe­sio­na­les que han lo­gra­do sal­var a es­te fe­lino del pe­li­gro crí­ti­co de ex­tin­ción de­fi­ni­ti­va en el que se en­con­tra­ba a fi­na­les del si­glo pa­sa­do. Pa­ra los an­da­lu­ces de cual­quier ideo­lo­gía, la re­cu­pe­ra­ción del lin­ce es un or­gu­llo, pe­se a que los pe­li­gros to­da­vía es­tán pre­sen­tes, so­bre to­do en for­ma de atro­pe­llos, y la si­tua­ción ofi­cial del lin­ce ya no es crí­ti­ca.

El pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, sa­có pe­cho an­te Mer­kel y su ma­ri­do, Joa­chim Sauer, en las ins­ta­la­cio­nes de El Ace­bu­che, muy cer­ca­nas a la lo­ca­li­dad tu­rís­ti­ca de Ma­ta­las­ca­ñas, que se en­cuen­tran en fun­cio­na­mien­to des­de 1992. En su cuen­ta de Twit­ter, Sán­chez ce­le­bró que tras el fi­nal de la tem­po­ra­da de cría han na­ci­do otros on­ce nue­vos ca­cho­rros.

En el año 2005 se con­si­guió la pri­me­ra re­pro­duc­ción en cau­ti­vi­dad de es­te ani­mal, con el alum­bra­mien­to de Bre­zo, Bre­ci­na y Bri­sa, lo que fue celebrado co­mo un acon­te­ci­mien­to mun­dial. A es­te cen­tro onu­ben­se se su­ma­ron pos­te­rior­men­te los de Zar­za de Gra­na­di­lla (Cá­ce­res), La Oli­vi­lla (Jaén), el Zoo­bo­tá­ni­co de Je­rez (Cá­diz) y Sil­ves (Por­tu­gal). Un to­tal de 485 ca­cho­rros de lin­ce han na­ci­do en ellos, de los que 215 han si­do de­vuel­tos a la na­tu­ra­le­za en am­plias zo­nas de An­da­lu­cía, Ex­tre­ma­du­ra, Cas­ti­lla-La Man­cha y Por­tu­gal.

Mer­kel, Sán­chez y sus acom­pa­ñan­tes ob­ser­va­ron pri­me­ro a tra­vés de cá­ma­ras la ac­ti­vi­dad de los lin­ces, a los que en las úl­ti­mas ho­ras se han su­ma­do ocho pro­ce­den­tes del cen­tro por­tu­gués de Sil­ves, en el Al­gar­ve, que han de­bi­do ser eva­cua­dos a con­se­cuen­cia de un in­cen­dio. En ju­nio del año pa­sa­do el avan­ce des­con­tro­la­do de las lla­mas en el par­que na­tu­ral de Do­ña­na ame­na­zó las ins­ta­la­cio­nes de El Ace­bu­che, que du­ran­te unas ho­ras co­rrie­ron un ex­tra­or­di­na­rio pe­li­gro, aun­que fi­nal­men­te se lo­gró con­tro­lar un in­cen­dio que ame­na­zó con arrui­nar pa­ra siem­pre el tra­ba­jo de dé­ca­das. Pe­se a to­do, una hem­bra re­pro­duc­to­ra fa­lle­ció a con­se­cuen­cia del es­trés.

El di­rec­tor del cen­tro y coor­di­na­dor del pro­gra­ma de con­ser­va­ción del lin­ce, Fran­cis­co Vi­llaes­pe­sa, acom­pa­ñó des­pués a Sán­chez y Mer­kel en un re­co­rri­do por el cen­tro en el que los man­da­ta­rios pu­die­ron ob­ser­var a los ani­ma­les a un par de me­tros de dis­tan­cia.

Una po­si­bi­li­dad im­pen­sa­ble has­ta aho­ra, ya que es­ta­ban es­tric­ta­men­te prohi­bi­das las vi­si­tas a per­so­nal no au­to­ri­za­do por el te­mor a que cual­quier con­ta­gio con un hu­mano pu­die­ra des­en­ca­de­nar una he­ca­tom­be en­tre es­tos fe­li­nos.

El pre­si­den­te del Go­bierno ce­le­bró en Twit­ter los on­ce nue­vos ca­cho­rros na­ci­dos en el Ace­bu­che

LAURA LEON HANDOUT / EFE

Sán­chez, Mer­kel y sus res­pec­ti­vos cón­yu­ges vi­si­ta­ron el cen­tro de con­ser­va­ción de los lin­ces

LAURA LEON / AP

La canciller otea tras la ba­rre­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.