“La po­lí­ti­ca no es mi prio­ri­dad; cuan­do no ten­ga ilu­sión, me voy”

La Vanguardia - - POLÍTICA - JO­SEP GISBERT Bar­ce­lo­na

Gem­ma Geis (Gi­ro­na, 1979) es una po­lí­ti­ca atí­pi­ca. De he­cho, no es una po­lí­ti­ca. La im­pre­sión es que es­tá de pa­so. La au­tén­ti­ca vo­ca­ción de es­ta doc­to­ra en de­re­cho es la vi­da aca­dé­mi­ca, co­mo pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­tat de Gi­ro­na, de la que era vi­ce­rrec­to­ra has­ta que el 2017 hi­zo un pa­rén­te­sis pa­ra en­ca­be­zar el 21-D, co­mo in­de­pen­dien­te, la lis­ta de JxCat, gru­po del que aho­ra es por­ta­voz ad­jun­ta en el Par­la­ment. Y tam­bién es la por­ta­voz de la Cri­da Na­cio­nal per la Re­pú­bli­ca. Pe­ro en el fon­do ya echa de me­nos el ni­vel y el rit­mo de la uni­ver­si­dad.

¿Por qué cam­bió la vi­da aca­dé­mi­ca por la po­lí­ti­ca?

Puig­de­mont, al que co­noz­co des­de el 2006, me ha­bía he­cho al­gu­nas ofer­tas, pe­ro ha­bía di­cho que no. Has­ta que es­ta vez, tras el 1-O, le di­je que sí, y no me arre­pien­to.

Es­tá en po­lí­ti­ca por Puig­de­mont, pues.

Por Puig­de­mont, por el pro­yec­to y por la si­tua­ción.

¿El Par­la­ment es lo que se es­pe­ra­ba?

Soy más eje­cu­ti­va que la ve­lo­ci­dad a que va el Par­la­ment. En la uni­ver­si­dad los re­sul­ta­dos eran a más cor­to pla­zo, y aquí to­do va pa­ra más lar­go. Y a me­di­da que avan­za el tiem­po ves tam­bién un po­co el ni­vel...

¿Si es más eje­cu­ti­va, pre­fe­ri­ría es­tar en el Go­vern?

No. Es­toy bien co­mo es­toy. An­tes de que Tu­rull en­tra­ra en pri­sión es­tu­vi­mos ha­blan­do y me pi­dió que ve­la­ra por el gru­po en el Par­la­ment, y es­te es mi com­pro­mi­so.

¿Tie­ne in­ten­ción de se­guir de­di­cán­do­se a la po­lí­ti­ca?

No es mi prio­ri­dad, que di­ga­mos. In­ten­ta­ré siem­pre tra­ba­jar pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos fi­ja­dos. Pe­ro el día que me le­van­te y vea que no ten­go ilu­sión, no ten­go em­pu­je, me voy y ya es­tá. Aho­ra, a mí siem­pre me han di­cho que soy se­mi­lla de fu­tu­ro, pe­ro mi mar­co men­tal es muy di­fe­ren­te del res­to y yo no me he pues­to en to­do es­to pa­ra ha­cer ca­rre­ra po­lí­ti­ca.

¿Se afi­lia­rá a al­gún par­ti­do?

Es muy di­fí­cil. Si lo tu­vie­ra que ha­cer de­be­ría ser un par­ti­do muy trans­ver­sal, pe­ro aho­ra mis­mo...

Sí que se ha ad­he­ri­do a la Cri­da Na­cio­nal per la Re­pú­bli­ca. Sí. Pe­ro si tie­ne que ser par­ti­do o no lo de­ci­di­rá la asam­blea cons­ti­tu­yen­te. Y si lo es, creo que tam­po­co se­rá un par­ti­do clá­si­co.

¿Tie­ne sen­ti­do el pro­yec­to si la úni­ca fuer­za po­lí­ti­ca que se su­ma es el PDECat y no hay nin­gún otro par­ti­do so­be­ra­nis­ta? Cuan­do vea­mos las ad­he­sio­nes ve­re­mos la trans­ver­sa­li­dad, y qui­zás se pue­den su­mar otros co­lec­ti­vos, co­mo eco­lo­gis­tas o mo­vi­mien­tos de iz­quier­das. Lo que quie­ro es que nos des­bor­de, y po­co a po­co se irá vien­do.

¿La Cri­da Na­cio­nal per la Re­pú­bli­ca es a la po­lí­ti­ca lo que la As­sem­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na es a la so­cie­dad ci­vil?

Po­dría ser un pa­ra­le­lis­mo. La pre­ten­sión es muy hu­mil­de: un lla­ma­mien­to de país pa­ra que gen­te di­fe­ren­te se reúna y una vez lo­gra­do el ob­je­ti­vo se di­suel­va.

¿La re­la­ción de JxCat y PDECat ha me­jo­ra­do des­de los cam­bios en la di­rec­ción del par­ti­do?

Yo no he te­ni­do nun­ca pro­ble­mas con la di­rec­ción del PDECat. No no­ta­mos nin­gún cam­bio por­que tam­po­co ha­bía tan­ta ti­ran­tez.

¿Y la re­la­ción en­tre JxCat y ERC có­mo es­tá?

La gen­te nos pi­de uni­dad. Y cuan­do hay una dis­fun­ción ca­da uno tie­ne que ha­cer su pro­pia au­to­crí­ti­ca, por­que hay mar­gen de me­jo­ra por par­te de to­dos.

NÚRIA JULIÀ / ACN

GEM­MA GEISPor­ta­voz ad­jun­ta de JxCat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.