Gen­te a la que echo de me­nos (2)

La Vanguardia - - OPINIÓN - Ser­gi Pà­mies

Hoy se cum­plen quin­ce años de la muer­te de Jo­sep Ma­ria Ca­ran­dell. Ofi­cial­men­te fue pe­rio­dis­ta, es­cri­tor, dra­ma­tur­go, poe­ta y pro­fe­sor en el Ins­ti­tut del Tea­tre. Ex­trao­fi­cial­men­te era un ti­po di­ver­ti­do, hos­pi­ta­la­rio, eru­di­to (pe­ro no pe­dan­te), acos­tum­bra­do a vi­vir en una es­pe­cie de caos bohe­mio con­tro­la­do por Ch­ris­ta, ma­la­ba­ris­ta de la pa­cien­cia, el ta­len­to y la in­ten­den­cia. Tam­bién fue un fu­ma­dor con me­mo­ra­bles bro­tes co­lé­ri­cos cuan­do sus hi­jos (y los amigos de sus hi­jos) le im­pe­dían tra­ba­jar en paz, en un des­pa­cho con vis­tas a la pla­za Le­ta­men­di, pa­ra­pe­ta­do tras una Le­xi­con80 que pa­re­cía un tan­que y con la que es­cri­bió guías se­cre­tas, en­sa­yos so­bre li­te­ra­tu­ra o comunas, in­fi­ni­dad de ar­tícu­los, pró­lo­gos y epí­lo­gos, li­bre­tos de ópe­ra, poe­mas, his­to­rias in­for­ma­les, no­ve­las (uno de los per­so­na­jes es la en­car­na­ción de su her­mano Joan de Sa­ga­rra), guio­nes de te­le­vi­sión y bio­gra­fías.

Ca­ran­dell tam­bién era un con­ver­sa­dor for­ma­do en una fa­mi­lia en la que las so­bre­me­sas eran un ri­tual ini­ciá­ti­co, la opor­tu­ni­dad de apren­der­lo to­do ro­dea­do por una tri­bu que lo sabía to­do (em­pe­zan­do por sus pa­dres) y en la que te­nías que de­ci­dir si te li­mi­ta­bas a ca­llar y a es­cu­char o si eras ca­paz de me­ter ba­za sin ha­cer el ri­dícu­lo en aquel ti­po de exa­men ro­ta­ti­vo. En una mis­ma tar­de po­dían con­fluir anéc­do­tas bri­llan­tes de una cu­ña­da de Ade­lai­da, un de­ba­te so­bre La ba­la­da de Na­ra­ya­ma o la inminencia de un cur­si­llo de acro­ba­cias pa­ra un hi­jo, to­do ali­ña­do con un po­ten­tí­si­mo cau­dal de teo­rías y dis­qui­si­cio­nes so­bre las di­fe­ren­cias de ca­rác­ter en­tre ale­ma­nes y ja­po­ne­ses, pro­pues­tas de co­la­bo­ra­ción con ar­tis­tas de to­do ti­po o co­men­ta­rios tan ins­pi­ra­do­res co­mo cuan­do, al re­fe­rir­se a su nom­bre com­pues­to, de­cía: “Jo­sé (pau­sa) Ma­ria, ¿en qué que­da­mos?”.

Los que te­nían el pri­vi­le­gio de ser adop­ta­dos por aque­lla fa­mi­lia ac­tua­ban co­mo es­pon­jas, apro­ve­chan­do la ge­ne­ro­si­dad de quien te­nía la pa­cien­cia de su­ge­rir lec­tu­ras (Mis­hi­ma, Weiss, Hes­se, Ir­ving, Men­do­za), re­ga­lar ex­ce­den­tes de li­bros y dar con­se­jos tan úti­les co­mo: “De vez en cuan­do es bueno leer un libro que no en­tien­des”. El espíritu tri­bal de los Ca­ran­dell te re­ga­la­ba la opor­tu­ni­dad de unir­te a la ca­ra­va­na, ha­cia Sant Pe­re de Ri­bes o ha­cia Reus, en una ca­sa de pe­lí­cu­la y fu­tu­ro tem­pes­tuo­sa­men­te in­cier­to en la que las amis­ta­des se cer­ti­fi­ca­ban con pac­tos de san­gre, co­rres­pon­den­cias con le­tra muy pe­que­ña y mi­ra­das de leal­tad pa­ra to­da la vi­da. Cuan­do mu­rió, y con su pro­di­gio­sa pre­ci­sión, Ma­nuel Váz­quez Mon­tal­bán (otro al que echa­mos de me­nos) es­cri­bió: “Su obra re­co­ge to­das las cu­rio­si­da­des y có­di­gos de una eta­pa en la que el cre­ci­mien­to pa­re­cía con­ti­nuo, tan­to el ma­te­rial co­mo el del espíritu, en ple­na pos­tri­me­ría del van­guar­dis­mo, a la es­pe­ra de la re­gre­sión que sig­ni­fi­ca­ron los años ochen­ta, el si­da, el pa­pa po­la­co y to­das las gue­rras de las ga­la­xias”.

Los que te­nían el pri­vi­le­gio de ser adop­ta­dos por la fa­mi­lia Ca­ran­dell ac­tua­ban co­mo es­pon­jas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.