Co­mo en ‘Wall-E’

La Vanguardia - - TENDENCIAS -

Wall-E pa­re­ce aho­ra una pre­mo­ni­ción. La pe­lí­cu­la de Pi­xar, que aca­ba de cum­plir diez años, mues­tra a una hu­ma­ni­dad ins­ta­la­da en una co­mo­di­dad de lo más in­sa­na: a bor­do de una na­ve, el día de cual­quie­ra trans­cu­rre so­bre asien­tos vo­la­do­res con pan­ta­llas in­cor­po­ra­das que les per­mi­ten cam­biar­se de ro­pa y con­se­guir co­mi­da con un so­lo clic ... To­dos aca­ban obe­sos y ol­vi­dan in­clu­so la ca­pa­ci­dad pa­ra an­dar. Des­de la mi­ra­da so­cio­ló­gi­ca, esa fal­sa per­cep­ción de la fe­li­ci­dad a tra­vés del mí­ni­mo es­fuer­zo tie­ne ex­pli­ca­ción. Fran­cesc Nú­ñez, so­ció­lo­go y di­rec­tor del más­ter en Hu­ma­ni­da­des de la UOC, re­cuer­da que “sean ne­ve­ras, apps, te­lé­fo­nos o pa­ti­ne­tes eléc­tri­cos, los di­ver­sos apa­ra­tos que he­mos ido adap­tan­do a nues­tra vi­da se en­sam­blan con no­so­tros. Ex­pan­dién­do­nos tec­no­ló­gi­ca­men­te cre­ce­mos co­mo hu­ma­nos”, ex­pli­ca. Con­si­de­ra que “nos ha­cen so­cia­les, pe­ro al mis­mo tiem­po nos mo­de­lan y nos ge­ne­ra si­tua­cio­nes no pre­vis­tas de dis­per­sión, no es­fuer­zo, in­me­dia­tez… Por lo que el se­cre­to es­tá en acep­tar la no­ve­dad, in­cor­po­rar­la, en­sam­blar­nos con ella y so­bre to­do do­mes­ti­car­la”, ex­pli­ca.“Pa­só en su día con los pri­me­ros mó­vi­les que in­cor­po­ra­ban cá­ma­ras, con los what­saps lue­go, con las sel­fies… y pa­sa­rá con los pa­ti­ne­tes. Po­co a po­co en­con­tra­re­mos las nor­mas pa­ra que su no­ve­dad no nos mo­les­te. Pa­ra en­sam­blar­los sa­na­men­te a nues­tro día a día”.

PI­XAR

En Wall-E los hu­ma­nos ol­vi­dan in­clu­so que pue­den an­dar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.