El ilus­tre fan­tas­ma

La Vanguardia - - TENDENCIAS - Mcamps@la­van­guar­dia.es

No soy par­ti­da­rio de blan­quear el dic­cio­na­rio. En ar­tícu­los an­te­rio­res he de­fen­di­do que una co­sa son las buenas for­mas y otra el sig­ni­fi­ca­do de las pa­la­bras, so­bre to­do en sus sen­ti­dos fi­gu­ra­dos e in­clu­so des­pec­ti­vos. Un dic­cio­na­rio no es nin­gún libro sa­gra­do; es una he­rra­mien­ta que sir­ve pa­ra en­ten­der una len­gua, y no de­be ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to ni se ha de guiar por cri­te­rios mo­ra­les. Las per­so­nas sí, los dic­cio­na­rios no.

Por lo tan­to, no es cri­ti­ca­ble ni cen­su­ra­ble que el dic­cio­na­rio di­ga que un ne­gro es una “per­so­na que tra­ba­ja anó­ni­ma­men­te pa­ra lu­ci­mien­to y pro­ve­cho de otro, es­pe­cial­men­te en tra­ba­jos li­te­ra­rios” (acep­ción 17, sin ma­ti­ces, y es cier­to que al­guno po­dría ha­ber). En cam­bio, sí lo pue­de ser que yo mis­mo, en una en­tre­vis­ta que hi­ce en ju­lio al pa­dre Jo­sep Mas­sot, uti­li­ce el sus­tan­ti­vo ne­gro con es­te sen­ti­do. Una lec­to­ra me avi­só por Twit­ter y, de en­tra­da, mi reac­ción fue de re­cha­zo; sin em­bar­go, cuan­do vi su foto, lo en­ten­dí y me su­po mal.

Es­te sen­ti­do fi­gu­ra­do es una trans­po­si­ción de la acep­ción de es­cla­vo (in­de­fec­ti­ble­men­te aso­cia­da a la po­bla­ción que aho­ra lla­man afro­ame­ri­ca­na). El ca­ta­lán, el cas­te­llano y el fran­cés com­par­ten pa­la­bra y sig­ni­fi­ca­do, aun­que en la len­gua ve­ci­na em­pie­za a ser fre­cuen­te de­cir prê­te-plu­me (pres­ta­dor de la plu­ma) o écri­vain fan­tô­me (es­cri­tor fan­tas­ma).

Jus­ta­men­te el es­cri­tor fan­tas­ma, cal­ca­do del in­glés ghostw­ri­ter , es la ex­pre­sión que aho­ra mis­mo ya se usa en otras len­guas, tra­du­ci­da o di­rec­ta­men­te en in­glés. En ale­mán han op­ta­do por el es­cri­tor por en­car­go (Auf­tragss­chrei­ber), y en ita­liano por el es­cri­tor en la som­bra (es­crit­to­re om­bra).

Aun­que aho­ra se es­ti­lan más los tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios re­ga­la­dos, en un tiem­po no muy le­jano al­gu­nos per­so­na­jes tu­vie­ron pro­ble­mas con su es­cri­tor en la som­bra. Sin ir más le­jos, Ana Rosa Quin­ta­na –fir­me can­di­da­ta a una me­da­lla de ho­nor de Bar­ce­lo­na el pró­xi­mo año– vi­vió unos días con­vul­sos cuan­do se de­mos­tró que su libro no lo ha­bía es­cri­to ella.

En de­fi­ni­ti­va, pien­so que co­mo ha­blan­tes qui­zás po­dría­mos ir arrin­co­nan­do la pa­la­bra ne­gro con es­te sen­ti­do, y op­tar por otra so­lu­ción, más que na­da por­que nues­tra so­cie­dad ca­da vez es más va­rio­pin­ta en lo que se re­fie­re a los co­lo­res de la piel. Hay un ca­mino fácil, que es el del in­glés (es­cri­tor fan­tas­ma, o só­lo fan­tas­ma); es­tá la op­ción des­crip­ti­va (es­cri­tor por en­car­go, es­cri­tor en la som­bra), y aún se po­dría en­con­trar una so­lu­ción más crea­ti­va, pe­ro aquí se­ría ne­ce­sa­rio que apa­re­cie­ra el ge­nio del idio­ma.

Amí fan­tas­ma me gus­ta, y no ofen­de a na­die: “Aque­lla au­to­ra tan fan­tas­ma re­sul­ta que te­nía un fan­tas­ma”.

Di­ce el dic­cio­na­rio que un ne­gro es al­guien que es­cri­be pa­ra otro que se pre­sen­ta­rá co­mo au­tor

Ma­gí Camps

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.