La fra­gi­li­dad de un pa­tri­mo­nio no va­lo­ra­do

La Vanguardia - - INTERNACIO­NAL - Ma­nuel Gau­sa M. GAU­SA,

Ho­rro­ri­za­do por la tra­ge­dia y el do­lor de las víc­ti­mas, es­cri­bo es­tas lí­neas co­mo ar­qui­tec­to bar­ce­lo­nés y co­mo pro­fe­sor ca­te­drá­ti­co de Ur­ba­nis­mo en Gé­no­va, ciu­dad a la que quie­ro, res­pe­to y ad­mi­ro y en la que vi­vo gran par­te del tiem­po. Se­gu­ro que mu­chos lec­to­res ha­brán atra­ve­sa­do en más de una oca­sión – y no sin cier­to vér­ti­go– el, aho­ra des­apa­re­ci­do, puen­te Mo­ran­di pa­ra des­de Fran­cia se­guir ha­cia el cen­tro o sur de Italia. Era un tra­mo ca­si obli­ga­do de la au­to­pis­ta A-10 que yo mis­mo, co­mo mu­chos ge­no­ve­ses, uti­li­zá­ba­mos va­rias ve­ces a la se­ma­na por su pa­pel cru­cial en la mo­vi­li­dad ur­ba­na.

El puen­te Mo­ran­di era una be­lla es­truc­tu­ra di­se­ña­da por el in­ge­nie­ro que le dio nom­bre: era un puen­te ele­gan­te, es­bel­to, al­tí­si­mo, al ni­vel de otras obras cum­bre de la in­ge­nie­ría mun­dial co­mo las de Mai­llart, Freys­si­net o To­rro­ja y que se ha­bía con­ver­ti­do en un icono –y tam­bién pa­ra mu­chos ha­bi­tan­tes– en un au­tén­ti­co pa­tri­mo­nio mo­derno de la ciu­dad, no siem­pre bien acep­ta­do.

Des­pués de ca­si 60 años de ser­vi­cio su­fría pa­to­lo­gías y pro­ble­mas de man­te­ni­mien­to ló­gi­cos, de­bi­do en gran par­te a los in­con­ve­nien­tes del hor­mi­gón y a las pro­pias con­di­cio­nes me­dioam­bien­ta­les de una ciu­dad con fuer­tes cre­ci­das, ria­das y des­li­za­mien­tos.

Gé­no­va es una her­mo­sa e in­tere­san­tí­si­ma ciu­dad-puer­to (his­tó­ri­ca, ar­qui­tec­tó­ni­ca y fuer­te­men­te in­fra­es­truc­tu­ral a la vez) hoy de nue­vo en los cir­cui­tos turísticos in­ter­na­cio­na­les; una ciu­dad acos­tum­bra­da a ne­go­ciar con su com­ple­ja geo­gra­fía en si­tua­cio­nes a ve­ces in­ve­ro­sí­mi­les, sa­can­do par­ti­do siem­pre de su fuer­te com­po­nen­te re­si­lien­te. Mu­chas vo­ces ha­bían de­fen­di­do la ne­ce­si­dad de subs­ti­tuir el vie­jo puen­te de Mo­ran­di por una nue­va es­truc­tu­ra más con­tem­po­rá­nea y me­nos cos­to­sa. Otras, con las que per­so­nal­men­te coin­ci­día, de­fen­dían su per­ma­nen­cia, apos­tan­do por una ur­gen­te re­no­va­ción a fon­do y una de­ci­di­da ope­ra­ción de ci­ru­gía es­truc­tu­ral.

Más allá de los mo­ti­vos eco­nó­mi­cos pri­ma­ba aquí el va­lor cul­tu­ral de una obra ex­cep­cio­nal y de un pa­tri­mo­nio –el de la épi­ca mo­der­na– no siem­pre bien va­lo­ra­do des­de el ha­bi­tual cul­to al pa­sa­do más his­to­ri­cis­ta. Pe­ro ello obli­ga­ba a to­mar me­di­das ur­gen­tes, no siem­pre abor­da­das con la con­tun­den­cia que per­mi­ti­rían la pro­pia eco­no­mía, los con­tra­tos vin­cu­lan­tes o los tiem­pos de la ges­tión pú­bli­ca. Ni se­gu­ra­men­te el am­bi­guo ca­rác­ter de una obra (¿fun­cio­nal y/o pa­tri­mo­nial?) no siem­pre bien en­fo­ca­da en su au­tén­ti­ca y com­ple­ja di­men­sión. A na­die se le es­ca­pa­ba la ur­gen­cia de di­chas de­ci­sio­nes, ca­da vez más im­pro­rro­ga­bles, aun­que era real­men­te di­fí­cil pre­ver un desas­tre de ta­les con­se­cuen­cias. De ello ca­brá ex­traer lec­cio­nes pa­ra el fu­tu­ro.

Es di­fí­cil, to­da­vía, con­cre­tar las cau­sas del si­nies­tro (que sue­len ser, co­mo en to­do co­lap­so, múl­ti­ples y si­mul­tá­neas). Si­go pen­san­do que es pre­ma­tu­ro cul­pa­bi­li­zar a los an­ti­guos es­tu­dios de Mo­ran­di y sus di­se­ños que, al me­nos a prio­ri, me­re­cen un cier­to res­pe­to ini­cial. Más allá del pro­pio cálcu­lo es­truc­tu­ral y de la con­cep­ción del pro­yec­to, ha­brá que ana­li­zar los tra­ba­jos de man­te­ni­mien­to y de am­plia­ción re­cien­te­men­te rea­li­za­dos, la fuer­te cli­ma­to­lo­gía ad­ver­sa, las obras de re­fuer­zo en la ci­men­ta­ción abor­da­das en los úl­ti­mos tiem­pos, el im­pac­to de la co­rro­sión y de la ero­sión de los ma­te­ria­les, no siem­pre –qui­zás– bien re­suel­tos, et­cé­te­ra.

La in­ge­nie­ría siem­pre ha si­do im­por­tan­tí­si­ma en Gé­no­va y su Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca es una de las más pres­ti­gio­sas de Italia. Se­gu­ro que un pron­to aná­li­sis y un cer­te­ro diag­nós­ti­co se­rán emi­ti­dos en bre­ve pla­zo, más allá de las pri­me­ras im­pre­sio­nes.

Na­da nos im­pe­di­rá, no obs­tan­te, se­guir re­cor­dan­do con in­men­sa tris­te­za y per­ple­ji­dad un desas­tre de inevi­ta­bles con­se­cuen­cias pa­ra la ciu­dad y pa­ra sus ciu­da­da­nos.

Des­de Bar­ce­lo­na to­da la so­li­da­ri­dad pa­ra Gé­no­va, mi se­gun­da ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.