In­hu­ma­nos y alie­ní­ge­nas

La con­de­na de los re­fu­gia­dos a su suer­te, sea en el mar o en cam­pa­men­tos en tie­rra de na­die, re­quie­re ne­gar­les su con­di­ción hu­ma­na

La Vanguardia - - OPINIÓN - Ma­nuel Cas­tells

Una ola de xe­no­fo­bia se ex­tien­de por el mun­do. Prin­ci­pal­men­te en Eu­ro­pa, pe­ro aho­ra tam­bién en Amé­ri­ca La­ti­na, en don­de la des­es­ta­bi­li­za­ción eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua han arro­ja­do a cien­tos de mi­les de re­fu­gia­dos por los ca­mi­nos del exi­lio.

Las reac­cio­nes vio­len­tas de las po­bla­cio­nes au­tóc­to­nas han si­do in­me­dia­tas. En Cos­ta Ri­ca, un país tra­di­cio­nal­men­te pa­cí­fi­co y aco­ge­dor hu­bo por pri­me­ra vez una ma­ni­fes­ta­ción xe­nó­fo­ba con­tra los ni­cas, azu­za­da por los po­lí­ti­cos de la ex­tre­ma de­re­cha que ca­si ga­nan la pre­si­den­cia ha­ce unos me­ses. Aun­que tam­bién hu­bo res­pues­ta de los mu­chos ticos hu­ma­nis­tas, que sa­lie­ron a la ca­lle pa­ra con­de­nar a los ex­tre­mis­tas que man­cha­ban la ima­gen de to­le­ran­cia que enor­gu­lle­ce a los cos­ta­rri­cen­ses.

Ape­nas hu­bo esa so­li­da­ri­dad en Bra­sil con los mi­les de ve­ne­zo­la­nos que lle­ga­ron al es­ta­do ama­zó­ni­co de Ro­rai­ma es­ca­pan­do de una Ve­ne­zue­la en caos. Los ve­ci­nos de Pa­ca­rai­ma asal­ta­ron y que­ma­ron cam­pa­men­tos de re­fu­gia­dos. Y tras los in­ci­den­tes, el Go­bierno de Te­mer de­ci­dió es­ta se­ma­na des­ple­gar a las fuer­zas ar­ma­das pa­ra con­tro­lar una fron­te­ra de he­cho in­con­tro­la­ble. En vís­pe­ras de elec­cio­nes en Bra­sil, la de­re­cha mag­ni­fi­ca el pro­ble­ma y mi­li­ta­ri­za su po­lí­ti­ca en un ges­to ame­na­za­dor que aña­de ten­sión a un país en cri­sis po­lí­ti­ca y, aho­ra, tam­bién eco­nó­mi­ca por la de­va­lua­ción del real en un 20%. Ecua­dor y Pe­rú de­ci­die­ron ce­rrar la fron­te­ra. Chi­le, con la co­la­bo­ra­ción de Ve­ne­zue­la, es­tá crean­do tra­bas bu­ro­crá­ti­cas pa­ra los ve­ne­zo­la­nos ol­vi­dan­do cuan­do aco­gía­mos a los chi­le­nos. Co­lom­bia, prin­ci­pal re­cep­tor del flu­jo de re­fu­gia­dos, cla­ma por una coor­di­na­ción con otros paí­ses. La suer­te de los des­pla­za­dos de­pen­de de don­de cai­gan.

Y en Eu­ro­pa, ca­da día trae nu­ba­rro­nes más os­cu­ros im­pul­sa­dos por el vien­to de xe­no­fo­bia, is­la­mo­fo­bia y neo­na­zis­mo que re­sur­ge, en­tro­ni­za­do por el cón­cla­ve en­tre Sal­vi­ni y Or­bán es­ta se­ma­na. Des­de los puer­tos ita­lia­nos ce­rra­dos a los re­fu­gia­dos erran­tes en el mar a las ca­lles de Chem­nitz en Sa­jo­nia, don­de el fin de se­ma­na pa­sa­do, tras una pe­lea en que re­sul­tó muer­to un ale­mán, 800 ma­ni­fes­tan­tes sim­pa­ti­zan­tes de Pe­gi­da se lan­za­ron a la ca­za in­dis­cri­mi­na­da del ex­tran­je­ro. Pe­gi­da es un mo­vi­mien­to pa­ra sal­var a Oc­ci­den­te del is­lam, na­ci­do en Dres­de, don­de la po­bla­ción mu­sul­ma­na no lle­ga al 2%. An­ge­la Mer­kel man­tie­ne la de­fen­sa de los prin­ci­pios eu­ro­peos de hu­ma­ni­dad y so­li­da­ri­dad, pe­ro su ba­se po­lí­ti­ca se va ero­sio­nan­do ante la demagogia de la nue­va de­re­cha que uti­li­za los re­fu­gia­dos co­mo chi­vo ex­pia­to­rio pa­ra lle­gar al po­der y asen­tar un na­cio­na­lis­mo ra­cial. Que po­dría aca­bar con la Unión Eu­ro­pea.

Y en España aho­ra ya pa­re­ce cla­ro que la de­re­cha bi­po­lar (PP/Ciu­da­da­nos) cree ha­ber en­con­tra­do un nue­vo fi­lón, ade­más de Ca­ta­lun­ya, pa­ra so­ca­var al Go­bierno de Pe­dro Sán­chez an­tes de que las elec­cio­nes con­so­li­den un nue­vo pro­yec­to re­for­mis­ta y dia­lo­gan­te. Por­que, en reali­dad, el prin­ci­pal pro­ble­ma de con­vi­ven­cia no son los re­fu­gia­dos en si, sino la uti­li­za­ción de su exis­ten­cia por po­lí­ti­cos co­mo Sal­vi­ni en Ita­lia, Le Pen en Fran­cia, John­son en In­gla­te­rra, Or­bán en Hun­gría o Ca­sa­do en España, pa­ra au­par­se al go­bierno co­mo va­lla­dar ante la in­va­sión bár­ba­ra. La nue­va ex­pre­sión de su crí­ti­ca a los prin­ci­pios hu­ma­ni­ta­rios que ins­pi­ra­ron la cons­truc­ción eu­ro­pea es ca­li­fi­car­los de “bue­nis­mo”. Un tér­mino que se quie­re ha­cer pe­yo­ra­ti­vo. O sea que ser “bue­nos”, que tra­tar a otros hu­ma­nos co­mo hu­ma­nos y ayu­dar­los cuan­do vi­ven una tra­ge­dia, co­mo por cier­to siem­pre nos acon­se­jó ha­cer el cris­tia­nis­mo, es “bue­nis­mo”, más o me­nos que so­mos ton­tos y nos va­mos a de­jar abu­sar por nues­tra éti­ca.

Y ese men­sa­je re­sue­na en mu­chas men­tes, aun­que me­nos de las que di­cen los de­ma­go­gos. Fun­cio­na por­que tra­ba­ja so­bre la emo­ción bá­si­ca de nues­tra es­pe­cie: el mie­do. Un mie­do de múl­ti­ples orí­ge­nes en el mo­men­to ac­tual de cam­bio pro­fun­do en la cultura, la tec­no­lo­gía, la economía, la geo­po­lí­ti­ca, la de­mo­gra­fía, un mie­do que in­du­ce una reac­ción de­fen­si­va de atrin­che­rar­se en los mi­tos tra­di­cio­na­les de pue­blo y na­ción, co­mo pro­cla­ma Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia o la Li­ga ita­lia­na. La con­de­na de los re­fu­gia­dos a su suer­te, sea en el mar o en cam­pa­men­tos en tie­rra de na­die, re­quie­re ne­gar­les su con­di­ción hu­ma­na, pa­ra re­con­ci­liar es­te re­cha­zo con los va­lo­res que se su­po­ne ca­rac­te­ri­zan nues­tra ci­vi­li­za­ción. En nues­tra per­cep­ción, pa­san a ser “otros”, o sea “alie­ní­ge­nas”. Con­tra los que hay que de­fen­der­se. Y en to­do ca­so no per­mi­tir que se acer­quen.

Es evi­den­te que la aco­gi­da de cen­te­na­res de mi­les o mi­llo­nes de per­so­nas ex­pul­sa­das de sus vi­das por gue­rras, vio­len­cia, geo­po­lí­ti­ca de las po­ten­cias, dic­ta­du­ras, caos eco­nó­mi­co, ban­di­dis­mo, o mi­se­ria ex­tre­ma, re­quie­re es­tra­te­gias po­lí­ti­cas y me­di­das so­cia­les que no pue­den asu­mir so­las las oe­ne­gés que he­roi­ca­men­te in­ten­tan con­te­ner la he­mo­rra­gia de nues­tra hu­ma­ni­dad.

El re­cien­te pro­yec­to de coor­di­na­ción eu­ro­pea, ini­cia­do por el acuer­do en­tre Mer­kel, Ma­cron y Sán­chez, es un pa­so en esa di­rec­ción. Por eso el sa­bo­ta­je de ese es­fuer­zo, aun an­tes de que ha­ya po­di­do des­ple­gar­se, co­mo ha­cen po­lí­ti­cos de va­rio pe­la­je, es sim­ple­men­te irres­pon­sa­ble. Por­que no hay fron­te­ra que re­sis­ta la des­com­po­si­ción de una par­te sus­tan­cial del pla­ne­ta (por ejem­plo, la ri­be­ra sur del Me­di­te­rrá­neo) y la con­si­guien­te pues­ta en mo­vi­mien­to de un éxo­do ma­si­vo, del que ade­más se apro­ve­chan las re­des cri­mi­na­les de tra­fi­can­tes que cam­pan por sus res­pe­tos sin que los go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos in­ter­ven­gan en su con­trol. En lu­gar de cas­ti­gar a los re­fu­gia­dos que son sus víc­ti­mas.

Lo que es­tá en jue­go, en Eu­ro­pa, en Amé­ri­ca La­ti­na, y en el mun­do en ge­ne­ral, es si po­de­mos con­vi­vir co­mo es­pe­cie. Y con el pro­pio pla­ne­ta. Es en ese re­plie­gue ate­mo­ri­za­do a nues­tros mi­cro­mun­dos don­de es­tán los gér­me­nes de nues­tra au­to­des­truc­ción, em­pe­zan­do por la de­sin­te­gra­ción de la Unión Eu­ro­pea que des­en­ca­de­na­ría un caos eco­nó­mi­co glo­bal.

No po­de­mos so­bre­vi­vir co­mo hu­ma­nos si nos con­ver­ti­mos en in­hu­ma­nos por mie­do a los alie­ní­ge­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.