Có­mo la RSC pue­de ayu­dar a las py­mes a cre­cer

La Vanguardia - - MONOGRÁFICO ESPECIAL - IGNASI CA­RRE­RAS. Pro­fe­sor de ESA­DE (URL) y ex­per­to en in­no­va­ción so­cial

La evo­lu­ción de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial de la Em­pre­sa (RSE) ha es­ta­do tra­di­cio­nal­men­te li­de­ra­da por las com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les que son mar­cas re­fe­ren­tes en sus sec­to­res de ac­ti­vi­dad. Des­de 2015, es­tas gran­des em­pre­sas es­tán ca­da vez más orien­ta­das a con­tri­buir a los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble.

El lar­go pe­río­do de cri­sis eco­nó­mi­ca ha he­cho que la im­plan­ta­ción de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va no ha­ya al­can­za­do un ni­vel tan sig­ni­fi­ca­ti­vo en las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. Mu­chas de ellas han te­ni­do que ba­ta­llar pa­ra so­bre­vi­vir en un con­tex­to muy ar­duo, en el que bue­na par­te de las ener­gías y re­cur­sos se han de­di­ca­do a los te­mas ope­ra­ti­vos apa­ren­te­men­te más im­pres­cin­di­bles.

Se­gu­ra­men­te las py­mes que se han vis­to más exi­gi­das pa­ra dar un pa­so al fren­te en su RSE han si­do las que es­tán en la ca­de­na de su­mi­nis­tro de las gran­des com­pa­ñías de sec­to­res co­mo el del au­to­mó­vil, el tex­til o la ali­men­ta­ción, que han tras­la­da­do a sus pro­vee­do­res el cum­pli­mien­to de los re­qui­si­tos de res­pon­sa­bi­li­dad que se han mar­ca­do pa­ra ellas mis­mas.

Aun así, la RSE es un va­lor in­na­to a mu­chas py­mes. Em­pre­sas fa­mi­lia­res que quie­ren ver re­fle­ja­das en la for­ma de ha­cer de la com­pa­ñía las as­pi­ra­cio­nes y los va­lo­res de los fun­da­do­res: cons­truir una or­ga­ni­za­ción que per­du­re y sea ca­paz de ge­ne­rar va­lor eco­nó­mi­co y so­cial pa­ra los di­fe­ren­tes gru­pos de in­te­rés que la con­for­man y con los que se re­la­cio­na.

Hoy en día con­ta­mos con un cier­to nú­me­ro de pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas que han re­co­rri­do un lar­go tre­cho en ma­te­ria de RSE. Sus lí­de­res cons­ta­tan que la so­cie­dad mues­tra un in­te­rés cre­cien­te por co­no­cer y me­jo­rar su im­pac­to so­cial y me­dioam­bien­tal. Al mis­mo tiem­po, per­ci­ben nue­vas exi­gen­cias que pre­sio­nan a sus com­pa­ñías en ám­bi­tos co­mo la trans­pa­ren­cia, el buen go­bierno o la pre­ven­ción de la co­rrup­ción pa­ra las cua­les la RSE y las prác­ti­cas que con­lle­va son par­te de la so­lu­ción.

Su apues­ta por el li­de­raz­go res­pon­sa­ble, ade­más de apor­tar be­ne­fi­cios a la so­cie­dad me­dian­te sus pro­gra­mas de ac­ción so­cial, ha in­ci­di­do en di­fe­ren­tes ám­bi­tos de la com­pa­ñía co­mo las ope­ra­cio­nes y el me­dio am­bien­te o las po­lí­ti­cas de re­cur­sos hu­ma­nos. Es­to ha for­ta­le­ci­do al­gu­nos de los ac­ti­vos que son vi­ta­les pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad de sus em­pre­sas. Han vis­to co­mo me­jo­ra­ba la repu­tación y el apre­cio de mar­ca. Tam­bién per­ci­ben una in­fluen­cia fa­vo­ra­ble en as­pec­tos co­mo la im­pli­ca­ción de los tra­ba­ja­do­res, el sen­ti­do de per­te­nen­cia y la cap­ta­ción y re­ten­ción de ta­len­to.

Pe­ro, so­bre to­do, ex­pe­ri­men­tan que cuan­do la RSE tie­ne una di­men­sión es­tra­té­gi­ca es una alia­da de la in­no­va­ción, ya sea por­que ha­ce evo­lu­cio­nar la for­ma de ac­tuar y el mo­de­lo de ne­go­cio de la em­pre­sa o bien por­que per­mi­te desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos y nue­vos mer­ca­dos que res­pon­den a las nue­vas de­man­das e in­quie­tu­des so­cia­les y me­dioam­bien­ta­les de los con­su­mi­do­res. Aun­que no pue­den cuan­ti­fi­car en qué me­di­da me­jo­ra la cuen­ta de re­sul­ta­dos de sus em­pre­sas, es­tos lí­de­res res­pon­sa­bles cons­ta­tan no obs­tan­te que la RSE les apor­ta una pla­ta­for­ma de cre­ci­mien­to.

Las py­mes per­ci­ben que cuan­do la RSE tie­ne una di­men­sión es­tra­té­gi­ca es una alia­da de la in­no­va­ción Las em­pre­sas cons­ta­tan los be­ne­fi­cios de la RSE con los clien­tes, y con la im­pli­ca­ción y sa­tis­fac­ción de su equi­po Las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas ven en la RSE la opor­tu­ni­dad de con­tri­buir a un mun­do más jus­to y eco­ló­gi­co

Py­mes com­pro­me­ti­das

Ca­fés No­vell, una em­pre­sa con una bue­na tra­yec­to­ria en di­fe­ren­tes as­pec­tos de la RSE, ha he­cho re­cien­te­men­te un cam­bio es­tra­té­gi­co im­por­tan­te pa­san­do de ser una com­pa­ñía que ven­día sus pro­duc­tos al sec­tor de la hos­te­le­ría a te­ner tam­bién un ca­nal de ven­ta di­ri­gi­do al con­su­mi­dor fi­nal. Pa­ra ello ha lan­za­do con no­ta­ble éxi­to un nue­vo pro­duc­to sos­te­ni­ble: las cáp­su­las com­pos­ta­bles de ca­fé que se de­sin­te­gran a las 12 se­ma­nas y no de­jan re­si­duo.

Llo­re­da, más co­no­ci­da por su pro­duc­to es­tre­lla KH7, tie­ne una di­la­ta­da ex­pe­rien­cia en RSE, cer­ti­fi­can­do eco­ló­gi­ca­men­te to­dos sus pro­duc­tos y tam­bién desa­rro­llan­do po­lí­ti­cas de for­ma­ción pro­fe­sio­nal así co­mo de fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral y con­ci­lia­ción. La com­pa­ñía cons­ta­ta los be­ne­fi­cios de la RSE no so­lo con los clien­tes, sino tam­bién in­ter­na­men­te en el gra­do de im­pli­ca­ción y sa­tis­fac­ción del equi­po.

Ter­nua es una em­pre­sa que ha sa­bi­do cons­truir una mar­ca sos­te­ni­ble y com­pro­me­ti­da. Sus pren­das pa­ra ac­ti­vi­da­des en la mon­ta­ña y la na­tu­ra­le­za es­tán he­chas con al­go­dón or­gá­ni­co, con plu­mas re­ci­cla­das y des­de 2015 ha eli­mi­na­do to­das las sus­tan­cias quí­mi­cas per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud y el me­dio am­bien­te.

Son tres ejem­plos de py­mes que con su res­pon­sa­bi­li­dad e in­no­va­ción so­cial sa­ben ge­ne­rar va­lor com­par­ti­do. Pa­ra la so­cie­dad y pa­ra los ac­cio­nis­tas y tra­ba­ja­do­res. Em­pre­sas que ven en la RSE la opor­tu­ni­dad de con­tri­buir a un mun­do más jus­to y eco­ló­gi­co, con­ven­ci­das ade­más de que así es­tán cons­tru­yen­do la com­pa­ñía que triun­fa­rá en el si­glo XXI.

Ca­fés No­vell ha lan­za­do unas cáp­su­las com­pos­ta­bles de ca­fé que se de­sin­te­gran a las 12 se­ma­nas tras su uso y no de­jan re­si­duo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.