La Vanguardia

Es­cri­bir co­mo te­ra­pia

‘Las sie­te muer­tes de Evelyn Hard­castle’, de Stuart Tur­ton, fue la re­ve­la­ción li­te­ra­ria de la úl­ti­ma Fe­ria de Lon­dres

- NÚ­RIA ESCUR

La no­ve­la re­ve­la­ción de la Fe­ria del Li­bro de Lon­dres en el 2017, Las sie­te muer­tes de Evelyn Hard­castle, tie­ne su ori­gen en los in­ten­tos de la ma­dre de Stuart Tur­ton por ale­jar a su hi­jo de la afi­ción por la san­gre y las pe­lí­cu­las de vís­ce­ras, pa­ra lo cual le in­tro­du­jo en el mun­do de la no­ve­la ne­gra.

Tur­ton ha ur­di­do una ori­gi­nal no­ve­la de mis­te­rio. En pa­la­bras de sus edi­to­res mez­cla de Atra­pa­do en el tiem­po, Black Mi­rror y esen­cia de Agat­ha Ch­ris­tie. Ya se han com­pra­do los de­re­chos pa­ra la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. En una fies­ta en su ho­nor, la jo­ven Evelyn Hasd­castle es ase­si­na­da... Ai­den Bis­hop lle­ga tar­de pa­ra sal­var­la. Pe­ro es­tá con­de­na­do a re­pe­tir el mis­mo día una y otra vez, en­car­na­do en ca­da oca­sión en uno de los ocho in­vi­ta­dos a la es­ce­na. El úni­co mo­do de es­ca­par a es­ta te­rri­ble pe­sa­di­lla es re­sol­ver el mis­te­rio.

Stuart Tur­ton, es­cri­tor y pe­rio­dis­ta afin­ca­do en Lon­dres, nos ofre­ce una pri­me­ra no­ve­la, Las sie­te muer­tes de Evelyn Hard­castle (Áti­co de los Li­bros) con­ver­ti­do en un best se­ller, el li­bro es­tre­lla de la Fe­ria del Li­bro de Lon­dres en 2017. Un Clue­do en to­da re­gla. Y un fac­tor muy so­co­rri­do, úl­ti­ma­men­te, en no­ve­da­des li­te­ra­rias: la am­ne­sia. “Aho­ra, cuan­do me en­cuen­tro ha­blan­do con Sop­hie Han­nah o A.J. Finn ten­go que ha­cer un es­fuer­zo pa­ra creer que es­toy en su la­do. He pa­sa­do de fan a co­le­ga”.

Lec­tor pre­coz y vo­raz, Stuart Tur­ton en­tró en la li­te­ra­tu­ra por un in­ten­to de su ma­dre de sa­car­lo de su pa­sión por el go­re. “A mi lo que me gus­ta­ba eran las his­to­rias tru­cu­len­tas, de san­gre, de te­rror, y mi ma­dre, ho­rro­ri­za­da, me des­vió ha­cia la no­ve­la ne­gra. Le de­bió pa­re­cer que aque­lla era una vio­len­cia más ele­gan­te. Me dio El ase­si­na­do de Ro­ger Ac­kroyd, de Agat­ha Ch­ris­tie y me abrió un mun­do”. Ahí apren­dió las re­glas del gé­ne­ro. Otra ru­ti­na le ayu­dó: “Mis pa­dres me de­ja­ban ir­me a dor­mir tan tar­de co­mo qui­sie­ra, siem­pre que fue­ra por leer”.

Pe­rio­dis­ta de via­jes se­lec­tos, de­ci­dió cam­biar sus pa­raí­sos tu­rís­ti­cos por un pro­yec­to inusual: su pri­me­ra no­ve­la. “Pa­sé de vi­vir en Du­bái, en un ma­ra­vi­llo­so apar­ta­men­to en la plan­ta 30, a en­claus­trar­me en un mi­núscu­lo ha­bi­tácu­lo lon­di­nen­se. Sen­tí que eso te­nía que es­cri­bir­lo en­ce­rra­do y ¡en días de llu­via! De­ci­dí tra­ba­jar tres días a la semana en co­sas que no me gus­ta­ban pa­ra pa­gar las fac­tu­ras. El res­to, es­cri­bía mi no­ve­la...”. Dos años y me­dio des­pués esa idea dio sus fru­tos. Dos años y me­dio de un pro­ce­so me­ticu­loso. “Ha­bía no­tas dis­pues­tas por to­do el des­pa­cho. Po­día sa­ber, exac­ta­men­te, qué ha­cía ca­da dos mi­nu­tos y dón­de ca­da per­so­na­je de la tra­ma. Di­bu­jé un plano de la ca­sa: vi­gi­la­ba que no se so­la­pa­ra lo que ocu­rría en una ha­bi­ta­ción y en otra. ¡Uno de mis per­so­na­jes era vio­la­dor so­cial!”.

La am­bien­ta­ción a lo Down­ton Ab­bey nos re­tro­trae a prin­ci­pios de

“A mí me gus­ta­ban las his­to­rias tru­cu­len­tas, de san­gre, y mi ma­dre ho­rro­ri­za­da, me des­vió ha­cia la no­ve­la ne­gra”

los años vein­te. Pe­ro no hay nin­gún lord en su fa­mi­lia. “Con es­ta voz que ten­go, en el li­bro só­lo po­dría ser cria­do o la­drón. Pa­ra re­crear la ca­sa de Black­heath me en­ce­rré un tiem­po en una enor­me man­sión en Nor­man­día don­de to­do cru­jía, con can­de­la­bros y no­tas de ar­pa de fon­do”.

Al­gu­na no­che en el pub, de gol­pe, Tur­ton sol­ta­ba la cer­ve­za y de­ja­ba a los ami­gos. “Veía una es­ce­na y te­nía que es­cri­bir­la ¡ya!”. Al fin es­cri­bió “el li­bro que siem­pre qui­se leer”. Aun­que, co­mo la mi­tad de au­to­res del gre­mio, hu­bie­ra da­do su al­ma al dia­blo, di­ce, por ser au­tor de al­gu­na de las no­ve­las de Chand­ler.

 ?? XAVIER CER­VE­RA ?? Stuart Tur­ton ha ges­tio­na­do el éxi­to de su pri­me­ra no­ve­la crean­do otra ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­ta
XAVIER CER­VE­RA Stuart Tur­ton ha ges­tio­na­do el éxi­to de su pri­me­ra no­ve­la crean­do otra ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain