Las ár­bi­tras que go­lean al ma­chis­mo

La Vanguardia - - TENDENCIAS - DO­MIN­GO MAR­CHE­NA

Es­ta his­to­ria em­pe­za­rá y aca­ba­rá en in­ter­net, y no en un cam­po de Ter­ce­ra, don­de el día 1 se vi­vió lo me­jor y lo peor del fút­bol a raíz del par­ti­do en­tre el CP San Cris­tó­bal de Te­rra­sa y el Lla­gos­te­ra. No de­be­ría ser no­ti­cia que el trío ar­bi­tral es­tu­vie­ra com­pues­to por Ainara Ace­ve­do, co­mo ár­bi­tra prin­ci­pal, y Ma­til­de Es­te­ves e Yle­nia Sán­chez, co­mo asis­ten­tes, pe­ro...

Pe­ro por pri­me­ra vez tres mu­je­res di­ri­gían un par­ti­do mas­cu­lino. Aun­que el de­por­te fe­me­nino ha ex­pe­ri­men­ta­do un boom, he­chos así aún son no­ti­cia. De na­da sir­ve que ca­da se­ma­na se te­le­vi­sen dos en­cuen­tros de la com­pe­ti­ti­va Li­ga Iber­dro­la. Que la téc­ni­ca de mu­chas de ellas na­da ten­ga que en­vi­diar a la de mu­chos de ellos. Que en las re­des so­cia­les ha­ya una cam­pa­ña pa­ra que las fut­bo­lis­tas del Ba­rça jue­guen “al me­nos una vez en el Camp Nou”.

La no­ti­cia si­gue sien­do que tres mu­je­res ar­bi­tren a hom­bres. Des­pués del par­ti­do, el CP San Cris­tó­bal, cu­yo le­ma es: “La vio­len­cia no jue­ga en es­te club”, col­gó en las re­des so­cia­les un co­mu­ni­ca­do de re­pul­sa por “los ac­tos in­cí­vi­cos de al­gu­nos afi­cio­na­dos”. Con esa no­ta, ne­ce­sa­ria y bie­nin­ten­cio­na­da, pa­só co­mo con el vie­je­ci­to del chis­te que de­nun­ció los ac­tos obs­ce­nos de unos ve­ci­nos. Un po­li­cía acu­dió a su ca­sa y no vio na­da. “Sú­ba­se al ar­ma­rio, sa­que la ca­be­za por ese agu­je­ro y es­ti­re el cue­llo. Mi­re, mi­re”.

La no­ta del San Cris­tó­bal –in­sis­ti­mos: ne­ce­sa­ria y bie­nin­ten­cio­na­da– hi­zo de al­ta­voz in­vo­lun­ta­rio y pu­so el fo­co so­bre unos he­chos la­men­ta­bles y ver­gon­zo­sos, pe­ro ais­la­dos. “La re­per­cu­sión de to­do es­to es des­me­su­ra­da”, ex­pli­ca Ainara Ace­ve­do, ár­bi­tra in­ter­na­cio­nal FIFA des­de enero. Es­ta mu­jer de 27 años pue­de pi­tar en par­ti­dos de la Pri­me­ra División femenina y de la Ter­ce­ra mas­cu­li­na, pe­ro en ab­so­lu­to pue­de vi­vir del ar­bi­tra­je. Tie­ne un tra­ba­jo de 40 ho­ras se­ma­na­les, que tra­ta de com­pa­gi­nar con las asig­na­cio­nes de sus par­ti­dos y con su cons­tan­te for­ma­ción aca­dé­mi­ca y prác­ti­ca, co­mo sus com­pa­ñe­ras Ma­til­de Es­te­ves, de 26 años, e Yle­nia Sán­chez, de 23.

¿Qué gri­tó aquel gru­pi­to de ván­da­los? No lo re­pe­ti­re­mos, pe­ro es fá­cil­men­te ima­gi­na­ble. La Van­guar­dia ya lo pu­bli­có en una cró­ni­ca pon­de­ra­da, res­pe­tuo­sa y crí­ti­ca, pe­ro aho­ra no obli­ga­re­mos a na­die a sa­car la ca­be­za por un agu­je­ro y es­ti­rar el cue­llo. “El par­ti­do es­tu­vo muy bien, con am­bien­te fes­ti­vo. Fue­ron cua­tro in­sul­tos y ni los es­cu­cha­mos. Por eso, no in­te­rrum­pi­mos el jue­go ni hi­ci­mos cons­tar los he­chos en el ac­ta. Fue una mi­no­ría”, agre­ga Ainara Ace­ve­do, que se de­cla­ra “sa­tu­ra­da” por la tor­men­ta me­diá­ti­ca desata­da so­bre ella.

Jun­to a sus dos com­pa­ñe­ras, agra­de­ce la reac­ción del club y el in­te­rés de la pren­sa, pe­ro in­sis­te en que ellas es­ta­ban tan con­cen­tra­das en el par­ti­do que no es­cu­cha­ron na­da. Y pi­den un po­co de so­sie­go pa­ra de­di­car­se a lo que más les gus­ta: el de­por­te, só­lo el de­por­te, sin po­lé­mi­cas. Ade­más, es­ta se­ma­na era es­pe­cial­men­te com­pli­ca­da pa­ra una de ellas por­que te­nía que so­me­ter­se a un exa­men fí­si­co y otro teó­ri­co pa­ra re­afir­mar su ca­te­go­ría en las di­vi­sio­nes mas­cu­li­na y femenina.

Pa­ra des­gra­cia de uno de los protagonistas de la otra ca­ra de es­ta his­to­ria, sus im­pro­pe­rios que­da­ron per­fec­ta­men­te re­gis­tra­dos por una ca­de­na de te­le­vi­sión. Al ver­se en ca­sa, se­gu­ra- men­te se aver­gon­zó tan­to que acu­dió al club sin es­pe­rar a que lo iden­ti­fi­ca­ran y lla­ma­ran. “Es­toy muy arre­pen­ti­do y acep­ta­ré la san­ción que se me im­pon­ga”, di­cen que di­jo. La jun­ta di­rec­ti­va com­pro­bó “de ma­ne­ra cla­ra y se­gu­ra” que era so­cio de la en­ti­dad y que fue uno de los au­to­res de los “co­men­ta­rios ma­chis­tas, irres­pe­tuo­sos e in­to­le­ran­tes”. Por ello se acor­dó re­ti­rar­le el car­net de so­cio y prohi­bir­le es­ta cam­pa­ña el ac­ce­so al cam­po de Ca n’An­gla­da, de ti­tu­la­ri­dad mu­ni­ci­pal. La me­di­da se po­drá re­vi­sar cuan­do em­pie­ce la tem­po­ra­da 2019-2020.

Ainara Ace­ve­do, Yle­nia Sán­chez y Ma­til­de Es­te­ves es­pe­ran que amai­ne la tor­men­ta. No sa­ben cuán­do ar­bi­tra­rán en Pri­me­ra. Es cues­tión de tiem­po. Pa­ra ellas o pa­ra otras. Pe­ro el me­ca­nis­mo que abri­rá la puer­ta ya es­tá en mar­cha. La ale­ma­na Bi­bia­na Stein­haus, de 39 años, ya ha lle­ga­do a la Bun­des­li­ga. Hay más ejem­plos: la es­pa­ño­la Al­ham­bra Nie­ves, de 35 años, ar­bi­tró la fi­nal femenina de rugby 7 en Río de Ja­nei­ro’2016. Ese año, dos an­tes de su re­ti­ra­da, fue ele­gi­da la me­jor del mun­do en­tre to­dos los ár­bi­tros y ár­bi­tras de rugby.

Cuan­do el club San Cris­tó­bal anun­ció en Twit­ter la ex­pul­sión del so­cio ma­chis­ta y mal­edu­ca­do, la doc­to­ra Ana Romero (@aro­me­ro7­willy) aplau­dió la me­di­da en un tuit y man­dó pa­ra ca­sa al san­cio­na­do, “aun­que qui­zá su mu­jer tam­bién le prohí­ba en­trar”. ¿Quién es la doc­to­ra Ana Romero? Es una de las ju­ga­do­ras de la se­lec­ción ab­so­lu­ta de fút­bol y del Be­tis fe­me­nino. Y tam­bién es li­cen­cia­da en Me­di­ci­na. En­tre las fut­bo­lis­tas hay más uni­ver­si­ta­rias que en­tre los fut­bo­lis­tas.

Pe­ro eso tam­po­co es no­ti­cia.

“Es­toy arre­pen­ti­do”, di­ce el so­cio de un club de Te­rras­sa ex­pul­sa­do por in­sul­tos se­xis­tas y gro­se­ros

ÁLEX GA­LLAR­DO / FCF

Ma­til­de Es­te­ves, Ainara Ace­ve­do e Yle­nia Sán­chez sal­tan a la his­to­ria y al cés­ped ar­ti­fi­cial del cam­po del CP San Cris­tó­bal, un club de Te­rras­sa, el pa­sa­do 1 de no­viem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.