En­tra en pri­sión el agre­sor de una psi­có­lo­ga de ser­vi­cios so­cia­les de Salt

La Vanguardia - - VIVIR - SÍL­VIA OLLER

El hom­bre que apu­ña­ló el pa­sa­do vier­nes a una psi­có­lo­ga del con­sor­cio de Be­nes­tar So­cial Gi­ro­nès-Salt pro­vo­cán­do­le he­ri­das de gra­ve­dad en el ab­do­men ha in­gre­sa­do en pri­sión. El agre­sor, de 38 años y na­cio­na­li­dad ma­rro­quí, que te­nía va­rios an­te­ce­den­tes por oca­sio­nar des­per­fec­tos en edi­fi­cios mu­ni­ci­pa­les y pin­char las rue­das de vehícu­los de tra­ba­ja­do­res del cen­tro, fue de­te­ni­do una ho­ra des­pués del su­ce­so por un pre­sun­to de­li­to de ho­mi­ci­dio en gra­do de ten­ta­ti­va. La víc­ti­ma, de 28 años, se re­cu­pe­ra de las le­sio­nes en el hos­pi­tal Jo­sep True­ta de Gi­ro­na. Los Mos­sos d’Es­qua­dra si­guen in­ves­ti­gan­do el mó­vil de la agre­sión, que se pro­du­jo en la ca­lle y a ple­na luz del día, cuan­do la tra­ba­ja­do­ra se di­ri­gía a ha­cer un ser­vi­cio acom­pa­ña­da de otra per­so­na.

El su­ce­so ha he­cho incrementar la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad de los tra­ba­ja­do­res del con­sor­cio, que de­nun­cian un au­men­to de agre­sio­nes, in­sul­tos y ame­na­zas en los úl­ti­mos años es­pe­cial­men­te a raíz de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Un he­cho que ayer pu­sie­ron en co­no­ci­mien­to de re­pre­sen­tan­tes de la Ge­ne­ra­li­tat du­ran­te una reunión que sir­vió pa­ra arran­car el com­pro­mi­so del De­par­ta­ment d’Afers So­cials de ela­bo­rar un pro­to­co­lo de ries­gos que evi­te agre­sio­nes co­mo la que tu­vo lu­gar el vier­nes. “Es evi­den­te que al­go ha fa­lla­do y que el pro­to­co­lo ac­tual no es su­fi­cien­te”, di­jo la pre­si­den­ta del co­mi­té de em­pre­sa del con­sor­cio, Gem­ma Mar­tí­nez.

El co­lec­ti­vo tam­bién pi­de más coor­di­na­ción con otros es­ta­men­tos co­mo el de In­te­rior, que per­mi­ta al per­so­nal co­no­cer los an­te­ce­den­tes de los usua­rios y adop­tar me­di­das de au­to­pro­tec­ción en si­tua­cio­nes de ries­go. Mar­tí­nez ex­pli­có que la gran ma­yo­ría de los em­plea­dos des­co­no­cía los an­te­ce­den­tes del agre­sor, que ya ha­bía pro­vo­ca­do des­tro­zos en el Ayun­ta­mien­to y en el edi­fi­cio del con­sor­cio y que ha­bía si­do de­te­ni­do dos ve­ces, la úl­ti­ma el pa­sa­do ju­lio.“En oca­sio­nes las me­di­das de pro­tec­ción de da­tos son ga­ran­tis­tas, pe­ro en otros ca­sos su­po­nen una ba­rre­ra; hay que en­con­trar el equi­li­brio”, se­ña­ló.

Los tra­ba­ja­do­res, que pi­den tam­bién un in­cre­men­to de per­so­nal, no arran­ca­ron un com­pro­mi­so con­cre­to por par­te de la Ge­ne­ra­li­tat en es­te asun­to, aun­que la ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na re­co­no­ce que mu­ni­ci­pios de gran com­ple­ji­dad co­mo Salt ne­ce­si­tan más efec­ti­vos. Mar­tí­nez con­si­de­ra que la ra­tio que fi­ja un tra­ba­ja­dor so­cial por ca­da 5.000 ve­ci­nos y un edu­ca­dor por ca­da 7.500 son in­su­fi­cien­tes pa­ra un mu­ni­ci­pio co­mo Salt, que cuen­ta con 30.000 ha­bi­tan­tes y una gran de­man­da de re­cur­sos so­cia­les.

Ayer, más de un cen­te­nar de tra­ba­ja­do­res del con­sor­cio de Be­nes­tar So­cial Gi­ro­nès-Salt se con­cen­tra­ron fren­te al Ayun­ta­mien­to de Salt pa­ra con­de­nar el apu­ña­la­mien­to y han fi­ja­do un ca­len­da­rio de mo­vi­li­za­cio­nes que se alar­ga­rá to­da la se­ma­na. Ca­da día has­ta el vier­nes ha­rán un pa­rón de un cuar­to de ho­ra a las 13.30 h (ho­ra en la que se pro­du­jo la agre­sión) fren­te a sus cen­tros de tra­ba­jo, y el vier­nes rea­li­za­rán una con­cen­tra­ción uni­ta­ria del sec­tor de ser­vi­cios so­cia­les de re­cha­zo a las agre­sio­nes y pa­ra de­nun­ciar la vul­ne­ra­bi­li­dad del sec­tor que quie­ren ha­cer ex­ten­si­va a to­da Ca­ta­lun­ya. Los co­le­gios pro­fe­sio­na­les de Tra­ba­jo So­cial, Psi­co­lo­gía y Edu­ca­do­res So­cia­les de Ca­ta­lun­ya emi­tie­ron un co­mu­ni­ca­do en el que de­nun­cian un au­men­to de las agre­sio­nes fí­si­cas y ver­ba­les que les lle­va a tra­ba­jar “con mie­do” y “an­gus­tia” y so­li­ci­ta­ron una res­pues­ta in­me­dia­ta por par­te de los po­de­res pú­bli­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.