Su­sa­na So­lano: poé­ti­ca del es­pa­cio vi­vi­do

La Vanguardia - - TENDENCIAS - Más in­for­ma­ción en www.fad.cat Jun­ta del FAD - Fo­men­to de las Ar­tes y del Di­se­ño www.fad.cat

Un año más el FAD ha or­ga­ni­za­do una nue­va edi­ción del ci­clo Maes­tros. La ca­de­na del FAD, ini­cia­do en el 2004 pa­ra re­co­no­cer las tra­yec­to­rias de aque­llos y aque­llas pro­fe­sio­na­les que han de­ja­do su hue­lla en el cam­po del di­se­ño, la ar­qui­tec­tu­ra, las ar­tes y la cul­tu­ra en ge­ne­ral. Su­sa­na So­lano (Barcelona, 1946), una de las es­cul­to­ras ca­ta­la­nas más re­co­no­ci­das y res­pe­ta­das a ni­vel in­ter­na­cio­nal, ha si­do la ho­me­na­jea­da de es­te año.

Co­mi­sa­ria­do por la ar­qui­tec­ta Marta Llo­ren­te, el ac­to tu­vo lu­gar an­te­ayer en el Fo­yer del edi­fi­cio del Dis­seny Hub, don­de se ins­ta­la­ron una se­lec­ción de obras rea­li­za­das a par­tir de di­ver­sas téc­ni­cas y per­te­ne­cien­tes a dis­tin­tas eta­pas del di­la­ta­do re­co­rri­do ar­tís­ti­co de So­lano. Cua­tro pro­fe­sio­na­les de la ar­qui­tec­tu­ra (Car­me Pi­nós, Ma­nuel Bru­llet, Marta Se­rray, Marta Llo­ren­te), un es­cri­tor (Pe­dro Za­rra­lu­ki) y un ar­tis­ta (Car­los Ve­li­lla) con­ver­sa­ron con So­lano so­bre los en­tre­si­jos de su uni­ver­so for­mal y con­cep­tual, sus mo­ti­va­cio­nes, sus via­jes y otras cues­tio­nes con el ob­je­ti­vo de acer­car a los asis­ten­tes al enig­má­ti­co y par­ti­cu­la­rí­si­mo tra­ba­jo de la es­cul­to­ra. An­tes de ini­ciar­se es­te diá­lo­go, el co­reó­gra­fo y bai­la­rín Cesc Ge­la­bert pre­sen­tó una de sus crea­cio­nes. No de­be­ría sor­pren­der que los par­ti­ci­pan­tes en es­te ho­me­na­je pro­ce­die­ran de dis­ci­pli­nas don­de el es­pa­cio, el signo, la ma­te­ria y el cuer­po ocu­pan un lu­gar cen­tral. La obra de So­lano siem­pre ha in­cor­po­ra­do es­tos ele­men­tos pa­ra exa­mi­nar con bri­llan­te par­que­dad las cir­cuns­tan­cias exis­ten­cia­les y afec­ti­vas del ser hu­mano.

En pa­la­bras de Jo­sé Sa­ra­ma­go, las es­cul­tu­ras de So­lano “no es­tán, son (…) y so­lo aque­llo que, es­tan­do, es tie­ne po­der pa­ra su­bir al ni­vel de la ex­pec­ta­ción”. Si con­si­de­ra­mos que la vi­da es aque­lla for­ma de ex­pec­ta­ción pri­mi­ge­nia con la que nos abri­mos al mun­do, tan­to a su sen­sua­li­dad co­mo a su du­re­za, las obras de So­lano siem­pre pa­re­cen re­mi­tir a un es­pa­cio vi­vi­do, he­cho a la me­di­da de un cuer­po sen­si­ble, que sien­te, vul­ne­ra­ble. He­cho a la me­di­da de sus ex­tre­mi­da­des, de sus li­mi­ta­cio­nes y de sus ca­pa­ci­da­des; de sus as­pi­ra­cio­nes y de sus mie­dos.

Aun­que el tra­ba­jo de So­lano se ha trans­for­man­do a lo lar­go de los años, em­plean­do nue­vos ma­te­ria­les, me­dios y téc­ni­cas, sus obras, co­mo su­gie­re Marta Llo­ren­te, siem­pre pa­re­cen ape­lar a “los re­cuer­dos de nues­tro pro­pio mun­do” y a ce­le­brar aque­lla “di­men­sión ín­ti­ma” con la que nos re­la­cio­na­mos con lo que nos ro­dea y nos co­bi­ja y tam­bién, inevi­ta­ble­men­te, con lo que nos fra­gi­li­za. Las es­cul­tu­ras de So­lano, sin em­bar­go, nun­ca se nos re­ve­lan de un mo­do cla­ro e inequí­vo­co. Muy a me­nu­do los tí­tu­los es­co­gi­dos por la es­cul­to­ra di­ri­gen la com­pul­sión in­ter­pre­ta­ti­va ha­cia di­rec­cio­nes sor­pren­den­tes, desem­bo­can­do en una suer­te de sub­ter­fu­gio que nos em­pla­za a re­eva­luar la obra des­de otra pers­pec­ti­va, más afec­ti­va que re­fle­xi­va. “Las obras –ex­pli­ca So­lano– na­cen de un pen­sa­mien­to no de­fi­ni­do, de la ne­ce­si­dad de en­con­trar sig­ni­fi­ca­dos a aque­llo que a me­nu­do ya­ce sin ló­gi­ca y que de pron­to quie­re des­pla­zar­se ha­cia otro lu­gar, fru­to del pen­sa­mien­to cues­tio­na­do (…) El si­len­cio de la obra que­da in­te­rrum­pi­do por las pa­la­bras, que son pu­ra es­pe­cu­la­ción, rui­dos, so­ni­dos que na­da tie­nen que ver con la esen­cia y el sen­ti­do”.

Aun­que las pa­la­bras no bas­ten, aun­que en al­gu­nos ca­sos pa­rez­can in­te­rrum­pir la lu­ci­dez si­len­cio­sa de la obra, el lu­nes tu­vi­mos una opor­tu­ni­dad úni­ca de es­cu­char a So­lano ha­blan­do so­bre su fas­ci­nan­te tra­ba­jo y de aden­trar­nos en él de su mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.