La bi­blio­te­ca del fu­tu­ro es­tá en Hel­sin­ki

El equi­pa­mien­to, en el co­ra­zón de Hel­sin­ki, se eri­ge co­mo un ver­da­de­ro can­to a la lec­tu­ra

La Vanguardia - - PORTADA - GLO­RIA MO­RENO Hel­sin­ki Ser­vi­cio es­pe­cial

Ha­ce jus­to un si­glo, Fin­lan­dia se in­de­pen­di­za­ba del im­pe­rio ru­so. Por aquel en­ton­ces, era una re­gión emi­nen­te­men­te ru­ral y una de las más po­bres de Eu­ro­pa. Sin una ba­se in­dus­trial só­li­da y cla­ras des­ven­ta­jas en tér­mi­nos de cli­ma, “des­de el pri­mer mo­men­to en­ten­di­mos que el úni­co re­cur­so na­tu­ral real que te­nía­mos era el ca­pi­tal hu­mano y que pro­mo­ver una edu­ca­ción de ca­li­dad pa­ra to­dos era la úni­ca ma­ne­ra de te­ner éxi­to y com­pe­tir con los de­más paí­ses”.

Quien lo ex­pli­ca es el al­cal­de de Hel­sin­ki, Jan Va­paa­vuo­ri, que nos re­ci­be jun­to a un pe­que­ño gru­po de pe­rio­dis­tas in­ter­na­cio­na­les en el Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal nór­di­ca. La oca­sión lo me­re­ce: la ciu­dad aca­ba de inau­gu­rar es­ta se­ma­na su fla­man­te e icó­ni­ca bi­blio­te­ca cen­tral.

Se lla­ma Oodi, que sig­ni­fi­ca oda y se eri­ge des­de el cen­tro de la ur­be co­mo un ver­da­de­ro can­to a la lec­tu­ra, la cul­tu­ra, el apren­di­za­je; pe­ro tam­bién a la con­vi­ven­cia, la igual­dad y la per­te­nen­cia a una de las so­cie­da­des más abier­tas e in­clu­si­vas del mun­do.

El re­cin­to abrió sus puer­tas el 5 de di­ciem­bre, en la vís­pe­ra del 101.º cum­plea­ños de la na­ción y des­de en­ton­ces el flu­jo de vi­si­tan­tes ha si­do cons­tan­te. Pre­gun­ta­mos a los tran­seún­tes y lo que nos trans­mi­ten es una mez­cla de or­gu­llo y emo­ción. To­do el mun­do quie­re ver con sus pro­pios ojos el fa­raó­ni­co pro­yec­to que las au­to­ri­da­des han de­fi­ni­do co­mo el re­ga­lo que Fin­lan­dia se ha­ce a sí mis­ma pa­ra con­me­mo­rar su pri­mer cen­te­na­rio co­mo país in­de­pen­dien­te. Su cons­truc­ción ha re­que­ri­do un pro­ce­so de pla­ni­fi­ca­ción lar­go, ini­cia­do ha­ce vein­te años, y una in­ver­sión pú­bli­ca de ca­si 100 mi­llo­nes de eu­ros.

En pa­la­bras de Va­paa­vuo­ri, “na­da po­día sim­bo­li­zar me­jor que una bi­blio­te­ca lo que nos de­fi­ne co­mo na­ción, nues­tro mo­do de dar prio­ri­dad a la edu­ca­ción, de po­ner a la gen­te en pri­mer lu­gar y tam­bién la im­por­tan­cia que tie­nen pa­ra no­so­tros va­lo­res co­mo la igual­dad, la trans­pa­ren­cia o la de­mo­cra­cia”.

Lo cier­to es que, cuan­do se men­cio­na la ex­ce­len­cia edu­ca­ti­va fin­lan­de­sa, lo pri­me­ro que vie­ne a la men­te son sus es­cue­las. Sin em­bar­go, las bi­blio­te­cas son el otro gran ele­men­to de la ecua­ción que ex­pli­ca por qué los fin­lan­de­ses fi­gu­ran en­tre los ciu­da­da­nos más cua­li­fi­ca­dos y al­fa­be­ti­za­dos del mun­do.

Son una ins­ta­la­ción mu­ni­ci­pal obli­ga­to­ria, ga­ran­ti­za­da por ley, y uno de los ser­vi­cios pú­bli­cos me­jor va­lo­ra­dos por los ciu­da­da­nos. Es­tán por to­das par­tes. No hay ba­rrio, pue­blo o pe­que­ña co­mu­ni­dad que no ten­ga una y, en su con­jun­to, re­ci­ben unas 50 mi­llo­nes de vi­si­tas al año, una bar­ba­ri­dad pa­ra un país pe­que­ño, de tan só­lo 5,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Aho­ra, Oodi so­bre­sa­le co­mo em­ble­ma y ba­luar­te de to­das ellas. Si­tua­da jus­to en fren­te del Par­la­men­to, su pri­vi­le­gia­da ubi­ca­ción sin­te­ti­za la re­la­ción en­tre los go­ber­nan­tes y el pue­blo y, so­bre to­do, el pa­pel que de­be te­ner la cul­tu­ra y el co­no­ci­mien­to a la ho­ra de vehi­cu­lar la de­mo­cra­cia.

Son va­lo­res que tam­bién han que­da­do cla­ros en el lar­go pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo pues­to en mar­cha pa­ra ele­gir el nom­bre, la for­ma y, es­pe­cial­men­te, el con­te­ni­do del pro­yec­to.

“A tra­vés de son­deos y otros me­dios de ave­ri­gua­ción, los ciu­da­da­nos nos de­ja­ron cla­ros dos con­cep­tos: que que­rían una bi­blio­te­ca que in­vi­ta­ra a la paz in­te­rior y al relax, una es­pe­cie de pa­raí­so pa­ra la lec­tu­ra. Y tam­bién que­rían mu­cha ac­ción, mu­chas ini­cia­ti­vas cul­tu­ra­les y es­pa­cios pa­ra apren­der ha­cien­do”, nos ex­pli­ca la di­rec­to­ra del equi­pa­mien­to, Ka­tri Vänt­ti­nen.

Bas­ta po­ner un pie en la en­tra­da pa­ra en­ten­der que, en reali­dad, es­te van­guar­dis­ta edi­fi­cio de 1.725 me­tros cua­dra­dos es mu­cho más que una bi­blio­te­ca o, al me­nos, va mu­cho más allá del sig­ni­fi­ca­do que tra­di­cio­nal­men­te se ha da­do a es­ta ins­ti­tu­ción co­mo me­ro es­pa­cio pa­ra ex­po­ner y al­ma­ce­nar li­bros.

“En Oodi, só­lo un ter­cio del es­pa­cio se des­ti­na, pro­pia­men­te, a es­ta fun­ción”, con­cre­ta Vänt­ti­nen, que re­mar­ca la ma­yor re­le­van­cia que se da, por ejem­plo, a la tec­no­lo­gía y a to­do lo que sea pro­mo­ver la in­ter­ac­ción y la par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta del usua­rio.

Con ro­bots en lu­gar de per­so­nas co­mo prin­ci­pa­les en­car­ga­dos de ir co­lo­can­do y reor­de­nan­do los li­bros y de­más ma­te­ria­les, la ins­ta­la­ción se pre­sen­ta al mun­do co­mo una ex­plo­ra­ción aven­ta­ja­da de có­mo de­be­rían ser las bi­blio­te­cas del fu­tu­ro.

Obra de ALA Ar­qui­tects, que en 2013 ga­nó la com­pe­ti­ción anó­ni­ma in­ter­na­cio­nal que se ha­bía con­vo­ca­do un año an­tes pa­ra cons­truir­la, la bi­blio­te­ca cons­ta de tres plan­tas.

La pri­me­ra es un am­plio es­pa­cio abier­to que ha si­do con­ce­bi­do co­mo una con­ti­nua­ción de la pla­za ex­te­rior. Una zo­na pú­bli­ca cu­ya am­bi­ción es de­jar que los vi­si­tan­tes ac­ce­dan de ma­ne­ra na­tu­ral y que al­ber­ga una sa­la de ci­ne, una ca­fe­te­ría y los ser­vi­cios de in­for­ma­ción ge­ne­ral de la bi­blio­te­ca.

En el se­gun­do pi­so, se ubi­ca la par­te más rompe­dora. Com­pues­cu­bre

PRIO­RI­DAD PO­LÍ­TI­CA

Su cons­truc­ción ha re­que­ri­do una in­ver­sión pú­bli­ca de ca­si

100 mi­llo­nes de eu­ros

OR­GU­LLO NA­CIO­NAL

“Una bi­blio­te­ca es lo que me­jor nos sim­bo­li­za y nos de­fi­ne co­mo na­ción”, di­ce el al­cal­de

AVAN­CES TEC­NO­LÓ­GI­COS

La ins­ta­la­ción cuen­ta con ro­bots que se en­car­gan de co­lo­car y reor­de­nar los li­bros

to por pe­que­ñas sa­las de crea­ción, los usua­rios tie­nen a su dis­po­si­ción des­de avan­za­das im­pre­so­ras 3D has­ta má­qui­nas de co­ser, así co­mo va­rios es­tu­dios de edi­ción au­dio­vi­sual y gra­ba­ción, con ins­tru­men­tos mu­si­ca­les in­cor­po­ra­dos. Tam­bién cuen­ta con una zo­na de­di­ca­da a la reali­dad vir­tual y una co­ci­na que los usua­rios pue­den re­ser­var pa­ra or­ga­ni­zar des­de ta­lle­res gas­tro­nó­mi­cos has­ta fies­tas de cum­plea­ños.

Más con­ven­cio­nal –aun­que sin du­da el es­pa­cio más lo­gra­do e ins­pi­ra­dor del edi­fi­cio–, es el ter­cer y úl­ti­mo pi­so. Un sua­ve y re­la­jan­te oa­sis ro­dea­do de gran­des ven­ta­na­les y unas vis­tas es­tu­pen­das. El blan­co de mo­bi­lia­rio y te­cho y el ma­rrón cla­ro de la ma­de­ra que to­do el sue­lo cons­ti­tu­yen el mar­co en el que la bi­blio­te­ca ex­po­ne sus 100.000 li­bros fí­si­cos. Aun­que, si lo quie­ren, los usua­rios tam­bién pue­den te­ner ac­ce­so a los ca­si 3,4 mi­llo­nes de ar­tícu­los, en­tre ellos una ex­ten­sa co­lec­ción de vo­lú­me­nes en for­ma­to di­gi­tal, con que cuen­ta el en­te­ro sis­te­ma bi­blio­te­ca­rio de la ca­pi­tal.

A las có­mo­das bu­ta­cas, puffs y so­fás que sal­pi­can el am­bien­te se su­ma una atrac­ti­va y am­plia zo­na de­di­ca­da a los más pe­que­ños, con mon­to­nes de cuen­tos, pe­lí­cu­las, jue­gos y tam­bién una ha­bi­ta­ción se­cre­ta, a la que los ni­ños ac­ce­den em­pu­jan­do una es­tan­te­ría. La me­jor ima­gen de que, tras la lec­tu­ra, se es­con­de to­do un mun­do nue­vo por des­cu­brir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.