To­rra po­ne en cues­tión a los Mos­sos y pi­de des­ti­tu­cio­nes

El pre­si­dent y el con­se­ller Buch tra­ta­rán ma­ña­na si cam­bian la cú­pu­la po­li­cial Fuen­tes de ERC se­ña­lan que el ti­tu­lar de In­te­rior de­be­ría di­mi­tir

La Vanguardia - - PORTADA - JO­SEP GISBERT Bar­ce­lo­na

La reac­ción del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, a la ac­tua­ción de los Mos­sos d’Es­qua­dra el jue­ves en Gi­ro­na y Te­rras­sa, don­de car­ga­ron con­tra los ma­ni­fes­tan­tes de pla­ta­for­mas an­ti­fas­cis­tas que pro­tes­ta­ban por la ce­le­bra­ción de ac­tos en los que par­ti­ci­pa­ba el par­ti­do de ul­tra­de­re­cha Vox, ha desata­do una au­tén­ti­ca tor­men­ta po­lí­ti­ca. Y es que la exi­gen­cia al con­se­ller de In­te­rior, Mi­quel Buch, para que reali­ce cam­bios en la cú­pu­la del de­par­ta­men­to y del cuer­po po­li­cial en res­pues­ta a com­por­ta­mien­tos de al­gu­nos agen­tes que con­si­de­ra­ría des­pro­por­cio­na­dos y fue­ra de lu­gar ha si­do in­ter­pre­ta­da co­mo una ma­ne­ra de po­ner en cues­tión no só­lo al má­xi­mo res­pon­sa­ble po­lí­ti­co de los Mos­sos d’Es­qua­dra, sino, de he­cho, tam­bién a la pro­pia policía de la Ge­ne­ra­li­tat.

Una des­au­to­ri­za­ción que círculos po­lí­ti­cos con­si­de­ran que de­ja al cuer­po po­li­cial a los pies de los ca­ba­llos y que lo ha­ce, ade­más, en un mo­men­to es­pe­cial­men­te com­ple­jo para la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na en Ca­ta­lun­ya, cuan­do me­nos has­ta el pró­xi­mo día 21, cuan­do es­tá pre­vis­ta una reunión del Con­se­jo de Mi­nis­tros en Bar­ce­lo­na con­tra la que sec­to­res in­de­pen­den­tis­tas –des­de la or­ga­ni­za­ción ju­ve­nil La For­ja has­ta la As­sem­blea Nacional Ca­ta­la­na (ANC)– han anun­cia­do pro­tes­tas y mo­vi­li­za­cio­nes. El he­cho de que la reunión del Go­bierno es­pa­ñol coin­ci­da con el aniver­sa­rio de las úl­ti­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, con­vo­ca­das en vir­tud de la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, es vis­to co­mo una pro­vo­ca­ción, y el mis­mo Go­vern así lo ha de­nun­cia­do. Y que en es­te con­tex­to se cues­tio­ne el pa­pel de los Mos­sos d’Es­qua­dra es al­go que mu­chos con­si­de­ran que no ayu­da en ab­so­lu­to.

To­rra, de via­je ofi­cial a Es­lo­ve­nia, y Buch es­tu­vie­ron en con­tac­to du­ran­te to­da la jor­na­da del jue­ves y acor­da­ron que al re­gre­so del pre­si­dent ana­li­za­rían con­jun­ta­men­te las imá­ge­nes de las car­gas po­li­cia­les que no les ha­bían gus­ta­do. El con­se­ller, sin em­bar­go, se vio sor­pren­di­do ayer por la ma­ña­na, mien­tras da­ba ex­pli­ca­cio­nes en en­tre­vis­tas en di­ver­sos me­dios, por una co­mu­ni­ca­ción des­de Liu­blia­na, sin pre­vio avi­so, se­gún la cual To­rra, en un en­cuen­tro con pe­rio­dis­tas, le plan­tea­ba un ul­ti­má­tum de cua­tro días para que rea­li­za­ra cam­bios en la cú­pu­la del de­par­ta­men­to –po­lí­ti­ca o po­li­cial– o, de lo con­tra­rio, se­ría él mis­mo quien el mar­tes to­ma­ría de­ci­sio­nes. Buch es­ta­ba ad­mi­tien­do que en Gi­ro­na y Te­rras­sa, a pe­sar de que glo­bal­men­te los dis­po­si­ti­vos ha­bían fun­cio­na­do, se ha­bían pro­du­ci­do al­gu­nas si­tua­cio­nes “que no se aca­ban de ajus­tar a los prin­ci­pios que co­rres­pon­de a una policía de­mo­crá­ti­ca” y que, en con­se­cuen­cia, “si al­gún agen­te se ha ex­tra­li­mi­ta­do, no me tem­bla­rá el pulso para ac­tuar”.

En unas pos­te­rio­res de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ma­ti­zó que ha­bía ha­bi­do unas imá­ge­nes “con las que los ca­ta­la­nes no nos sen­ti­mos a gus­to” y que, por ello, ma­ña­na se re­uni­rá con el con­se­ller de In­te­rior para “mi­rar si ha ha­bi­do ma­la pra­xis” y “anun­ciar a lo lar­go de la semana cam­bios en los pro­to­co­los de ac­tua­ción”. A di­fe­ren­cia de la pri­me­ra co­mu­ni­ca­ción, To­rra no ha­bla­ba aho­ra ni de ul­ti­má­tum de cua­tro días ni de re­le­vo de car­gos. En­tre un mo­men­to y otro, la con­tun­den­cia de la po­si­ción ini­cial del pre­si­dent ha­bía cau­sa­do cuan­do me­nos sor­pre­sa en las fi­las del Go­vern –no só­lo de In­te­rior–, mien­tras su en­torno lo atri­buía to­do a un ma­len­ten­di­do en la trans­mi­sión de la con­ver­sa­ción in­for­mal con pe­rio­dis­tas. Fue­ra co­mo fue­ra, la po­lé­mi­ca es­ta­ba ser­vi­da.

En es­te es­ce­na­rio, la reac­ción del otro so­cio del Go­vern –To­rra y Buch for­man par­te de JxCat– fue su­mar­se a las crí­ti­cas. ERC ex­pre­só su “ma­les­tar y preo­cu­pa­ción por las ac­tua­cio­nes des­pro­por­cio­na­das” y pi­dió, a tra­vés de la por­ta­voz Mar­ta Vi­lal­ta, una reunión con el con­se­ller a fin de que “se to­men las de­ci­sio­nes opor­tu­nas para que no se vuel­van a pro­du­cir”. De he­cho, el ac­tual hom­bre fuer­te de ERC, Pere Ara­go­nès, ya ha­bía si­do el pri­me­ro el mis­mo jue­ves –des­pués de las car­gas de Gi­ro­na y an­tes de las de Te­rras­sa– en ad­ver­tir que se de­be­ría va­lo­rar la ac­tua­ción del cuer­po po­li­cial.

Una pri­me­ra con­clu­sión de es­te nue­vo epi­so­dio es, en to­do ca­so, que Buch si­gue más que nun­ca en el ojo del huracán, por­que la realidad es que ya no só­lo la CUP y la opo­si­ción le pi­den la di­mi­sión, sino que has­ta den­tro de ERC hay quien su­gie­re di­rec­ta­men­te, de mo­men­to en pri­va­do, que la úni­ca so­lu­ción po­si­ble es su sa­li­da del Go­vern vis­ta su “in­ca­pa­ci­dad” en la pre­vi­sión de los dis­po­si­ti­vos po­li­cia­les.

LOS PO­SI­BLES RE­LE­VOS

El je­fe del Go­vern ci­ta al con­se­ller ma­ña­na para ana­li­zar los pro­to­co­los de ac­tua­ción

LA PO­SI­CIÓN DEL SO­CIO

Fuen­tes de ERC se suman a la crí­ti­ca y su­gie­ren la di­mi­sión del ti­tu­lar de la con­se­lle­ria

BLAN­CA BLAY / ACN

To­rra vi­si­tó ayer el mu­seo de his­to­ria con­tem­po­rá­nea de Es­lo­ve­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.