La CDU eli­ge lí­der a la fa­vo­ri­ta de Mer­kel

Kramp-Ka­rren­bauer su­po­ne con­ti­nui­dad en­tre los con­ser­va­do­res ale­ma­nes

La Vanguardia - - PORTADA - MA­RÍA-PAZ LÓ­PEZ Ber­lín. Co­rres­pon­sal

Al fi­nal triun­fó la con­ti­nui­dad cen­tris­ta con su piz­ca de re­no­va­ción en vez del gi­ro a la de­re­cha, y ven­ció tam­bién el prag­ma­tis­mo so­bre qué can­di­da­to ten­dría más pro­ba­bi­li­da­des de ga­nar fu­tu­ras elec­cio­nes fe­de­ra­les en Ale­ma­nia. La Unión Cris­tia­na De­mó­cra­ta (CDU), el par­ti­do de la can­ci­ller, An­ge­la Mer­kel, eli­gió ayer nue­va pre­si­den­ta de la for­ma­ción a An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer, en de­tri­men­to de los otros dos as­pi­ran­tes al pues­to, de per­fil más de­re­chis­ta: Frie­drich Merz, que la se­guía a cor­ta dis­tan­cia, y Jens Spahn, que fue tum­ba­do en la pri­me­ra ron­da de su­fra­gios. Vo­ta­ban 1.001 de­le­ga­dos del par­ti­do en un con­gre­so en Ham­bur­go que con­ti­núa hoy.

Con to­do, el re­sul­ta­do en se­gun­da ron­da fue muy ajus­ta­do e ilus­tra la pro­fun­da di­vi­sión que anida en el al­ma de­mo­cris­tia­na, que la nue­va lí­der es­tá lla­ma­da a re­co­ser. De 999 vo­tos vá­li­dos, Kramp-Ka­rren­bauer re­ci­bió 517 (es de­cir, el 51,75%), mien­tras que Merz co­se­chó 482 (en por­cen­ta­je, el 48,25%). Só­lo les se­pa­ra­ron, pues, 35 vo­tos. De­be­rá es­tar aten­ta al ala de­re­cha.

Fue, en cual­quier ca­so, la úl­ti­ma vic­to­ria de An­ge­la Mer­kel. La can­ci­ller sa­cu­dió la po­lí­ti­ca ale­ma­na el pa­sa­do 29 de oc­tu­bre, cuan­do, tras un en­de­ble re­sul­ta­do de la CDU en los co­mi­cios re­gio­na­les de Hes­se, anun­ció que no se pre­sen­ta­ría a la re­elec­ción co­mo pre­si­den­ta del par­ti­do, pe­ro que su in­ten­ción era ago­tar la le­gis­la­tu­ra co­mo can­ci­ller has­ta el 2021. La elec­ción de Kramp-Ka­rren­bauer su­po­ne para la can­ci­ller un res­pi­ro. Mer­kel ha si­do la men­to­ra ex­plí­ci­ta –y úl­ti­ma­men­te im­plí­ci­ta, por pru­den­cia– de Kramp, por lo que te­ner­la al man­do de la CDU in­cre­men­ta sus pro­pias op­cio­nes de man­te­ner­se co­mo je­fa del Go­bierno tres años más. De mu­jer a mu­jer.

La nue­va pre­si­den­ta de los de­mo­cris­tia­nos tie­ne mu­chos nú­me­ros para ser al­gún día can­ci­ller de Ale­ma­nia. An­ne­gret Kram­pKa­rren­bauer, de 56 años –tam­bién co­no­ci­da por sus ini­cia­les, AKK, para abre­viar–, era des­de el pa­sa­do fe­bre­ro se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la CDU, pues­to al que lle­gó ama­dri­na­da por Mer­kel y au­reo­la­da por vic­to­rias elec­to­ra­les y de go­bierno en el land de Sa­rre, que go­ber­na­ba des­de el 2011.

Si bien siem­pre res­pal­dó den­tro del par­ti­do la po­lí­ti­ca de asi­lo aper­tu­ris­ta de Mer­kel, en su re­cien­te gi­ra para de­fen­der su can­di­da­tu­ra, Kramp-Ka­rren­bauer hi­zo equi­li­brios en­tre ese res­pal­do y su pro­pia pos­tu­ra de ace­le­rar las de­por­ta­cio­nes de ex­tran­je­ros con el asi­lo de­ne­ga­do. Tam­bién de­fien­de la ex­pul­sión in­me­dia­ta de to­do re­fu­gia­do que co­me­ta de­li­tos, in­clui­dos los si­rios.

Pe­ro fren­te a la pro­pues­ta cla­ra de su ri­val Frie­drich Merz de dar un vuel­co de­re­chis­ta para re­co­brar vo­tan­tes fu­ga­dos ha­cia la ul­tra­de­re­chis­ta Al­ter­na­ti­va para Ale­ma­nia (AfD), Kramp-Ka­rren­bauer apues­ta por “am­pliar el cen­tro”, para res­ca­tar a esos vo­tan­tes, y tam­bién a los que se les han ido a los Ver­des. “En es­tos mo­men­tos di­fí­ci­les, no de­be­ría­mos ol­vi­dar nues­tros va­lo­res de­mo­cris­tia­nos”, di­jo la nue­va lí­der de la CDU.

La otra pro­ta­go­nis­ta del con­gre­so fue la pre­si­den­ta saliente. A sus 64 años, An­ge­la Mer­kel se des­pi­dió en­tre aplau­sos de un li­de­raz­go po­lí­ti­co de 18 años he­cho de su­ce­si­vas re­elec­cio­nes des­de su pri­me­ra vez: el 10 de abril del 2000, en un con­gre­so en Es­sen. En un emo­ti­vo dis­cur­so pre­vio a las in­ter­ven­cio­nes de los tres can­di­da­tos en li­za, Mer­kel di­jo adiós a una platea en la que se veían mu­chos de­le­ga­dos le­van­tan­do en al­to car­te­les con la fra­se: “Gracias, je­fa, por es­tos 18 años”. Al­gu­nos te­nían los ojos hú­me­dos.

“Sé que al­gu­nas ve­ces he pues­to vues­tros ner­vios a prue­ba –di­jo ella des­de el es­tra­do–. Aho­ra es el mo­men­to de em­pe­zar un nue­vo ca­pí­tu­lo. Ha si­do un gran ho­nor y una gran ale­gría.” Re­ci­bió una ova­ción en pie de nue­ve mi­nu­tos, tal es el enor­me res­pe­to que con­ser­va Mer­kel en­tre los su­yos, pe­se a los úl­ti­mos re­ve­ses elec­to­ra­les y pe­se a la con­tro­ver­ti­da de­ci­sión de abrir fron­te­ras a los re­fu­gia­dos en el ve­rano del 2015.

La lí­der que lle­va 13 años de can­ci­ller y quie­re se­guir sién­do­lo tres años más ten­drá aho­ra el so­por­te de Kramp-Ka­rren­bauer, in­tere­sa­das am­bas en que la CDU se re­com­pon­ga y asien­te para la pró­xi­ma con­tien­da elec­to­ral. Sin em­bar­go, mu­chos ana­lis­tas sos­tie­nen que en el 2019, los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo, y de los co­mi­cios re­gio­na­les en tres län­der del es­te des­pués del ve­rano, po­drían obli­gar a Mer­kel a de­jar la can­ci­lle­ría.

El Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta (SPD), so­cio de coa­li­ción de la CDU en el Go­bierno fe­de­ral, sa­lu­dó con ali­vio la elec­ción de Kramp-Ka­rren­bauer. “To­ma us­ted el re­le­vo de una gran­de de la po­lí­ti­ca”, de­cla­ró la pre­si­den­ta del SPD, An­drea Nah­les, y le pro­pu­so “una bue­na co­la­bo­ra­ción”.

An­te los dos de­rro­ta­dos ayer por Kramp-Ka­rren­bauer se abren ca­mi­nos dis­pa­res. Frie­drich Merz, de 63 años, pu­dien­te pro­fe­sio­nal de las fi­nan­zas, ex­je­fe del gru­po par­la­men­ta­rio con­ser­va­dor en el Bun­des­tag en­tre los años 2000 y 2002, te­nía el apo­yo de un an­ti­guo in­con­di­cio­nal de Mer­kel, Wolf­gang Schäu­ble, ac­tual pre­si­den­te del Bun­des­tag y an­tes po­de­ro­so ministro de Fi­nan­zas. La edad de Merz le co­lo­ca ca­si fue­ra de com­ba­te. El otro ven­ci­do, Jens Spahn, ministro de Sa­ni­dad, de 38 años, otro ex­po­nen­te de­re­chis­ta, tie­ne mar­gen para pro­se­guir su ca­rre­ra po­lí­ti­ca.

VIC­TO­RIA MUY AJUS­TA­DA

La ga­na­do­ra se im­pu­so a su ri­val, el más de­re­chis­ta Merz, por só­lo 35 vo­tos más

ALI­VIO PARA LA PRE­DE­CE­SO­RA La elec­ción fa­ci­li­ta el ob­je­ti­vo de la can­ci­ller de se­guir en el car­go has­ta el 2021

MI­CHAEL SOHN / AP

THO­MAS LOHNES / GETTY

An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer, de 56 años, sa­lu­dan­do ayer en el con­gre­so de la CDU en Ham­bur­go, mien­tras An­ge­la Mer­kel, de 64, aplau­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.