No to­do el mundo sir­ve para to­do

La Vanguardia - - SUMARIO - Mà­rius Ca­rol DI­REC­TOR

AWoody Allen lo de­cla­ra­ron inú­til para el ejér­ci­to, así que en una oca­sión di­jo que, si hu­bie­ra una gue­rra, so­lo ser­vi­ría de rehén. No to­do el mundo va­le para to­do. Eso lo sa­be cual­quier je­fe de per­so­nal de una pe­que­ña em­pre­sa, pe­ro a me­nu­do se ol­vi­da en la po­lí­ti­ca. No es­ta­ría mal que los miem­bros de un go­bierno pa­sa­ran una se­lec­ción pre­via para mos­trar sus ha­bi­li­da­des.

El con­se­ller de In­te­rior, Mi­quel Buch, que fue un buen al­cal­de, no es­tá te­nien­do suer­te co­mo res­pon­sa­ble de los Mos­sos. En su día pres­cin­dió de al­tos car­gos que ha­bían con­se­gui­do unir el cuer­po en los me­ses di­fí­ci­les de la apli­ca­ción del 155, lue­go ha vis­to có­mo los po­li­cías ca­ta­la­nes se le ma­ni­fes­ta­ban ma­si­va­men­te por el cen­tro de Bar­ce­lo­na pi­dien­do dig­ni­dad, res­pe­to y de­jar de ser un ins­tru­men­to po­lí­ti­co. Por no ha­blar del tris­te pa­pel el día en que los CDR es­tu­vie­ron a pun­to de en­trar en el Par­la­ment con la com­pli­ci­dad del po­der po­lí­ti­co: só­lo el sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad de los mandos de los Mos­sos per­mi­tió que se sal­va­guar­da­ra la ins­ti­tu­ción ca­ta­la­na que re­pre­sen­ta la vo­lun­tad po­pu­lar. El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de es­te en­ca­de­na­do de des­pro­pó­si­tos su­ce­dió el viernes, día de la Cons­ti­tu­ción, des­pués de dos con­cen­tra­cio­nes en Gi­ro­na y Te­rras­sa don­de los Mos­sos tu­vie­ron de in­ter­ve­nir. No se sal­ta­ron nin­gún pro­to­co­lo, ni pa­só na­da re­le­van­te, pe­ro una dipu­tada de la CUP re­sul­tó he­ri­da le­ve en una mano por el im­pac­to de un foam. Na­da gra­ve, has­ta que el pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat tu­vo co­no­ci­mien­to de los he­chos a 1.500 ki­ló­me­tros de Bar­ce­lo­na (es­ta­ba en Liu­blia­na) y dio cua­tro días a Buch para re­for­mar In­te­rior tras las car­gas po­li­cia­les.Para arre­glar­lo, el con­se­ller di­jo pre­ci­pi­ta­da­men­te en la radio que al­gún policía se ha­bía ex­tra­li­mi­ta­do y que no le tem­bla­ría el pulso a la ho­ra de to­mar me­di­das. Lo que po­día ser una tor­men­ta en un va­so de agua, pue­de aca­bar sien­do la tor­men­ta per­fec­ta. Cu­rio­so país el nues­tro, cu­yos po­lí­ti­cos dan más cre­di­bi­li­dad a los CDR que a su policía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.