El or­den y el fu­tu­ro

La Vanguardia - - SUMARIO -

El desem­pe­ño de los Mos­sos en el con­trol de las ma­ni­fes­ta­cio­nes; y la de­sig­na­ción de Bar­ce­lo­na co­mo ca­pi­tal eu­ro­pea de la mo­vi­li­dad.

HA­CE ya un cuar­to de si­glo que los Mos­sos d’Es­qua­dra ini­cia­ron su des­plie­gue co­mo policía de Ca­ta­lun­ya, y ha­ce diez que lo com­ple­ta­ron. Cuen­tan aho­ra con unos 17.000 agen­tes, cu­ya ta­rea es ga­ran­ti­zar el or­den pú­bli­co y la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, de­fen­dien­do los de­re­chos y las li­ber­ta­des de to­dos los ca­ta­la­nes. La ac­ti­vi­dad de los Mos­sos, co­mo la de to­do gran co­lec­ti­vo, pue­de re­gis­trar erro­res o ex­ce­sos. Pe­ro, en ge­ne­ral, su pro­fe­sio­na­li­dad es­tá acre­di­ta­da, y los me­ca­nis­mos para co­rre­gir irre­gu­la­ri­da­des en su la­bor fun­cio­nan de ofi­cio.

Ha­bi­da cuen­ta de ello, sor­pren­dió ayer el tono de la reac­ción del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, tras los des­ór­de­nes que se pro­du­je­ron el jue­ves en Gi­ro­na y Te­rras­sa. En am­bas lo­ca­li­da­des los Mos­sos de­bie­ron em­plear­se con al­gu­na con­tun­den­cia para cum­plir su man­da­to, que con­sis­tía, prin­ci­pal­men­te, en evi­tar que unos au­to­de­no­mi­na­dos gru­pos an­ti­fas­cis­tas –en los que se mez­cla­ban an­ti­sis­te­mas e in­de­pen­den­tis­tas– lle­ga­ran a las ma­nos con gru­pos de­re­chis­tas, en­tre ellos Vox, que se ma­ni­fes­ta­ban, con el pre­cep­ti­vo per­mi­so, en fa­vor de la Cons­ti­tu­ción. Se­gún To­rra, al­gu­nas imá­ge­nes de los cho­ques no se co­rres­pon­dían “con una policía de­mo­crá­ti­ca”, mo­ti­vo por el que ins­tó a Mi­quel Buch, con­se­ller de In­te­rior, a que hi­cie­ra cam­bios en la cú­pu­la de los Mos­sos en cua­tro días.

En los men­cio­na­dos in­ci­den­tes se re­gis­tra­ron he­ri­dos, en­tre ellos una quin­ce­na de agen­tes y de­ce­nas de ma­ni­fes­tan­tes, re­ci­bien­do la dipu­tada de la CUP Ma­ria Sir­vent el im­pac­to de un pro­yec­til vis­coe­lás­ti­co (la mu­ni­ción, me­nos le­si­va, sus­ti­tu­to­ria de las ba­las de go­ma), que le pro­du­jo hin­cha­zón en la mano iz­quier­da. Por es­te mo­ti­vo, la CUP exi­gió la di­mi­sión de Buch, quien ayer de­cla­ró que no le tem­bla­ría el pulso a la ho­ra de echar a agen­tes an­ti­dis­tur­bios de los Mos­sos.

Es desea­ble que se acla­ren los he­chos y, si hu­bo ex­ce­sos, que se san­cio­ne de acuer­do con los pro­to­co­los vi­gen­tes al agen­te o los agen­tes que los co­me­tie­ron. Otra co­sa se­ría mo­di­fi­car la cú­pu­la de los Mos­sos, co­mo su­gi­rió To­rra. Por­que los Mos­sos cum­plie­ron con la mi­sión en­co­men­da­da, evi­tan­do en­fren­ta­mien­tos más gra­ves. Y por­que es­tá por com­pro­bar que su com­por­ta­mien­to fue­ra en con­jun­to inade­cua­do.

El pre­si­dent To­rra ya co­me­tió una gra­ve im­pru­den­cia el pri­me­ro de oc­tu­bre cuan­do ani­mó en pú­bli­co a los CDR a “apre­tar”. Es de­cir, cuan­do in­vi­tó a quie­nes ese día ha­bían pa­ra­li­za­do la ac­ti­vi­dad ciu­da­da­na a par­ti­ci­par en otras ac­cio­nes en las que aca­so po­drían aca­bar en­fren­tán­do­se a los Mos­sos. No co­no­ce­mos otros paí­ses del mundo oc­ci­den­tal en los que el má­xi­mo res­pon­sa­ble de la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca se pon­ga del la­do de quie­nes plan­tan ca­ra o ata­can a la policía –el jue­ves, lan­zán­do­le va­llas me­tá­li­cas, si­llas, pie­dras, et­cé­te­ra– en lu­gar de apo­yar­la co­mo es su de­ber. Con se­me­jan­te pre­ce­den­te, To­rra ha­ría bien en ex­tre­mar su ce­lo al ha­blar acer­ca de los Mos­sos. No de­be­ría se­guir abo­nan­do la im­pre­sión de que no es­tá a su la­do; o de que cree que ac­túan bien cuan­do re­pri­men los ex­ce­sos de unos pe­ro ac­túan mal cuan­do re­pri­men los de otros. La si­tua­ción es­tá ya muy cal­dea­da. Se acer­can fe­chas co­mo la del con­se­jo de mi­nis­tros en Bar­ce­lo­na del 21-D, o de di­ver­sas mo­vi­li­za­cio­nes de pro­tes­ta, que se­rán muy exi­gen­tes para los Mos­sos y an­te las que el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de­be de­di­car­se a se­re­nar los áni­mos, en nin­gún ca­so a ten­sar­los. Las jor­na­das que se ave­ci­nan son de ries­go y no ad­mi­ten más im­pru­den­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.