El vi­sio­na­rio de Vie­na

Po­co re­cor­da­do en su tie­rra, el pa­dre del psi­coa­ná­li­sis es ob­je­to de una de las ex­po­si­cio­nes del año en la ca­pi­tal del Se­na

La Vanguardia - - SUMARIO - ÓSCAR CA­BA­LLE­RO

Pa­rís, una de las tres ca­pi­ta­les del psi­coa­ná­li­sis, con Bue­nos Ai­res y Nue­va York, de­di­ca a Sig­mund Freud, el pa­dre de la dis­ci­pli­na, la ex­po­si­ción Du re­gard à l’écou­te (De la mi­ra­da a la es­cu­cha), con más de dos­cien­tas pie­zas reuni­das por el co­mi­sa­rio Jean Clair.

Es la ex­po­si­ción más in­te­li­gen­te del año. Y la pri­me­ra, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, que Pa­rís, una de las tres ca­pi­ta­les del psi­coa­ná­li­sis, con Bue­nos Ai­res y Nue­va York, de­di­ca a Sig­mund Freud, el pa­dre de esa dis­ci­pli­na en la que la pa­la­bra so­na­ba más jus­ta que la mi­ra­da. Du re­gard à l’écou­te, de la mi­ra­da a la es­cu­cha, es pre­ci­sa­men­te el nom­bre de la he­te­ró­cli­ta reunión de más de dos­cien­tas pie­zas (ob­je­tos cien­tí­fi­cos, cua­dros, es­cul­tu­ras, do­cu­men­tos), con prés­ta­mos im­por­tan­tes gracias al pres­ti­gio de Jean Clair, co­mi­sa­rio de la mues­tra.

Pri­mer di­rec­tor del Mu­seo Pi­cas­so, en­sa­yis­ta po­lé­mi­co, que no en vano uno de sus tan­tos li­bros se lla­ma Dia­rio atra­bi­lia­rio y otro Ma­les­tar en los mu­seos, Jean Clair (en lo ci­vil, Gé­rard Reg­nier, 78 años), con­ser­va­dor de mu­seos de Fran­cia y aca­dé­mi­co pe­ro tam­bién me­da­lla de oro de Vie­na, es un es­pe­cia­lis­ta en mues­tras que im­po­nen.

El al­ma al cuer­po, de 1993, o Me­lan­co­lía, del 2005, fun­da­ron lo que el his­to­ria­dor del ar­te Adrien Goetz de­no­mi­na “un gé­ne­ro en sí, con su pro­pio pú­bli­co”. Y es que Clair –en es­te ca­so es­col­ta­do por Phi­lip­pe Co­mar, pro­fe­sor de di­bu­jo en Be­llas Ar­tes, y Lau­ra Bos­si, neu­ró­lo­ga e his­to­ria­do­ra de las cien­cias– do­mi­na eso de unir lo útil a lo agra­da­ble, la eru­di­ción y el gan­cho.

En un mu­seo re­co­le­to y car­ga­do de his­to­ria cer­ca­na, el de Ar­te e His­to­ria del Ju­daís­mo, en el Ma­rais, Clair con­fron­ta esas tres pa­la­bras, ar­te, his­to­ria y ju­daís­mo, a la fi­gu­ra no siem­pre bien co­no­ci­da del inventor del psi­coa­ná­li­sis.

To­do em­pie­za en una Vie­na que hoy no de­di­ca a Freud más que un par­que, a pe­sar del atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de la que fue su ca­sa y con­sul­to­rio, en Ber­gas­se, 19. En esa Vie­na, mundo de imá­ge­nes di­bu­ja­das, es­cul­pi­das, pin­ta­das, de ob­je­tos de di­se­ño, Freud de­to­na su con­cep­to de la li­bi­do, ex­plo­si­vo, des­cri­to por Clair co­mo “ener­gía pu­ra”.

Pa­la­bra del si­glo XVIII, la ener­gía ex­pli­ca la pre­sen­cia del uti­lla­je de Franz Mes­mer (1733-1815), pa­dre de la hip­no­sis mo­der­na y de otros tes­ti­mo­nios “de los os­cu­ros tan­teos del si­glo de las lu­ces, para cap­tar y com­pren­der los com­por­ta­mien­tos hu­ma­nos”. Para Clair, “Freud per­te­ne­ce más al si­glo XIX que al XX. Du­ran­te más de tres lus­tros se con­sa­gra a la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y hu­bie­ra po­di­do con­ver­tir­se en un gran neu­ró­lo­go”.

Eso, y los cua­tro me­ses que Freud pa­só, en 1885, en el ser­vi­cio del pro­fe­sor Char­cot, son el pun­to de par­ti­da de una ex­po­si­ción en la que ese “pú­bli­co de Jean Clair”, des­ci­fra­rá has­ta la le­tra del úl­ti­mo do­cu­men­to. Pe­ro don­de, tam­bién, hay ma­te­ria para quien só­lo se in­tere­sa en las ar­tes plás­ti­cas, en la bio­lo­gía, en la re­la­ción en­tre el ju­daís­mo y la pa­la­bra, en el pe­so de la li­bi­do en las ac­cio­nes hu­ma­nas.

En la Per­sia del si­glo X, di­wan de­sig­na­ba la ad­mi­nis­tra­ción del im­pe­rio, es de­cir los al­tos fun­cio­na­rios y los mi­nis­tros y, por ex­ten­sión, la sa­la en la que se reunían y en fin, los si­llo­nes, ba­jos y an­chos, des­pro­vis­tos de apo­ya­bra­zos, pe­ro con mullidos al­moha­do­nes. Ese sis­te­ma de ad­mi­nis­tra­ción y su sa­la con­for­ta­ble fue­ron adop­ta­dos por los oto­ma­nos. Así, tras pa­sar por la len­gua tur­ca, y en un si­glo XVIII en el que to­do lo orien­tal era ten­den­cia en Eu­ro­pa, la pa­la­bra di­ván se li­mi­tó a nom­brar un mue­ble. Sin ma­yor his­to­ria que una si­lla, si no hu­bie­ra ha­bi­do uno en la pe­que­ña sa­la de Ber­gas­se, 19. Des­de que el pri­mer pa­cien­te de Freud se re­cos­tó en el lue­go mí­ti­co di­ván, aquel mue­ble for­mó par­te in­di­so­cia­ble del ri­tual psi­coa­na­lí­ti­co.

La epis­te­mo­lo­gía en ge­ne­ral y Karl Pop­per en par­ti­cu­lar ne­ga­ron fun­da­men­to cien­tí­fi­co al psi­coa­ná­li­sis a par­tir del de­ta­lle de que no acep­ta la con­tra­dic­ción. Pe­ro más allá de su ma­yor o me­nor ver­dad te­ra­péu­ti­ca, lo que na­die dis­cu­te es que Freud y sus dis­cí­pu­los pro­vo­ca­ron una re­vo­lu­ción cul­tu­ral, que im­pri­mió una mar­ca in­de­le­ble en las tres cuar­tas par­tes del si­glo XX.

“Ju­dío sin Dios” co­mo se de­fi­nía, Freud se pre­gun­ta­ba tam­bién qué ha­bía de ju­dío en él. Y res­pon­día: “To­da­vía mu­chas co­sas y sin du­da lo esen­cial”. Clair ha­bla de “un pa­ren­tes­co en­tre la her­me­néu­ti­ca tal­mú­di­ca y su fa­mo­sa In­ter­pre­ta­ción de los sue­ños”. Lo en­ten­die­ron los na­zis, que for­za­ron su exi­lio. Y de una ma­ne­ra in­te­lec­tual Clair, que con la ex­po­si­ción de­fi­ne el ju­daís­mo de Freud co­mo “una ca­pa­ci­dad para in­te­rro­gar al mundo y ana­li­zar in­fi­ni­ta­men­te los tex­tos, las pa­la­bras y el Ver­bo, que se­gún su creen­cia lo fun­dan”.

Pe­ro si para Freud una pa­la­bra va­lía mil imá­ge­nes, el crí­ti­co de ar­te Harry Be­llet ase­gu­ra que to­do es­tu­dian­te de his­to­ria del ar­te de­be­ría leer su tex­to so­bre el Moi­sés de Mi­guel Ángel (re­pro­duc­ción a ta­ma­ño real en la ex­po­si­ción), “ejem­plo de pre­ci­sión des­crip­ti­va”. Y el lla­ma­do Re­cuer­do de in­fan­cia de Leo­nar­do.

Pe­ro su des­con­fian­za de lo vi­sual no le im­pi­dió lle­nar su ca­sa vie­ne­sa con unas tres mil pie­zas ar­queo­ló­gi­cas de ca­si to­dos los pe­rio­dos his­tó­ri­cos. Y, más re­la­cio­na­do con sus tra­ba­jos, nu­me­ro­sos fa­los lle­ga­dos tan­to de Ro­ma co­mo de Ja­pón, para de­mos­trar “la uni­ver­sa­li­dad del te­ma”. Sin ol­vi­dar esa lám­pa­ra en la que una jo­ven, en­ca­bal­ga­da so­bre un hom­bre, “se apli­ca a reavi­var su lla­ma”. Y tam­bién abun­da­ban, por su­pues­to, las re­pre­sen­ta­cio­nes de la Es­fin­ge y de Edi­po.

Cro­no­ló­gi­ca, la ex­po­si­ción re­cuer­da los tra­ba­jos de Freud, jo­ven mé­di­co, so­bre anato­mía com­pa­ra­da, in­clui­do su es­tu­dio de los ór­ga­nos se­xua­les de las an­gui­las. En Pa-

MUES­TRA ATRAC­TI­VA

El co­mi­sa­rio Jean Clair une lo útil con lo agra­da­ble, la eru­di­ción y el gan­cho

EL MÍ­TI­CO DI­VÁN

Un mue­ble de es­ti­lo oto­mano de la sa­li­ta sir­vió para aco­mo­dar a su pri­mer pa­cien­te

rís pa­sa de las an­gui­las a Blan­che Witt­mann, pa­cien­te de Char­cot, sím­bo­lo de la li­ga­zón en­tre his­te­ria y úte­ro para los se­gui­do­res del mé­di­co. Sus de­trac­to­res, en cam­bio, la bau­ti­za­ron “pie­za vi­va de la­bo­ra­to­rio”, con­ven­ci­dos de que era una ac­triz an­tes que una his­té­ri­ca. Es la vo­lup­tuo­sa se­ño­ra que se des­va­ne­ce en bra­zos de un asis­ten­te en el cé­le­bre cua­dro de An­dré Broui­llet

Una lec­ción clí­ni­ca en La Sal­pe­triè­re,

del que Freud po­seía una re­pro­duc­ción y que for­ma par­te por su­pues­to del re­co­rri­do de la mues­tra. La his­te­ria, co­mo la lo­cu­ra, eran te­ma de con­ver­sa­ción, de vi­si­ta, de ex­pe­ri­men­tos, tan­to en el si­glo XVIII co­mo en el XIX.

La idea de que los ros­tros po­dían re­fle­jar las pa­sio­nes tie­ne su más al­ta ex­pre­sión plás­ti­ca en una pre­sen­cia ha­bi­tual de las ex­po­si­cio­nes de Jean Clair, y que tam­po­co fal­ta en la que de­di­ca a Freud: los sor­pren­den­tes bus­tos de Franz Xa­ver Mes­sersch­midt (1736-1783). Aquel ar­tis­ta crea­ba “tor­tu­ra­do por es­pí­ri­tus ma­lig­nos que se en­car­ni­za­ban en es­pe­cial con su ba­jo vien­tre”. Freud co­no­ció esos ros­tros ator­men­ta­dos, re­pro­du­ci­dos por la pren­sa vie­ne­sa des­de 1839.

Se sa­be que en Pa­rís la distracción noc­tur­na de Freud era el tea­tro. Y en es­pe­cial si ac­tua­ba Sarah Bern­hardt. Pe­ro no es se­gu­ro que es­tu­vie­ra al co­rrien­te de lo que crea­ban Ro­din, Klimt, Schie­le o Pi­cas­so, los ejem­plos que cuel­ga Clair son cohe­ren­tes con su obra. Tam­po­co fue muy sen­si­ble al su­rrea­lis­mo. Y apa­ren­te­men­te la vi­si­ta que le hi­zo An­dré Bre­ton en no­viem­bre de 1921 se sal­dó con una mu­tua in­com­pren­sión. Pe­ro es in­dis­cu­ti­ble que el mo­vi­mien­to es deu­dor del vie­nés y los cua­dros de la ex­po­si­ción lo de­mues­tran.

Pe­ro el rin­cón imán es sin du­da el que so­la­men­te la in­fluen­cia de Clair pu­do re­crear. En efec­to, lo­gró que el Mu­seo de Or­say le pres­ta­ra su cua­dro más co­no­ci­do: El ori­gen del

mundo, de Cour­bet. El vi­si­tan­te lo des­cu­bre al fon­do de un pa­si­llo en uno de cu­yos la­dos cuel­ga el cua­dro pin­ta­do por An­dré Mas­son, en­car­go de su cuñado Jac­ques La­can, su pro­pie­ta­rio du­ran­te va­rios años, para ocul­tar­lo. Co­no­ce­dor de la ri­va­li­dad en­tre freu­dia­nos or­to­do­xos y la­ca­nia­nos, Clair ha­brá son­reí­do al ima­gi­nar esa com­po­si­ción.

PA­LA­BRA E IMA­GEN Lle­nó su ca­sa de fa­los ve­ni­dos de to­dos los rin­co­nes a pe­sar de des­con­fiar en lo vi­sual

EFFIGIE

“Ju­dío sin Dios” Sig­mund Freud se de­fi­nía así y se pre­gun­ta­ba qué ha­bía de ju­dío en él

‘El ori­gen del mundo’ El cua­dro de Gus­ta­ve Cour­bet ha si­do ce­di­do por el Mu­seo de Or­say para la ex­po­si­ción ‘La vio­la­ción’ Una cé­le­bre pie­za de Re­né Ma­grit­te, de 1945, pro­pie­dad del Cen­tro Pom­pi­dou de la mis­ma ciudad

‘Fuen­te’. Una de las rompe­doras obras de Mar­cel Du­champ, de 1917, tam­bién pro­ce­den­te del Pom­pi­dou

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.