Avan­ce in­for­ma­ti­vo

La Vanguardia - - SUMARIO - Jor­di Évo­le

Jor­di Évo­le es­cri­be so­bre su pro­gra­ma: “Tam­bién pen­sa­mos que a Vox cuan­to más se le ata­ca, más sim­pa­tías su­ma. Así que he­mos op­ta­do por en­se­ñar­los tal cual son. Es un ries­go, por­que úl­ti­ma­men­te son mu­cho más có­mo­das las po­si­cio­nes de trin­che­ra que las que in­ten­tan en­se­ñar con ma­ti­ces to­do el cam­po de ba­ta­lla. Ya me di­rán qué les pa­re­ce. (No se pier­dan el mo­men­to mu­si­cal Soy el no­vio de la muer­te y se­gui­da­men­te que sue­ne Rosalía en la pre­via del mis­mo mi­tin)”.

Se­vi­lla. Mar­tes 4 de di­ciem­bre. 15 ho­ras. Ven­go de co­mer cro­que­tas en Ca­sa Ri­car­do y de pro­bar el Ci­ga­rro para Béc­quer (se­pia y al­gas mez­cla­das con tin­ta de ca­la­mar) del Es­la­va. To­do re­co­men­da­do por Ra­món de la An­ti­gua Aba­ce­ría de San Lo­ren­zo. Por es­ta­dís­ti­ca me ten­go que ha­ber cru­za­do con al­gún vo­tan­te de Vox, pe­ro no he no­ta­do na­da. Y eso que úl­ti­ma­men­te an­da­mos to­dos so­bra­dos de pre­jui­cios.

Trein­ta y seis ho­ras des­pués del sus­to an­da­luz ven­go a en­tre­vis­tar a Carlos He­rre­ra. Para ana­li­zar el fe­nó­meno Vox te­nía dos op­cio­nes: o ha­blar con al­gún ex­per­to (de iz­quier­das a po­der ser) que me re­ga­la­se los oí­dos, o ha­blar con al­guien con el que dis­cre­po en mu­chas de las co­sas que di­ce, pe­ro que igual co­no­ce el fe­nó­meno mu­cho me­jor de lo que lo pue­do co­no­cer yo (o un ex­per­to de iz­quier­das). A He­rre­ra le es­cu­chan ca­da día más de dos millones de oyen­tes. Es el úni­co que ha­ce un pro­gra­ma para to­da Es­pa­ña des­de An­da­lu­cía. Y se­gún el úl­ti­mo EGM, se ha con­ver­ti­do en lí­der en esa co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. Pe­que­ños de­ta­lles que pue­den ayu­dar a en­ten­der lo que ha pa­sa­do en el Sur. Igual lo ten­dría que ha­ber te­ni­do en cuen­ta Su­sa­na Díaz, que re­cha­zó ser en­tre­vis­ta­da por He­rre­ra la úl­ti­ma semana de cam­pa­ña. Creo que, po­lí­ti­ca­men­te ha­blan­do, la radio si­gue sien­do un me­dio muy in­flu­yen­te (ha­gan un es­tu­dio de la radio en Ca­ta­lun­ya y en­ten­de­rán mu­chas co­sas).

En Sal­va­dos he­mos de­ci­di­do –sin no po­ca dis­cu­sión in­ter­na– ha­blar de Vox. Y lo va­mos a ha­cer, por pri­me­ra vez, ma­ña­na. Has­ta aho­ra pen­sá­ba­mos que lo me­jor era ig­no­rar el mo­vi­mien­to, por­que si ha­blá­ba­mos les dá­ba­mos bo­la. Pues to­ma, sin ha­blar, 12 dipu­tados. Una cu­ra de hu­mil­dad. Los me­dios ya no so­mos tan im­por­tan­tes co­mo se­gui­mos cre­yen­do. Ya no in­flui­mos tan­to en la crea­ción de opi­nión, en un mo­men­to en el que mu­chos ciu­da­da­nos pre­fie­ren Fa­ce­book o Twit­ter para in­for­mar­se. La de­ci­sión de ha­blar de Vox em­pe­zó una semana an­tes de las elec­cio­nes. Vien­do co­mo cre­cía la ola, pen­sa­mos que se­ría in­tere­san­te ha­cer un se­gui­mien­to de sus mí­ti­nes. Pe­ro nos ve­ta­ron la en­tra­da. No só­lo eso, sino que pre­su­mie­ron de no de­jar­nos en­trar, re­pi­tién­do­lo en ca­da mi­tin, y en al­gu­na de las en­tre­vis­tas que con­ce­día su lí­der. To­do muy trum­piano: se­ña­lar a un me­dio (en es­te ca­so La Sex­ta) o a un pe­rio­dis­ta, y con­ver­tir­lo en tu enemi­go, y con­tra él cohe­sio­nar a tus se­gui­do­res. Una re­ce­ta que tam­po­co es tan nue­va. Ni tan ori­gi­nal.

Co­mo pen­sa­mos que el fe­nó­meno era muy po­ten­te, y con un in­te­rés in­for­ma­ti­vo in­du­da­ble, de­ci­di­mos igual­men­te en­trar en los ac­tos ha­cién­do­nos pa­sar por otro me­dio. No es la for­ma que no­so­tros hu­bié­se­mos que­ri­do. Pe­ro así he­mos lo­gra­do ha­cer un re­tra­to al na­tu­ral de Vox. Sin co­lo­ran­tes ni con­ser­van­tes. He­mos gra­ba­do los dis­cur­sos de sus lí­de­res y la opi­nión de sus se­gui­do­res, y así he-

Nos ve­ta­ron la en­tra­da a los mí­ti­nes, pe­ro de­ci­di­mos igual­men­te en­trar en los ac­tos ha­cién­do­nos pa­sar por otro me­dio

mos in­ten­ta­do en­ten­der por qué les vo­tan. No es un re­tra­to an­ti-Vox, de he­cho no les gus­ta­rá a los que es­pe­ran que va­ya­mos con el ha­cha de gue­rra. Tam­bién pen­sa­mos que a Vox cuan­to más se le ata­ca, más sim­pa­tías su­ma. Así que he­mos op­ta­do por en­se­ñar­los tal cual son. Es un ries­go, por­que úl­ti­ma­men­te son mu­cho más có­mo­das las po­si­cio­nes de trin­che­ra que las que in­ten­tan en­se­ñar con ma­ti­ces to­do el cam­po de ba­ta­lla. Ya me di­rán qué les pa­re­ce. (No se pier­dan el mo­men­to mu­si­cal Soy el no­vio de la muer­te y se­gui­da­men­te que sue­ne Rosalía en la pre­via del mis­mo mi­tin).

Pues lo que les de­cía, ve­nía yo de co­mer cro­que­tas en Ca­sa Ri­car­do, cuan­do en la es­qui­na de la ca­lle Teo­do­sio con Al­coy del se­vi­llano ba­rrio de San Lo­ren­zo, una chi­ca en bi­ci­cle­ta, con su hi­jo en el asien­to de atrás, se para y me di­ce: “Oye, ¿tú crees que yo ten­go que se­guir edu­can­do a mi hi­jo en los va­lo­res de la to­le­ran­cia, el res­pe­to, el an­ti­rra­cis­mo y la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res, o vis­to lo del do­min­go, si le edu­co en va­lo­res más chun­gos le irá me­jor en la vi­da?”. Y to­do el buen sa­bor de bo­ca que me ha­bían de­ja­do las cro­que­tas, se es­fu­mó de gol­pe.

MAR­TÍN TOGNOLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.