Mi­sión: im­po­si­ble

MSF y SOS Me­di­te­rra­née po­nen fin a sus ac­ti­vi­da­des en el Me­di­te­rrá­neo

La Vanguardia - - SUMARIO - AN­NA BUJ Ro­ma. Co­rres­pon­sal

La pre­sión del ministro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, que ha ce­rra­do los puer­tos de su país tan­to para los des­em­bar­cos co­mo para el avi­tua­lla­mien­to, ha lle­va­do a Mé­di­cos Sin Fron­te­ras y SOS Me­di­te­rra­née a de­ci­dir pres­cin­dir del bar­co de res­ca­te Aquarius.

El ministro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, lo ha lo­gra­do. Su pre­sión a las oe­ne­gés y a los bar­cos de res­ca­te, ce­rran­do los puer­tos ita­lia­nos tan­to para los des­em­bar­cos co­mo para el avi­tua­lla­mien­to, ha lle­va­do a las oe­ne­gés Mé­di­cos Sin Fron­te­ras (MSF) y SOS Me­di­te­rra­née a de­ci­dir pres­cin­dir de su bu­que in­sig­nia, el Aquarius, que en sus 34 me­ses de mi­sión ha pres­ta­do asis­ten­cia a ca­si 30.000 per­so­nas en aguas in­ter­na­cio­na­les en­tre Li­bia, Ita­lia y Mal­ta.

“Re­nun­ciar al Aquarius ha si­do una de­ci­sión ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil de to­mar, pe­ro per­mi­ti­rá a nues­tros equi­pos re­to­mar las ope­ra­cio­nes de bús­que­da y res­ca­te lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble”, de­cla­ró el di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de SOS Me­di­te­rra­née, Fré­dé­ric Pe­nard. La oe­ne­gé fran­ce­sa, res­pon­sa­ble de fle­tar el na­vío, pro­me­te que vol­ve­rán al mar y que es­tán bus­can­do otro bar­co que les per­mi­ta con­ti­nuar los res­ca­tes.

El Aquarius lle­va dos me­ses ama­rra­do en el puer­to de Mar­se­lla sin po­der rea­li­zar mi­sio­nes de res­ca­te. Ocu­rre des­pués de que le fue­ra re­ti­ra­da la ban­de­ra de Gi­bral­tar con la que na­ve­ga­ba en un prin­ci­pio, y des­pués tam­bién la pa­na­me­ña, por pre­sio­nes po­lí­ti­cas, se­gún de­nun­cian las oe­ne­gés. A prin­ci­pios de oc­tu­bre el bar­co atra­có en Mar­se­lla tras des­em­bar­car a 58 per­so­nas en Fran­cia, y des­de en­ton­ces es­tá a la es­pe­ra de que un país le pres­te su ban­de­ra. La semana pa­sa­da Ber­na le ne­gó la sui­za.

MSF cul­pa di­rec­ta­men­te de es­ta si­tua­ción a una “cam­pa­ña en­ca­be­za­da por el Go­bierno ita­liano y res­pal­da­da por otros es­ta­dos eu­ro­peos, para des­le­gi­ti­mar, des­acre­di­tar y obs­ta­cu­li­zar a las or­ga­ni­za­cio­nes que brin­dan asis­ten­cia”, di­cen en un co­mu­ni­ca­do. “No só­lo Eu­ro­pa no ha si­do ca­paz de pro­por­cio­nar ca­pa­ci­dad de bús­que­da y res­ca­te, sino que tam­bién ha sa­bo­tea­do ac­ti­va­men­te los in­ten­tos de otros por sal­var vi­das. El fin del Aquarius sig­ni­fi­ca más muer­tes en el mar y más muer­tes in­ne­ce­sa­rias de las que na­die se­rá tes­ti­go”, avi­sa Nel­ke Man­ders, di­rec­to­ra ge­ne­ral de MSF.

Aho­ra mis­mo el bar­co tam­bién se en­cuen­tra ba­jo el fo­co ju­di­cial. El fis­cal de Ca­ta­nia, Car­me­lo Zuc­ca­ro, ob­se­sio­na­do con las oe­ne­gés de res­ca­te, las in­ves­ti­ga por ha­ber co­me­ti­do su­pues­ta­men­te un tra­ta­mien­to ile­gal de des­he­chos en el Aquarius, y ha or­de­na­do su in­mo­vi­li­za­ción.

El bu­que na­ran­ja se ha­bía con­ver­ti­do en un sím­bo­lo po­lí­ti­co. Fue el bar­co al que el pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Pe­dro Sánchez, per­mi­tió des­em­bar­car en Va­lèn­cia con 630 per­so­nas tras ser re­cha­za­do por Ita­lia y Mal­ta. Aho­ra ya na­die le po­drá abrir más puer­tas. Sal­vi­ni lo ce­le­bró con un men­sa­je en Twit­ter. “Me­nos sa­li­das, me­nos des­em­bar­cos, me­nos muer­tos. Bien”, pu­bli­có.

“Hoy, Eu­ro­pa es­tá apo­yan­do di­rec­ta­men­te las de­vo­lu­cio­nes for­za­das mien­tras se ad­ju­di­ca a sí mis­ma una exi­to­sa po­lí­ti­ca de mi­gra­ción”, de­nun­cia Kar­li­ne Klei­jer, res­pon­sa­ble de emer­gen­cias de MSF. Se cal­cu­la que en es­te 2018 han muer­to 2.133 per­so­nas en el Me­di­te­rrá­neo, más de 1.800 en esa zo­na. Ita­lia y Mal­ta han de­ja­do to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de los res­ca­tes a los guar­da­cos­tas de Li­bia, un país don­de la ONU aler­ta re­pe­ti­da­men­te de las tor­tu­ras y vio­len­cia que su­fren los in­mi­gran­tes y per­so­nas re­fu­gia­das. Aho­ra mis­mo, en es­tas aguas só­lo que­da la mi­sión for­ma­da por las oe­ne­gés Proac­ti­va Open Arms, Me­di­te­rra­nea (Ita­lia) y Sea Watch (Ale­ma­nia). No lo ten­drán fá­cil.

El bar­co lle­va dos me­ses en Mar­se­lla en bus­ca de una ban­de­ra, y es in­ves­ti­ga­do por la jus­ti­cia ita­lia­na

AN­DREAS SOLARO / AFP

Sal­vi­ni, en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, con la ima­gen del Aquarius

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.