Pa­rís to­ma me­di­das sin pre­ce­den­tes, co­mo en la vís­pe­ra de una gue­rra

La Vanguardia - - INTERNACIONAL -

Pa­rís se ha pre­pa­ra­do para la jor­na­da de hoy sá­ba­do co­mo si es­pe­ra­ra la in­va­sión de los bár­ba­ros, co­mo si la ciudad fue­ra a ver­se en­gu­lli­da por una gue­rra. Ha­brá unos 8.000 po­li­cías des­ple­ga­dos. En las zo­nas más cén­tri­cas y vi­si­ta­das de la ca­pi­tal ce­rra­rán las tien­das, los res­tau­ran­tes, los mu­seos, mo­nu­men­tos co­mo la to­rre Eif­fel, gran­des al­ma­ce­nes co­mo las Ga­le­rías La­fa­yet­te o Prin­temps y mu­chas es­ta­cio­nes de me­tro. El pro­pio Go­bierno ha fo­men­ta­do una alar­ma to­tal.

La anun­cia­da pro­tes­ta de los cha­le­cos ama­ri­llos –la cuar­ta ma­ni­fes­ta­ción en la ca­pi­tal des­de el 17 de no­viem­bre– des­pier­ta to­dos los te­mo­res, ha­bi­da cuen­ta de los pre­ce­den­tes. La se­gu­ri­dad se­rá prio­ri­ta­ria no só­lo en Pa­rís sino en to­do el te­rri­to­rio. Se han mo­vi­li­za­do 89.000 agen­tes a ni­vel nacional. Es­ta­rán en aler­ta las uni­da­des es­pe­cia­les de éli­te, los GIGN, para el ca­so de he­chos muy gra­ves o de que las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do es­tu­vie­ran ame­na­za­das. En las re­des so­cia­les se han de­tec­ta­do in­ten­cio­nes muy in­quie­tan­tes de gru­pos ra­di­ca­les que apro­ve­chan el mo­vi­mien­to de los cha­le­cos ama­ri­llos para sem­brar el caos, des­truir pro­pie­da­des y rea­li­zar pi­lla­je. Es po­si­ble que acu­da a Pa­rís gen­te ar­ma­da y dis­pues­ta a to­do.La policía con­fis­có en Mon­tau­ban 28 cóc­te­les mo­lo­tov y tres bom­bas ca­se­ras a unos cha­le­cos ama­ri­llos ra­di­ca­les.

“Es­tas úl­ti­mas se­ma­nas se ha he­cho na­cer un mons­truo que ha es­ca­pa­do a sus pro­ge­ni­to­res”, di­jo el ministro del In­te­rior, Ch­ris­top­he Castaner. El pre­fec­to de policía de Pa­rís, Mi­chel Del­puech, ase­gu­ró ano­che que se ha da­do la con­sig­na a las fuer­zas del or­den de que no se con­ten­gan a la ho­ra de efec­tuar de­ten­cio­nes. Lo prio­ri­ta­rio es man­te­ner la se­gu­ri­dad y no per­mi­tir que la si­tua­ción de­ge­ne­re. “De­te­ner, de­te­ner, de­te­ner”, re­pi­tió Del­puech, co­mo si se tra­ta­ra del le­ma del día.

Del­puech con­fir­mó que se se­gui­rán usan­do las po­lé­mi­cas gra­na­das GLI-F4, que con­tie­nen 25 gra­mos de TNT y pue­den, en al­gu­nos ca­sos, cau­sar gra­ves le­sio­nes. Son gra­na­das mix­tas, muy po­ten­tes, con ga­ses la­cri­mó­ge­nos y de efec­to en­sor­de­ce­dor. El pre­fec­to jus­ti­fi­có su uso, aun­que el res­to de paí­ses eu­ro­peos no las uti­li­zan, por la ne­ce­si­dad de au­to­de­fen­sa de la policía. Los abo­ga­dos de va­rios he­ri­dos por es­tas gra­na­das pi­die­ron que fue­ran re­ti­ra­das. En la ma­ni­fes­ta­ción de Pa­rís del sá­ba­do pa­sa­do fue­ron lan­za­dos más de 300 ar­te­fac­tos de es­te ti­po.

Mien­tras que el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron guar­da si­len­cio –es­tá pre­vis­to que se di­ri­ja al país la pró­xi­ma semana–, ano­che el pri­mer ministro, Édouard Phi­lip­pe, se reunió con una de­le­ga­ción de los au­to­de­no­mi­na­dos “cha­le­cos ama­ri­llos li­bres”, los mo­de­ra­dos, que rechazan la vio­len­cia y re­co­men­da­ron no des­pla­zar­se a Pa­rís. En­tre ellos es­ta­ba Ja­cli­ne Mou­raud, una de las ini­cia­do­ras del mo­vi­mien­to, y Ben­ja­min Cauchy, de Tou­lou­se, una de las vo­ces más fre­cuen­tes en los me­dios. Es­tos ac­ti­vis­tas pre­ten­den ini­ciar un diá­lo­go es­truc­tu­ra­do con el Go­bierno. Es­ta dis­ten­sión, sin em­bar­go, lle­gó de­ma­sia­do tar­de para des­ac­ti­var el pe­li­gro de hoy en Pa­rís, pues los más ra­di­ca­les no atien­den a ra­zo­nes e in­clu­so ame­na­zan de muer­te a los mo­de­ra­dos.

El pri­mer ministro re­ci­be a un gru­po de ‘cha­le­cos ama­ri­llos’ mo­de­ra­dos para ini­ciar el diá­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.