Re­vuel­ta con­tra Jú­pi­ter

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - Lluís Uría

Phi­lip­pe y Nat­ha­lie, pro­vin­cia­les de na­ci­mien­to y pa­ri­si­nos de vo­ca­ción, aban­do­na­ron ha­ce años el po­pu­lar dis­tri­to XV de Pa­rís har­tos de la fal­ta de es­pa­cio y la in­cu­ria del pro­pie­ta­rio del in­mue­ble don­de vi­vían –que no gas­ta­ba un cén­ti­mo en el man­te­ni­mien­to del edi­fi­cio– para ins­ta­lar­se en un pi­so de pro­pie­dad en una gris y fea ciudad de la ban­lieue sur de la ca­pi­tal, don­de con­ta­ban con el do­ble de es­pa­cio y ha­bía una es­ta­ción de me­tro al al­can­ce de la mano. No du­ra­ron mu­cho allí. El día en que ce­rró la úl­ti­ma car­ni­ce­ría no ha­lal del ba­rrio, Nat­ha­lie –una mu­jer pro­fun­da­men­te de iz­quier­das y eco­lo­gis­ta– de­ci­dió que no po­día se­guir vi­vien­do en un lu­gar don­de una re­li­gión in­va­si­va im­po­nía sus nor­mas a to­do el mundo. Apro­ve­chan­do la ju­bi­la­ción de Phi­lip­pe, la pa­re­ja y sus ga­tos se ins­ta­la­ron en­ton­ces en un pue­blo de la cam­pi­ña, en el Me­dio­día fran­cés. En esa Fran­cia que hoy se le­van­ta ai­ra­da con­tra el Go­bierno del pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron.

Phi­lip­pe y Nat­ha­lie, que se de­fi­nen co­mo “fe­roz­men­te an­ti­neo­li­be­ra­les”, no se han cal­za­do el cha­le­co ama­ri­llo ni han in­te­gra­do nin­guno de los pi­que­tes que des­de ha­ce se­ma­nas cor­tan el trá­fi­co en las ro­ton­das y los pea­jes de las au­to­pis­tas de to­do el país. Pe­ro apo­yan de­ci­di­da­men­te el mo­vi­mien­to. “Es­tán des­man­te­lan­do los ser­vi­cios pú­bli­cos en to­das par­tes, cie­rran hos­pi­ta­les, es­ta­cio­nes de tren, ofi­ci­nas de co­rreos... ame­na­zan con con­ver­tir a Fran­cia en un de­sier­to”, de­nun­cia Phi­lip­pe, quien con­si­de­ra más que jus­ti­fi­ca­do que la gen­te ha­ya aca­ba­do ex­plo­tan­do (no así la vio­len­cia, de la que abo­mi­na)

Fran­cia ar­de, y es­ta vez no son las te­mi­das ban­lieues, los gue­tos –la pa­la­bra la uti­li­zó Ma­nuel Valls sien­do pri­mer ministro– de los gran­des su­bur­bios ur­ba­nos don­de se con­cen­tra la po­bla­ción ex­tran­je­ra y de ori­gen in­mi­gran­te, y que acu­mu­lan los más gra­ves pro­ble­mas de ex­clu­sión so­cial. Una ex­plo­sión ahí, co­mo la del 2005, es po­si­ble en cual­quier mo­men­to. Pe­ro no es esa Fran­cia la que, es­ta vez, ha sa­li­do a la ca­lle y se es­tá de­jan­do lle­var por al em­bria­guez de la in­sur­gen­cia. Es la Fran­cia ru­ral, la Fran­cia pe­riur­ba­na, la Fran­cia que vi­ve en tie­rra de na­die, esa que nun­ca sa­le en los te­le­dia­rios –ob­se­si­va­men­te fo­ca­li­za­dos en Pa­rís–, la que hoy se ha­ce es­cu­char a gri­tos. Quien crea que la pro­tes­ta se re­du­ce al au­men­to de va­rios cén­ti­mos en el pre­cio de la ga­so­li­na y el ga­soil –la po­lé­mi­ca eco­ta­sa aho­ra re­ti­ra­da– no ha en­ten­di­do na­da. El Go­bierno ha tar­da­do mu­cho en en­ten­der­lo. Y ha res­pon­di­do de­ma­sia­do tar­de.

La eco­ta­sa ha si­do la go­ta que ha col­ma­do el va­so de un ma­les­tar mu­cho más pro­fun­do. A ve­ces ha­ce fal­ta muy po­co, me­nos que na­da, para pren­der la me­cha. Unos cén­ti­mos de más en el car­bu­ran­te, una nue­va li­mi­ta­ción de la ve­lo­ci­dad por ca­rre­te­ra –a 80 km/h con pro­fu­sión de ra­da­res de con­trol–, y la gen­te de la tie­rra de na­die, de­pen­dien­te del vehícu­lo pri­va­do para sus des­pla­za­mien­tos y que a du­ras pe­nas con­si­gue lle­gar a fin de mes, se lo aca­ba to­man­do co­mo al­go per­so­nal. Y si ade­más ve que el es­fuer­zo fis­cal no es equi­ta­ti­vo –ahí es­tá el ca­so ac­tual del pre­si­den­te de Re­nault, Carlos Ghosn, con sus re­tri­bu­cio­nes mi­llo­na­rias y sus es­ca­queos fis­ca­les, para re­cor­dar­lo– su ma­les­tar se con­vier­te en có­le­ra. Que los cha­le­cos ama­ri­llos re­cla­men, en­tre otras mu­chas co­sas, el res­ta­ble­ci­mien­to del im­pues­to de so­li­da­ri­dad so­bre la for­tu­na (ISF) –su­pri­mi­do por Ma­cron– no es una ca­sua­li­dad. Exis­te un pro­fun­do sen­ti­mien­to de agra­vio. Fran­cia, con un po­ten­te Es­ta­do so­cial, si­gue sien­do con­se­cuen­te­men­te un país con una ele­va­da pre­sión fis­cal. Pe­ro que es­ta pre­sión si­ga au­men­tan­do para el con­jun­to del país –Fran­cia ha pa­sa­do al pri­mer lu­gar en la úl­ti­ma lis­ta de la OCDE, con un 46,2% del PIB– mien­tras se re­ga­lan ale­gre­men­te 3.200 millones de eu­ros al año a los más ri­cos con la su­pre­sión del ISF re­sul­ta bas­tan­te in­di­ges­to.

La Fran­cia que pro­tes­ta es la Fran­cia pe­ri­fé­ri­ca, la Fran­cia de aba­jo. Se­gún un son­deo del ins­ti­tu­to Ifop, el mo­vi­mien­to de los cha­le­cos ama­ri­llos es apo­ya­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te en las zo­nas ru­ra­les (57%) –más de tres cuar­tas par­tes de la pro­tes­ta se con­cen­tra en po­bla­cio­nes de me­nos de 20.000 ha­bi­tan­tes– y por las cla­ses con me­nor po­der ad­qui­si­ti­vo: obre­ros (62%), em­plea­dos (56%) y tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos (54%). Jus­to quie­nes más han su­fri­do las con­se­cuen­cias de la cri­sis del 2008. “Para esas per­so­nas que tra­ba­jan, la au­sen­cia de már­ge­nes de ma­nio­bra en el pre­su­pues­to fa­mi­liar es di­fí­cil­men­te so­por­ta­ble, es tam­bién fuen­te de an­gus­tia y sín­to­ma de des­cla­sa­mien­to”, sos­tie­nen Jé­rô­me Four­quet y Syl­vain Man­ter­nach en una no­ta de la Fun­da­ción Jean Jau­rès ti­tu­la­da Los cha­le­cos ama­ri­llos: re­ve­la­dor fluo­res­cen­te de las frac­tu­ras fran­ce­sas.

Y si la cri­sis ha lle­ga­do al pun­to en el que es­tá es de­bi­do tam­bién a la dis­tan­cia. La in­men­sa dis­tan­cia –te­ñi­da a ve­ces de des­pre­cio, co­mo cuan­do Ma­cron ri­ñó a un jo­ven en pa­ro y le ani­mó a en­con­trar tra­ba­jo “con só­lo cru­zar la ca­lle”– que se­pa­ra a la éli­te go­ber­nan­te de una gran par­te de los ciu­da­da­nos. Jo­ven, eu­ro­peís­ta, di­ná­mi­co y re­for­ma­dor, Em­ma­nuel Ma­cron lo­gró de­rro­tar a los dos gran­des par­ti­dos ins­ti­tu­cio­na­les –so­cia­lis­tas y con­ser­va­do­res– pre­sen­tán­do­se co­mo al­guien nue­vo, aún ha­bien­do si­do ministro (¡y de Eco­no­mía!) en el Go­bierno saliente. Pe­ro de nue­vo no tie­ne na­da. Sur­gi­do de la eter­na Es­cue­la Nacional de Ad­mi­nis­tra­ción (ENA), el pre­si­den­te fran­cés for­ma par­te de las éli­tes que han go­ber­na­do inin­te­rrum­pi­da­men­te en Fran­cia en las úl­ti­mas seis dé­ca­das. Y ado­le­ce de una mis­ma y co­mún arro­gan­cia. Aca­so más acen­tua­da. Sus crí­ti­cos le re­pro­chan sus ai­res na­po­leó­ni­cos, cuan­do no mo­nár­qui­cos, su en­dio­sa­mien­to... El di­rec­tor de Li­bé­ra­tion, Lau­rent Jof­frin, lo ha re­su­mi­do dán­do­le un iró­ni­co so­bre­nom­bre: Jú­pi­ter, el dios de los dio­ses ro­ma­nos. La re­vuel­ta, es­ta vez, es tam­bién con­tra él.

Es la Fran­cia ru­ral, la Fran­cia pe­riur­ba­na, la Fran­cia que vi­ve en tie­rra de na­die, la que hoy se ha­ce es­cu­char a gri­tos

PHI­LIP­PE WOJAZER / REU­TERS

Un cha­le­co ama­ri­llo mues­tra una pe­ga­ti­na pi­dien­do la di­mi­sión del pre­si­den­te Ma­cron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.