Mos­sos en el ojo del huracán otra vez

Los mandos evi­ta­rán que se use po­lí­ti­ca­men­te el re­le­vo in­mi­nen­te del je­fe de la Bri­mo

La Vanguardia - - POLÍTICA - MAYKA NA­VA­RRO

Los mos­sos d’es­qua­dra de la Bri­mo (bri­ga­da mó­vil o an­ti­dis­tur­bios) y el Arro (áreas re­gio­na­les de re­cur­sos ope­ra­ti­vos) ha­cen lo que tie­nen que ha­cer; en oca­sio­nes me­jor y otras peor, pe­ro tra­ba­jan sin ha­cer dis­tin­cio­nes. No es­ta­ría­mos aho­ra mis­mo ha­blan­do si los ma­ni­fes­tan­tes que el jue­ves ata­ca­ron la lí­nea po­li­cial en Gi­ro­na y Te­rras­sa hu­bie­ran si­do sim­pa­ti­zan­tes de Vox”.

Fren­te a una ta­za de té ayer al me­dio­día en una te­rra­za de Bar­ce­lo­na, un co­mi­sa­rio de los Mos­sos d’Es­qua­dra re­fle­xio­na­ba en voz al­ta so­bre la úl­ti­ma cri­sis en la que si na­die lo re­me­dia a tiem­po van a ver­se in­mer­sos nue­va­men­te los Mos­sos. Po­cas or­ga­ni­za­cio­nes po­li­cia­les es­tán tan acos­tum­bra­das a es­tar en el ojo del huracán, a los pies de los ca­ba­llos o en me­dio de la po­lé­mi­ca co­mo la policía ca­ta­la­na. En es­ta oca­sión, los prin­ci­pa­les mandos po­li­cia­les tra­tan de man­te­ner la cal­ma cons­cien­tes de que la que se ave­ci­na es una cri­sis “es­tric­ta­men­te po­lí­ti­ca, que ya ve­rán los po­lí­ti­cos co­mo la re­suel­ven”. Eso sí, cons­cien­tes tam­bién de que les aca­ba­ra sal­pi­can­do.

La fil­tra­ción de las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes del pre­si­dent Quim To­rra des­de Es­lo­ve­nia dan­do un du­ro ul­ti­má­tum al con­se­ller de In­te­rior de cua­tro días para que or­de­ne ce­ses, sin con­cre­tar si los quie­re en el de­par­ta­men­to o en la policía, y exi­gien­do un nue­vo pro­to­co­lo de ac­tua­ción en ma­ni­fes­ta­cio­nes, pi­lló de sor­pre­sa a los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos de los Mos­sos. En la rue­da de pren­sa que el jue­ves por la tar­de ofre­ció el di­rec­tor de la policía, An­dreu Mar­tí­nez, y ayer en una ron­da por va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción el con­se­ller Mi­quel Buch, am­bos po­lí­ti­cos ha­bían ava­la­do los dis­po­si­ti­vos po­li­cia­les de Gi­ro­na y Te­rras­sa, ad­vir­tien­do de que si se lo­ca­li­za­ban imá­ge­nes que evi­den­cia­ran ma­las pra­xis, es­tas se de­pu­ra­rían. Para ex­pli­car eso mis­mo, Buch uti­li­zó en Ca­ta­lun­ya Rà­dio una ex­pre­sión que aca­bó de in­dig­nar a un co­lec­ti­vo po­li­cial al que nun­ca ha te­ni­do es­pe­cial­men­te con­ten­to: “No me tem­bla­rá el pulso para echar a agen­tes de la Bri­mo si los ex­pe­dien­tes abier­tos con­tra ellos con­clu­yen que ac­tua­ron in­de­bi­da­men­te”, para aña­dir que al­gu­nas imá­ge­nes de las ac­tua­cio­nes de los mos­sos en Gi­ro­na y Te­rras­sa “no se ajus­tan a los prin­ci­pios de una policía de­mo­crá­ti­ca”.

Des­de el de­par­ta­men­to de In­te­rior se tra­tó ho­ras des­pués de sua­vi­zar las pa­la­bras de Buch re­co­no­cien­do que se­gu­ra­men­te no ha­bía si­do la me­jor ma­ne­ra de ex­pli­car que se exa­mi­na­rá cual­quier po­si­ble ma­la pra­xis po­li­cial del jue­ves, para co­rre­gir­la y cas­ti­gar­la si se con­si­de­ra con­ve­nien­te, có­mo se ha­ce siem­pre tras ca­da ma­ni­fes­ta­ción de ges­tión com­ple­ja.

Buch hi­zo esas de­cla­ra­cio­nes pre­sio­na­do por To­rra y sin te­ner to­da la in­for­ma­ción, ni si­quie­ra el in­for­me so­bre los dos dis­po­si­ti­vos de or­den pú­bli­co que se desa­rro­lla­ron en Gi­ro­na y en Te­rras­sa. Para em­pe­zar, ayer no se ha­bía abierto nin­gún ex­pe­dien­te con­tra agen­tes de la Bri­mo. En­tre otras co­sas por­que al­gu­nas de las imá­ge­nes con­tro­ver­ti­das a las que se re­fe­ría el con­se­ller no se co­rres­pon­dían a los agen­tes an­ti­dis­tur­bios de la Bri­mo, sino a los Arro, más es­pe­cia­li­za­dos en la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na que en el or­den pú­bli­co.

Con­cre­ta­men­te, se tra­ta de una se­cuen­cia gra­ba­da en vi­deo y que se di­fun­dió con ra­pi­dez en las re­des so­cia­les en la que un gru­po de mos­sos gol­pea a un ma­ni­fes­tan­te que tra­ta de le­van­tar­se y es de­rri­ba­do va­rias ve­ces, mien­tras tra­ta de es­ca­par de las de­fen­sas (po­rras). Di­fe­ren­tes mandos po­li­cia­les re­co­no­cie­ron que esas imá­ge­nes, a fal­ta de con­se­guir la se­cuen­cia com­ple­ta, co­rres­pon­den sin gé­ne­ro de du­da a una ma­la pra­xis po­li­cial.

Pe­ro al con­se­ller le fal­tó de­cir, co­mo ayer re­cor­da­ban al­gu­nos mandos, que la or­ga­ni­za­ción ya dis­po­ne de sis­te­mas in­ter­nos para ana­li­zar esas ma­las pra­xis, va­lo­rar­las, co­rre­gir­las y si se con­si­de­ran una fal­ta gra­ve, ele­var la cues­tión a los mandos, o in­clu­so ha­cer in­ter­ve­nir a la Di­vi­sión de Asun­tos In­ter­nos. “Lo que no es to­le­ra­ble es que des­de el ex­tran­je­ro, el pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat cues­tio­ne la le­gi­ti­mi­dad de la policía de la que es má­xi­mo res­pon­sa­ble y exi­ja ce­ses sin ha­ber es­cu­cha­do a los res­pon­sa­bles de su policía y de­ján­do­se lle­var só­lo por las imá­ge­nes que ha vis­to en las re­des so­cia­les y lo que le ha po­di­do con­tar una dipu­tada de la CUP”.

Es­te do­min­go, Buch y To­rra se re­uni­rán en el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat para “ver jun­tos las imá­ge­nes y to­mar de­ci­sio­nes”, ex­pli­có el con­se­ller. Es­te ha­brá te­ni­do to­do el día de hoy para es­tu­diar los in­for­mes ela­bo­ra­dos por la co­mi­sa­ría de re­cur­sos ope­ra­ti­vos, con los dis­po­si­ti­vos que se pre­pa­ra­ron en Gi­ro­na y en Te­rras­sa.

No tie­nen na­da que ver uno con él otro. De he­cho, en la cú­pu­la de la policía se ha­cía ayer au­to­crí­ti­ca so­bre la va­lo­ra­ción pre­via que se hi­zo de la ma­ni­fes­ta­ción de la tar­de. La pro­tes­ta de los an­ti­sis­te­mas su­peró las ex­pec­ta­ti­vas, tan­to que en el ope­ra­ti­vo no ha­bía pre­sen­cia de la Bri­mo, só­lo de la Arro, y el má­xi­mo man­do po­li­cial del dis­po­si­ti­vo era el je­fe de la co­mi­sa­ría de Ru­bí, ni si­quie­ra es­ta­ban los car­gos de Te­rras­sa, o los mandos de la re­gión po­li­cial.

En cual­quier ca­so, ese es otro de­ba­te. La cues­tión aho­ra es sa­ber có­mo se sa­tis­fa­ce la pe­ti­ción pú­bli­ca de To­rra de ha­cer ro­dar ca­be­zas por las ac­tua­cio­nes del jue­ves. Al­gu­nos res­pon­sa­bles de la con­se­lle­ria ya di­se­ñan una po­si­ble sa­li­da a la cri­sis. Ha­ce dos se­ma­nas, la je­fa­tu­ra de los Mos­sos pro­pu­so al in­ten­den­te Car­les Her­nán­dez, je­fe de la Bri­mo, un cam­bio de des­tino. No se tra­ta­ba de nin­gún cas­ti­go, al con­tra­rio. Para mu­chos, Her­nán­dez es un va­lor en al­za den­tro de la or­ga­ni­za­ción, lle­va seis años al fren­te de los an­ti­dis­tur­bios, ha si­do el res­pon­sa­ble de los úl­ti­mos cam­bios y en­tien­de el equi­po del je­fe de los Mos­sos, Mi­quel Es­quius, que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de apro­ve­char otros cam­bios que se ha­rán en la or­ga­ni­za­ción para dar­le otra vuel­ta a la Bri­mo.

CAM­BIOS EN AN­TI­DIS­TUR­BIOS Ha­ce dos se­ma­nas se co­mu­ni­có al je­fe de la bri­ga­da un as­cen­so en la or­ga­ni­za­ción

LA CI­TA EN PA­LAU

Buch ase­gu­ra que “no me tem­bla­rá el pulso si he de echar a agen­tes de los an­ti­dis­tur­bios”

Aun­que no se ha he­cho ofi­cial el re­le­vo, y ano­che muy po­cas per­so­nas es­ta­ban al tan­to del mis­mo, es­ta op­ción se plan­tea­ba co­mo una sa­li­da a la cri­sis para con­ten­tar a los que pi­den ca­be­zas. Eso sí, los mandos po­li­cia­les que en su día pro­pu­sie­ron el cam­bio de des­tino del in­ten­den­te Her­nán­dez no per­mi­ti­rán aho­ra que el re­le­vo sea in­ter­pre­ta­do co­mo un cas­ti­go.

Y mien­tras tan­to, la to­ta­li­dad de los sin­di­ca­tos de mos­sos, in­clui­das las dos or­ga­ni­za­cio­nes de mandos, fir­ma­ban ayer un nue­vo tex­to con­jun­to cri­ti­can­do las pa­la­bras de To­rra y de Buch; y exi­gien­do una vez más que la policía de­je de ser ins­tru­men­ta­li­za­da y usa­da co­mo mo­ne­da de cam­bio.

La ba­se, la que en los úl­ti­mos me­ses se ha ma­ni­fes­ta­do va­rias ve­ces exi­gien­do la di­mi­sión del con­se­ller, des­gas­tó los de­dos in­ter­cam­bian­do que­jas y la­men­tos en el multitudinario gru­po de Te­le­gram que reúne a mu­chos po­li­cías in­dig­na­dos.

So­bre la me­sa tie­nen va­rias pro­pues­tas de mo­vi­li­za­ción, in­clu­so una pre­via a la gran pro­tes­ta que el pró­xi­mo día 12 han con­vo­ca­do los fun­cio­na­rios pú­bli­cos de la ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na. “Huel­ga de bra­zos caí­dos. Ni un mos­so tra­ba­jan­do ese día”. Esas eran al­gu­nas de las ini­cia­ti­vas ver­ti­das en un ca­nal de Te­le­gram que du­ran­te to­do el día de ayer echó fue­go.

Pe­ro hay otra ci­ta pos­te­rior que preo­cu­pa al de­par­ta­men­to y que el do­min­go le re­cor­da­rá Buch a To­rra en su reunión. El pró­xi­mo viernes 21 de di­ciem­bre hay reunión del Con­se­jo de Mi­nis­tros en Bar­ce­lo­na; y va­rias son las con­vo­ca­to­rias anun­cia­das para boi­co­tear la cum­bre. “Con qué con­fian­za di­se­ña­mos el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad y or­den pú­bli­co de ese día si el pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat, nues­tra má­xi­ma au­to­ri­dad po­lí­ti­ca, ya nos ha de­ja­do cla­ro a quién te­le­fo­nea tras una ma­ni­fes­ta­ción con he­ri­dos y a quien ani­ma para que no ba­jen la guar­dia”, re­su­me ese mis­mo co­mi­sa­rio, sin tiem­po para to­mar­se el té por­que de tan­to re­fle­xio­nar se le ha que­da­do he­la­do.

LAS CON­SE­CUEN­CIAS

NUE­VAS MO­VI­LI­ZA­CIO­NES

Los co­mi­sa­rios del cuer­po in­sis­ten en que la cri­sis es po­lí­ti­ca pe­ro que sal­drán salpicados

La ba­se po­li­cial pre­pa­ra nue­vas pro­tes­tas para la semana que vie­ne

GLÒRIA SÁNCHEZ/NORD ME­DIA

Los ma­ni­fes­tan­tes que pro­tes­ta­ban con­tra el ac­to a fa­vor de la Cons­ti­tu­ción de Gi­ro­na rom­pie­ron el cerco po­li­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.