El PSOE lan­za des­de el Go­bierno una ofen­si­va con­tra el pac­to de PP, Cs y Vox

La Mon­cloa re­pro­cha que con­vier­tan An­da­lu­cía en “la cu­na de la ul­tra­de­re­cha”

La Vanguardia - - POLÍTICA - JUAN CARLOS ME­RINO

El desas­tre elec­to­ral en An­da­lu­cía es un du­ro va­ra­pa­lo para el Go­bierno y para to­do el PSOE, ya que, pe­se a que los so­cia­lis­tas si­guen ocu­pan­do la pri­me­ra po­si­ción, per­de­rán ca­si con to­da se­gu­ri­dad la pre­si­den­cia de la Jun­ta. Pe­ro Pe­dro Sánchez siem­pre in­ten­ta con­ver­tir las cri­sis en opor­tu­ni­da­des y con­si­de­ra que el “con­sor­cio tri­par­ti­to” en­tre el PP, Ciu­da­da­nos y Vox –cu­yo acuer­do es im­pres­cin­di­ble para des­alo­jar al PSOE del po­der des­pués de 36 años– le per­mi­ti­rá ocu­par to­do el es­pa­cio del cen­tro y de la mo­de­ra­ción po­lí­ti­ca an­te las pró­xi­mas ci­tas del ca­len­da­rio elec­to­ral.

Aún a la es­pe­ra del acuer­do que se­llen el PP, Cs y Vox para gobernar An­da­lu­cía, el Go­bierno y el PSOE ya di­se­ña­ron su nue­vo dis­cur­so elec­to­ral en la mis­ma fu­nes­ta no­che elec­to­ral, vin­cu­lan­do lo que has­ta en­ton­ces de­no­mi­na­ban “las dos de­re­chas, la azul y la na­ran­ja”, en re­fe­ren­cia a las for­ma­cio­nes de Pa­blo Ca­sa­do y Al­bert Ri­ve­ra, con el emer­gen­te par­ti­do de San­tia­go Abas­cal, al que ta­chan de “ul­tra­de­re­chis­ta” y con un “idea­rio in­cons­ti­tu­cio­nal”.

El Go­bierno y el PSOE apli­ca­rán aho­ra con­tra Ca­sa­do y Ri­ve­ra la mis­ma es­tra­te­gia que el PP y Cs des­ple­ga­ron con­tra Sánchez, al acu­sar­le de es­tar “arro­di­lla­do” an­te los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes, con los que ten­dría fir­ma­dos “pac­tos ocul­tos”. El ministro de Fo­men­to y se­cha”, cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción de Fe­rraz, Jo­sé Luis Ába­los, reite­ra des­de el do­min­go que “es fal­so” y que el PSOE “no tie­ne nin­gún acuer­do con los in­de­pen­den­tis­tas”. Es­ta afir­ma­ción, sub­ra­ya­da has­ta la ex­te­nua­ción por el PP y Cs, “res­pon­de a la pro­pa­gan­da, no a la realidad”, se­gún Ába­los. Pe­ro el PSOE ha su­fri­do en sus pro­pias car­nes, con su caí­da en An­da­lu­cía, el éxi­to de es­ta “pro­pa­gan­da” que aho­ra tam­bién te­men que les pa­se una one­ro­sa fac­tu­ra elec­to­ral al­gu­nos de los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos so­cia­lis­tas que op­tan en ma­yo a la re­elec­ción.

Ojo por ojo. La pro­pia por­ta­voz del Go­bierno, Isa­bel Ce­laá, apro­ve­chó ayer el al­ta­voz de la Mon­cloa, con el que ca­da viernes in­for­ma de los acuer­dos del Con­se­jo de Mi­nis­tros, para dis­pa­rar un ex­plí­ci­to dis­cur­so par­ti­dis­ta. Así, afir­mó que el PSOE an­da­luz fue el “cla­ro ven­ce­dor” en las ur­nas, al co­se­char más de un mi­llón de vo­tos, por lo que Su­sa­na Díaz “es­tá le­gi­ti­ma­da para de­fen­der su can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia de la Jun­ta”. Y, a con­ti­nua­ción, cues­tio­nó que el PP y Cs “se arro­guen el de­re­cho” a pre­si­dir el go­bierno an­da­luz. La irrup­ción de Vox, aña­dió, fue “una sor­pre­sa”. “Pe­ro la sor­pre­sa se­ría aún ma­yor si el PP y Cs pre­ten­die­ran bus­car su apo­yo”, para ha­cer­se con las rien­das de la Jun­ta. “He­mos si­do el úl­ti­mo país de Eu­ro­pa en su­frir el im­pac­to de la ex­tre­ma de­re­cha, pe­ro po­de­mos ser el pri­me­ro en el que los par­ti­dos de la de­re­cha sean ca­pa­ces de apo­yar­se en la ul­tra­de­re- ad­vir­tió, por­que eso su­pon­dría “una cla­ra ame­na­za con­tra la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca” de Es­pa­ña. Es­to, in­sis­tió, se­ría in­con­ce­bi­ble en Ale­ma­nia o en Fran­cia, don­de ase­gu­ró que tie­nen es­ta­ble­ci­do “un cor­dón sa­ni­ta­rio para no blan­quear a la ul­tra­de­re­cha”. “La de­mo­cra­cia tie­ne que ven­cer al mie­do, y en An­da­lu­cía se de­be pro­mo­ver un go­bierno cons­ti­tu­cio­na­lis­ta y eu­ro­peís­ta”, di­jo. E ins­tó a “evi­tar que An­da­lu­cía se con­vier­ta en la cu­na de la ul­tra­de­re­cha”.

Ce­laá, pre­gun­ta­da al res­pec­to, ase­gu­ró que la di­fe­ren­cia en­tre el res­pal­do que el in­de­pen­den­tis­mo catalán dio a Sánchez y el que la ex­tre­ma de­re­cha pue­da ofre­cer al PP y Cs es “enor­me”. “No es lo mis­mo una mo­ción de cen­su­ra, don­de na­da

La vo­ta­ción de la sen­da de dé­fi­cit otra vez en el Con­gre­so tes­ta­rá la po­si­ción del PDECat y ERC an­te las cuen­tas

se ne­go­ció, que una ne­go­cia­ción para con­se­guir la pre­si­den­cia de la Jun­ta, don­de por tan­to ha­brá ce­sión mu­tua”, jus­ti­fi­có.

El Con­se­jo de Mi­nis­tros, por otra par­te, vol­vió a apro­bar ayer los mis­mos ob­je­ti­vos de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria –con un dé­fi­cit del 1,8%, lo que per­mi­ti­ría 6.000 millones de eu­ros más de gas­to– que ya re­cha­zó el Con­gre­so en ju­lio. Se tra­ta de un trá­mi­te al que obli­ga la ley de Es­ta­bi­li­dad y que el Con­se­jo de Es­ta­do re­co­men­dó vol­ver a lle­var al Par­la­men­to co­mo pa­so pre­vio a la pre­sen­ta­ción del pro­yec­to de pre­su­pues­tos para el 2019 que el Con­se­jo de Mi­nis­tros apro­ba­rá a me­dia­dos de enero. La ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP en el Se­na­do tum­ba­rá es­ta nue­va sen­da, pe­ro su vo­ta­ción en el Con­gre­so, pre­vis­ta para es­te mis­mo mes de di­ciem­bre, ser­vi­rá co­mo ter­mó­me­tro de la po­si­ción de ERC y el PDECat an­tes de que se ce­le­bre el de­ba­te de las en­mien­das de to­ta­li­dad de los pre­su­pues­tos. En ju­lio, los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes se abs­tu­vie­ron an­te es­ta nue­va sen­da ya que ni si­quie­ra Uni­dos Po­de­mos vo­tó a fa­vor, lo que su­pu­so la pri­me­ra rup­tu­ra de la ma­yo­ría de la mo­ción de cen­su­ra que lle­vó a Sánchez a la Mon­cloa.

DA­NI DUCH

La por­ta­voz del Go­bierno, Isa­bel Ce­laá, flan­quea­da ayer en la Mon­cloa por las mi­nis­tras Mag­da­le­na Va­le­rio y Re­yes Ma­ro­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.