La Cons­ti­tu­ción de 1978: vi­gen­cia y fu­tu­ro

La Vanguardia - - POLÍTICA - Teresa Cu­ni­lle­ra i Mes­tres T. CU­NI­LLE­RA, de­le­ga­da del Go­bierno en Ca­ta­lun­ya

El pa­sa­do lu­nes 3 de di­ciem­bre, la De­le­ga­ción del Go­bierno en Ca­ta­lun­ya or­ga­ni­zó el ac­to de con­me­mo­ra­ción de los 40 años de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la, en el que tu­vi­mos oca­sión de dia­lo­gar so­bre la vi­gen­cia y el fu­tu­ro de un tex­to que es, sin du­da, el más im­por­tan­te de nues­tra his­to­ria, ade­más del que ha go­za­do de más vi­gen­cia y el que ha per­mi­ti­do una me­jor y ma­yor mo­der­ni­za­ción de Es­pa­ña.

Han si­do 40 años de cons­truc­ción de un es­pa­cio co­mún de con­vi­ven­cia y pro­gre­so. 40 años de tra­ba­jo in­can­sa­ble para ha­cer de Es­pa­ña una de­mo­cra­cia mo­der­na, avan­za­da y lí­der en de­re­chos y li­ber­ta­des. Un es­pa­cio de con­vi­ven­cia que ha si­do po­si­ble gracias a las vir­tu­des de un tex­to que ha pro­por­cio­na­do el pe­rio­do de es­ta­bi­li­dad y cre­ci­mien­to más im­por­tan­te de nues­tra his­to­ria mo­der­na, no só­lo para el con­jun­to de Es­pa­ña y sus ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, sino tam­bién y, es­pe­cial­men­te, para Ca­ta­lun­ya y los ca­ta­la­nes y ca­ta­la­nas.

En una épo­ca en que los po­pu­lis­mos, los na­cio­na­lis­mos exa­cer­ba­dos y las op­cio­nes po­lí­ti­cas de ex­tre­ma de­re­cha han irrum­pi­do de lleno en nues­tra so­cie­dad, ali­men­tan­do dis­cur­sos que po­nen en en­tre­di­cho to­das las con­quis­tas so­cia­les con­se­gui­das y que plan­tean sin mi­ra­mien­tos un re­tro­ce­so en nues­tro sis­te­ma de de­re­chos, li­ber­ta­des y ga­ran­tías, he­mos de reivin­di­car más que nun­ca la po­lí­ti­ca he­cha des­de el diá­lo­go, el pac­to y la al­tu­ra de mi­ras, adap­tan­do nues­tro con­tra­to ciu­da­dano a las exi­gen­cias de una so­cie­dad cam­bian­te. Es por ello que de­fien­do que la me­jor ma­ne­ra de ho­me­na­jear la Cons­ti­tu­ción es dia­lo­gar so­bre su vi­gen­cia y su fu­tu­ro, pues en su vi­gen­cia es­tán las ba­ses de la re­no­va­ción del pac­to ciu­da­dano. Hay que re­cor­dar có­mo fue po­si­ble aca­bar con 37 años de dic­ta­du­ra gracias al te­són de to­da una so­cie­dad que qui­so abrir una nue­va eta­pa. Con­vie­ne te­ner en cuen­ta no só­lo el pac­to cons­ti­tu­cio­nal y el tra­ba­jo ar­duo que en­tra­ñó, sino el com­pro­mi­so ciu­da­dano y el res­pal­do muy ma­yo­ri­ta­rio que sus­ci­tó en Es­pa­ña y, es­pe­cial­men­te, en Ca­ta­lun­ya.

Es des­de la vi­gen­cia que con­vie­ne ha­blar de fu­tu­ro. De un fu­tu­ro en el que re­cu­pe­re­mos en­tre to­dos y to­das las nue­vas y fuer­tes ma­yo­rías al­re­de­dor de las re­no­va­das prio­ri­da­des. Un fu­tu­ro ame­na­za­do por los re­tos del cam­bio cli­má­ti­co, el ra­cis­mo, el po­pu­lis­mo y la in­so­li­da­ri­dad, que hay que di­se­ñar for­ta­le­cien­do los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos y la con­vi­ven­cia. Y ha­cer­lo en un en­torno nue­vo, co­mo el que pro­por­cio­nan las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y las re­des so­cia­les, que con­fi­gu­ran nue­vas for­mas de re­la­ción y con­vi­ven­cia.

Hoy Es­pa­ña es un país me­jor para vi­vir. Es un país me­jor don­de na­cer. Co­mo lo es Ca­ta­lun­ya. Me­jor que ha­ce 40 años. Que­dan pen­dien­tes mu­chos re­tos por abor­dar y re­sol­ver, es­pe­cial­men­te en lo re­la­ti­vo a las de­sigual­da­des, la po­bre­za, la dis­cri­mi­na­ción y la ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal y te­rri­to­rial, pe­ro el pro­gre­so de los úl­ti­mos 40 años ha si­do po­si­ble en bue­na me­di­da por el sis­te­ma ema­na­do de la Cons­ti­tu­ción y el te­són de una so­cie­dad dis­pues­ta a te­ner un me­jor fu­tu­ro.

Es por ello que son siem­pre bien re­ci­bi­das las ini­cia­ti­vas en­ca­mi­na­das a dia­lo­gar, a re­pen­sar nue­vos y co­mu­nes pun­tos de en­cuen­tro y a tra­ba­jar so­bre un me­jor mar­co de con­vi­ven­cia, en tan­to que di­chas ini­cia­ti­vas se sus­ci­ten des­de la leal­tad ins­ti­tu­cio­nal, la vo­lun­tad de acuer­do y el de­seo de alar­gar la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción, blin­dan­do de­re­chos ya con­quis­ta­dos y ga­ran­ti­zan­do que no ha­ya pa­sos atrás en su de­fen­sa.

Hoy Es­pa­ña es un país me­jor para vi­vir. Es un país me­jor don­de na­cer. Co­mo lo es Ca­ta­lun­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.