Pa­la­bras gue­rra­ci­vi­lis­tas

La Vanguardia - - POLÍTICA - Fer­nan­do Óne­ga

El par­ti­do po­lí­ti­co Vox só­lo con­si­guió do­ce es­ca­ños en An­da­lu­cía. Es mu­cho si pen­sa­mos que de­ci­de una ma­yo­ría para gobernar, pe­ro tam­po­co es la úl­ti­ma re­vo­lu­ción. Es un par­ti­do más que agi­ta el pa­tio por su ideo­lo­gía. Tie­ne un lí­der re­be­la­do con­tra la “de­re­chi­ta co­bar­de”. Y ten­drá un no­ta­ble nú­me­ro de se­gui­do­res si con­si­gue su ob­je­ti­vo de ser “el par­ti­do de los in­dig­na­dos”. De de­re­chas, na­tu­ral­men­te. Su gran acier­to fue sa­lir a la pa­les­tra cuan­do la in­dig­na­ción ha cam­bia­do de ban­do y aho­ra es­tá en el mundo con­ser­va­dor. Pe­ro, sal­vo ca­ta­clis­mo, no pa­re­ce que ame­na­ce la he­ge­mo­nía de los gran­des. Por lo me­nos, a cor­to pla­zo. El CIS, por ejem­plo, to­da­vía no le otor­ga pla­za de apar­ca­mien­to en el Con­gre­so de los Dipu­tados.

Sin em­bar­go, lo­gró con­ver­tir­se en el cen­tro de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la de la semana. Lo uti­li­zó el Par­ti­do Po­pu­lar para asus­tar al per­so­nal con su du­re­za, y se equi­vo­ca por­que le ha­ce más pro­pa­gan­da. Lo uti­li­za el PSOE para de­cir que so­mos el úni­co país eu­ro­peo que ne­go­cia el re­par­to del po­der con la ex­tre­ma de­re­cha, a ver si así con­si­gue que si­ga go­ber­nan­do Su­sa­na Díaz. Lo uti­li­za Po­de­mos para mo­vi­li­zar a su elec­to­ra­do y echar a Vox las cul­pas del des­cen­so de sus vo­tan­tes en An­da­lu­cía, co­mo si 400.000 se hu­bie­ran pa­sa­do de gol­pe del po­pu­lis­mo de ex­tre­ma iz­quier­da al po­pu­lis­mo de ex­tre­ma de­re­cha.

Aho­ra, el PP de Pa­blo Ca­sa­do an­da me­ti­do en una re­fle­xión tras­cen­den­te: có­mo com­ba­tir­lo. Pue­de pa­re­cer una cues­tión me­nor, pe­ro no lo es. De la es­tra­te­gia que si­ga Pa­blo Ca­sa­do de­pen­de­rá el vi­ra­je al cen­tro po­lí­ti­co, co­mo le re­co­mien­da Núñez Feijóo, o la ins­ta­la­ción en esa in­tran­si­gen­cia que ya le hi­zo de­cir a Ca­sa­do que su pri­me­ra de­ci­sión de go­bierno se­rá de­cre­tar el 155 en Ca­ta­lun­ya o que blo­quea­rá la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal por­que só­lo nos trae­rá, se­gún él, “la re­pú­bli­ca, la na­ción ca­ta­la­na y la rup­tu­ra del sis­te­ma”. No es igual el PP de Ana Pas­tor que re­lan­za la idea de re­no­var el pac­to cons­ti­tu­cio­nal que el PP que se dis­po­ne a blo­quear­lo con el ar­gu­men­to aña­di­do de que el PSOE es­tá fue­ra del mar­co cons­ti­tu­cio­nal.

Y otro de­ta­lle de la con­mo­ción de Vox: el otro Pa­blo, Igle­sias, lan­zó una “aler­ta an­ti­fas­cis­ta” para mo­vi­li­zar la ca­lle con ma­ni­fes­ta­cio­nes co­mo las ya vis­tas en An­da­lu­cía y se­gui­das en Ca­ta­lun­ya. La pa­la­bra fas­cis­mo ha vuel­to a la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, con un agra­van­te: para con­tri­buir al des­ba­ra­jus­te nacional, se ha­bla de “len­gua­je gue­rra­ci­vi­lis­ta”. Ya só­lo fal­ta que se con­so­li­de la idea de que en An­da­lu­cía va a gobernar la CE­DA, que ha de­rro­ta­do al Fren­te Po­pu­lar.

Es­to úl­ti­mo es, sin du­da, lo peor del pa­no­ra­ma que nos de­ja la semana: una fuer­te agre­si­vi­dad ver­bal, con días en que es­tá a pun­to de trans­for­mar­se en agre­si­vi­dad fí­si­ca; es de­cir, en vio­len­cia. La he­mos vis­to en Vitoria, don­de se apa­leó a un jo­ven por de­fen­der la uni­dad de Es­pa­ña. La he­mos vis­to en Ca­ta­lun­ya, con gen­te pro­pi­cia al es­cra­che y a re­ven­tar ma­ni­fes­ta­cio­nes. Mien­tras, en los dis­cur­sos so­bre la Cons­ti­tu­ción so­na­ron las ape­la­cio­nes a la con­cor­dia, a la con­vi­ven­cia y la re­con­ci­lia­ción. So­na­ron muy bien, pe­ro la po­lí­ti­ca de par­ti­do va en di­rec­ción con­tra­ria.

AN­TO­NIO GAR­CÍA / EFE

Pa­blo Ca­sa­do, en un ac­to ayer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.