Cons­ti­tu­ción, An­da­lu­cía y de­mo­cra­cia

La Vanguardia - - POLÍTICA - Fran­cesc Gra­nell

Es­te 6 de di­ciem­bre se ha cum­pli­do el 40.º aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la, jus­to cua­tro días des­pués de que se ha­yan ce­le­bra­do elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas en An­da­lu­cía.

Pe­se a la in­to­xi­ca­ción que sus­ten­tan al­gu­nos obs­ti­na­dos en de­cir que la Cons­ti­tu­ción fue un desas­tre por una su­pues­ta pre­sión de los he­re­de­ros del fran­quis­mo, me pa­re­ce evi­den­te –y así lo he ex­pli­ca­do en con­fe­ren­cias que se me han en­car­ga­do en el ex­tran­je­ro para co­piar el modelo es­pa­ñol de tran­si­ción de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia– que la Cons­ti­tu­ción de 1978 no so­la­men­te fue bue­na sino que pro­pi­ció la evo­lu­ción de Es­pa­ña ha­cia un sis­te­ma que nos per­mi­tió en­trar en la Unión Eu­ro­pea y con­se­guir un desa­rro­llo eco­nó­mi­co que, aun­que trun­ca­do por la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2007, ha per­mi­ti­do que Es­pa­ña ten­ga hoy es­ta­tus de ob­ser­va­dor per­ma­nen­te en el G-20.

Gracias al sis­te­ma de li­ber­ta­des que es­ta­ble­ció la Cons­ti­tu­ción, hay de­mo­cra­cia con la sola li­mi­ta­ción de que no hay que vul­ne­rar lo que di­ce nues­tra Car­ta Fun­da­men­tal, en el bien en­ten­di­do de que la pro­pia Cons­ti­tu­ción pre­vé los me­ca­nis­mos para re­vi­sar­la cuan­do se dis­pon­ga de los con­sen­sos exi­gi­dos para ello. La de­mo­cra­cia es­ta­ble­ci­da por la Cons­ti­tu­ción go­za de bue­na repu­tación en el mundo por mu­cho que al­gu­nos la cues­tio­nen y di­gan que aquí hay pre­sos po­lí­ti­cos, cuan­do lo que hay son po­lí­ti­cos pre­sos por no ha­ber res­pe­ta­do los mar­cos le­ga­les es­ta­ble­ci­dos. El desa­rro­llo de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, au­to­nó­mi­cas, ge­ne­ra­les y eu­ro­peas du­ran­te es­tos 40 años así lo prue­ba, y se aca­ba de re­pe­tir una vez más en An­da­lu­cía con los co­mi­cios ce­le­bra­dos el pa­sa­do 2 de di­ciem­bre y cu­yo re­sul­ta­do ha sor­pren­di­do por la pér­di­da de vo­tos del PSOE y por la po­ten­te irrup­ción de Vox.

Di­cho es­to, lo que no me pa­re­ce co­rrec­to es la res­pues­ta de Po­de­mos a los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les re­pi­tien­do una y otra vez que, in­dis­cri­mi­na­da­men­te, los par­ti­dos de de­re­chas re­pre­sen­tan al fas­cis­mo e in­ci­tan­do a que cier­tos gru­pos co­mo los LGTB, los in­mi­gran­tes irre­gu­la­res o las fe­mi­nis­tas se lan­cen a la ca­lle para des­le­gi­ti­mar al­gún ele­men­to pro­gra­má­ti­co pro­pues­to por los par­ti­dos ven­ce­do­res de las elec­cio­nes.

Com­pren­do la frus­tra­ción del PSOE por ha­ber per­di­do 14 es­ca­ños en las elec­cio­nes y de Ade­lan­te An­da­lu­cía por ha­ber per­di­do tres es­ca­ños ha­cien­do im­po­si­ble con ello que la su­ma de los es­ca­ños re­te­ni­dos por am­bos les per­mi­ta ase­gu­rar un go­bierno de iz­quier­das, pe­ro lo que me pa­re­ce to­tal­men­te an­ti­de­mo­crá­ti­co y con­tra­pues­to al es­pí­ri­tu de la Cons­ti­tu­ción de 1978 es la reac­ción de los par­ti­dos o gru­pos que con al­ga­ra­das ca­lle­je­ras in­ten­ten con­ven­cer­nos de que los par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas que han ga­na­do las elec­cio­nes son to­dos ellos par­ti­dos fas­cis­tas y fran­quis­tas. por mu­cho que al­gu­nas de las pro­pues­tas pro­gra­má­ti­cas no les gus­ten. Me da la sen­sa­ción de que los que más cri­ti­can nues­tra exi­to­sa Cons­ti­tu­ción y más in­ci­tan a no res­pe­tar­la son los me­nos de­mó­cra­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.