Una via­je­ra al fren­te de Em­pre­sa

La con­se­lle­ra se de­di­có du­ran­te años al co­mer­cio ex­te­rior; apar­có los via­jes al na­cer sus hi­jos para po­der es­tar con ellos

La Vanguardia - - POLÍTICA - SIL­VIA HI­NO­JO­SA

“¿La foto es en la pis­ci­na des­cu­bier­ta?”, pre­gun­ta Àn­gels Cha­cón (Igua­la­da, 1968), en el ves­tí­bu­lo de las pis­ci­nas Ber­nat Pi­cor­nell, en Mont­juïc. Es un me­dio­día so­lea­do, pe­ro el agua en el ex­te­rior es­tá a 10 gra­dos, no ap­ta para pu­si­lá­ni­mes. Hay quien na­da con el neo­preno. Pe­ro la con­se­lle­ra de Em­pre­sa i Co­nei­xe­ment, que trae su ba­ña­dor, go­rro y ga­fas, lo ha pre­gun­ta­do to­tal­men­te en se­rio. Eso sí, res­pi­ra ali­via­da al sa­ber que la foto para es­ta pá­gi­na se­rá en la pis­ci­na cli­ma­ti­za­da, con el agua a 29º. Y apro­ve­chan­do la se­sión, da­rá unas bra­za­das. “El agua es mi ele­men­to, me gus­ta fluir, me re­la­ja”, ase­gu­ra.

Cha­cón es la pri­me­ra mu­jer que se po­ne al fren­te de Em­pre­sa, un de­par­ta­men­to que ges­tio­na 1.370 millones de eu­ros de pre­su­pues­to y que se en­car­ga, por un la­do, de que el te­ji­do em­pre­sa­rial de Ca­ta­lun­ya sea com­pe­ti­ti­vo, in­no­va­dor, sos­te­ni­ble, abierto al mundo e in­te­gra­dor, y por el otro de im­pul­sar la in­ves­ti­ga­ción y fi­nan­ciar las uni­ver­si­da­des ca­ta­la­nas y las be­cas. “Te­ne­mos mu­cho tra­ba­jo. No sub­es­ti­mo la mar­cha de las em­pre­sas, pe­ro no pue­do que­dar­me en­ca­lla­da en eso”, se­ña­la, so­bre la de­ci­sión de 3.700 em­pre­sas, se­gún fuen­tes del Bo­le­tín Ofi­cial del Re­gis­tro Mer­can­til, de tras­la­dar su se­de so­cial fue­ra de Ca­ta­lun­ya, en­tre oc­tu­bre pa­sa­do y ju­lio de es­te año, tras el 1-O.

Fue nom­bra­da con­se­lle­ra en ju­nio y na­da más lle­gar a su des­pa­cho, pi­dió una pi­za­rra y un ma­pa­mun­di. La pi­za­rra, para ha­cer es­que­mas y ano­tar ta­reas. Te­ner un pla­nis­fe­rio cer­ca es un ves­ti­gio de la eta­pa en que via­jó por el mundo co­mo res­pon­sa­ble de co­mer­cio ex­te­rior de una em­pre­sa pa­pe­le­ra igua­la­di­na.

En aque­llos años, con su li­cen­cia­tu­ra en De­re­cho y la es­pe­cia­li­za­ción en co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, y con el inglés y el ale­mán co­mo idio­mas de ca­be­ce­ra, co­gía un avión ca­da semana. Igual se des­per­ta­ba en un país de Eu­ro­pa que de Orien­te Me­dio, que eran sus mer­ca­dos pre­fe­ren­tes jun­to con los paí­ses del Es­te. Y to­ca­ba adap­tar­se a to­do. “Iba siem­pre sola. Eso ha­ce que es­tés aler­ta, so­bre to­do en paí­ses que, di­gá­mos­lo cla­ro, es­pe­ra­ban re­unir­se con un hom­bre –ex­pli­ca–. A ve­ces ni te da­ban la mano. Pe­ro apren­des a ser pro­fe­sio­nal y de­bo de­cir que hi­ce mu­chos ami­gos. En la despedida, de­cía­mos ‘Dios te ben­di­ga, el tu­yo o el mío’”.

La par­te bue­na de los via­jes, di­ce, era el ba­ga­je cul­tu­ral que ad­qui­ría, en­ri­que­cer­se con la di­ver­si­dad y apren­der a res­pe­tar, te­ner am­pli­tud de mi­ras. Lo ma­lo, el cam­bio de ho­ra­rios, de ali­men­ta­ción, de cli­ma. Pe­ro iba a los des­ti­nos con los de­be­res he­chos. “Sa­bía que en la ce­na ha­bla­rían de fút­bol y me es­tu­dia­ba la li­ga de ca­da país, así no que­da­ba al mar­gen de la con­ver­sa­ción”, de­ta- lla, co­mo ejem­plo de su adap­ta­ción a cual­quier es­ce­na­rio. Y re­cuer­da di­ver­ti­da una ce­na en Du­bái, en ca­sa de un re­pre­sen­tan­te, que reunió a gen­te de dis­tin­tas em­pre­sas y re­li­gio­nes. “Ha­bía ju­díos, pro­tes­tan­tes, ca­tó­li­cos, mu­sul­ma­nes y or­to­do­xos y me pi­die­ron ‘¡ex­plí­ca­nos lo de la Vir­gen Ma­ría!’. Va­ya si­tua­ción, yo, que no soy prac­ti­can­te...”, se ríe.

No to­do fue tan dis­ten­di­do. En una es­ca­la en el ae­ro­puer­to de Frank­furt la de­tu­vie­ron, por una bur­bu­ja so­bre la foto del pa­sa­por­te. Te­nía 32 años. Y fue una pe­sa­di­lla de va­rias ho­ras. “Me en­ce­rra­ron en una cel­da ais­la­da y blin­da­da, de hor­mi­gón. Me hi­cie­ron des­nu­dar­me, vi­nie­ron dos po­li­cías con guan­tes, me des­hi­cie­ron el re­co­gi­do del pe­lo. Te sien­tes tan po­ca co­sa”, re­la­ta. Le hi­cie­ron fo­tos de fren­te y de per­fil. Le qui­ta­ron el equi­pa­je, va­cia­ron las cre­mas y ras­ca­ron el car­tón que lle­va­ba de mues­tra­rio, bus­can­do dro­gas. La semana an­te­rior ha­bía es­ta­do en Tur­quía. Le hi­cie­ron las mis­mas pre­gun­tas va­rias ve­ces, para ver si se con­tra­de­cía. Pe­ro pu­do lla­mar al con­su­la­do y a su em­pre­sa y al fi­nal lle­gó un fax y se acla­ró to­do. Y pu­do vol­ver a ca­sa.

En­trar en po­lí­ti­ca era, en aque­lla épo­ca, al­go inima­gi­na­ble. Aun­que su pa­dre ha­bía si­do con­ce­jal in­de­pen­dien­te de CiU en Vi­la­no­va del Ca­mí, en las pri­me­ras con­vo­ca­to­rias mu­ni­ci­pa­les, sien­do ella una ni­ña. “Re­cuer­do que me di­jo ‘la po­lí­ti­ca es muy com­pli­ca­da, yo me ten­go que ga­nar la vi­da en mi em­pre­sa –de man­te­ni­mien­to in­dus­trial– y he te­ni­do al­gu­nas de­cep­cio­nes’. Mi pa­dre, que fa­lle­ció ha­ce nue­ve años, era para mí un maes­tro de vi­da y no lle­gó a sa­ber que yo me de­di­ca­ría a la po­lí­ti­ca, no he po­di­do com­par­tir con él na­da de to­do es­to”, la­men­ta.

En el 2001, al na­cer su pri­mer hi­jo, de­jó el tra­ba­jo en la em­pre­sa pa­pe­le­ra y tres años des­pués na­ció su se­gun­da hi­ja. En to­tal, fue­ron cin­co años los que es­tu­vo apar­ta­da de aquel tra­ba­jo que ha­bía si­do el cen­tro de su vi­da. En su lu­gar, ven­dió za­pa­tos en la tien­da de su ma­ri­do, hoy ex­ma­ri­do, en Igua­la­da. “No que­ría de­jar a mis hi­jos pe­que­ños y vo­lar por el mundo, te­nía una de­pen­den­cia fí­si­ca de ellos y es­toy muy con­ten­ta de ha­ber­lo he­cho. Pe­ro lue­go vol­ví a la ex­por­ta­ción”, de­ta­lla. No por mu­cho tiem­po. Al de­tec­tar­le a su pa­dre un cán­cer con mal pro­nós­ti­co, de­jó de via­jar.

Tra­ba­jó co­mo ge­ren­te de la Unió Em­pre­sa­rial de l’Anoia, car­go des­de el que im­pul­só jun­to al doc­tor En­ric Ma­ca­ru­lla un cen­tro de in­no­va­ción en si­mu­la­ción para pro­fe­sio­na­les de la sa­lud. Y en el 2011, Con­ver­gèn­cia le pro­pu­so su­mar­se co­mo in­de­pen­dien­te a la lis­ta de Marc Cas­tells, en Igua­la­da. Del 2011 al 2017, con Cas­tells de al­cal­de, Cha­cón fue con­ce­jal y te­nien­te de al­cal­de de te­rri­to­rio, co­mer­cio e in­dus­tria. En el 2016 se afi­lió al PDECat, en el con­gre­so fun­da­cio­nal. Y a par­tir de ahí, su ca­rre­ra po­lí­ti­ca co­gió ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro. Fue di­rec­to­ra ge­ne­ral de In­dús­tria, car­go des­de el que vi­vió la in­ter­ven­ción de la Ge­ne­ra­li­tat por el Es­ta­do por la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155, a fi­na­les de oc­tu­bre. Y, so­bre to­do, la sa­li­da ma­si­va de em­pre­sas de Ca­ta­lun­ya, un asun­to que si­gue so­bre su me­sa, aho­ra en su des­pa­cho de con­se­lle­ra de Em­pre­sa.

Re­co­rrió Eu­ro­pa del Es­te y Orien­te Me­dio por tra­ba­jo pe­ro el sus­to se lo lle­vó en Frank­furt, don­de la de­tu­vie­ron

XA­VIER CER­VE­RA

Àn­gels Cha­cón, el pa­sa­do mar­tes, des­pués de ha­cer unos lar­gos en la pis­ci­na olím­pi­ca Ber­nat Pi­cor­nell

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.